La calma regresa a Túnez aunque persiste la protesta ante la sede del Gobierno

internacional

| 28.01.2011 - 14:05 h
REDACCIÓN
Más sobre: TúnezSuscrbeteSuscríbete

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

La calma volvió a Túnez tras el anuncio anoche de un nuevo Gobierno de transición, del que han salido la mayoría de los ministros del anterior régimen, aunque se mantiene como primer ministro a Mohamed Ghanuchi.

Sin embargo, los manifestantes procedentes de las regiones más pobres del interior del país mantienen todavía su protesta ante la oficina del primer ministro en la capital en demanda de su dimisión.

Más de un millar de personas, que llevan días acampadas ante la sede gubernativa, manifestaron su alegría tras conocer que la mayoría de los ministros del depuesto presidente Ben Alí dejarían sus puestos, entre ellos los de Interior, Exteriores, Defensa o Finanzas.

Pero al mismo tiempo aseguraron que no abandonarán su protesta hasta que Ghanuchi, primer ministro con Ben Alí durante los últimos once años, salga del Ejecutivo.

"Fuera Ghanuchi, que era el jefe de la banda", "Gobierno limpio en honor a nuestros mártires", gritaban esta mañana los manifestantes, procedentes de las regiones más depauperadas como Sidi Buzid o Kaserín, donde arrancó la revuelta social y donde la represión de las protestas fue especialmente cruenta.

En el centro de Túnez, sin embargo, las manifestaciones que en los últimos días no dejaban de sucederse e impedían recuperar cierta normalidad no se repitieron esta mañana.

La mayoría de comercios y cafés han abierto y la ciudad recobra por primera vez desde hace semanas su ritmo habitual.

"Ghanuchi debe quedarse, otro que viniese podría ser peor, lo vigilaremos hasta las elecciones y luego ya tendremos un Gobierno democrático", dijo a Efe Suheila, una estudiante universitaria, que como gran parte de los tunecinos prefiere "darle un tiempo al país para recuperarse y asimilar todo lo que ha pasado".

También Amina, una mujer parada en la cincuentena, considera que el primer ministro "no se ha manchado al menos con la corrupción del pasado" y destaca que el país "necesita a alguien que pueda garantizar la estabilidad hasta las elecciones".

"Hemos conseguido arrancarles nuestra libertad", decía hoy una pancarta sostenida por decenas de estudiantes ante el teatro de la avenida Habib Burguiba, en referencia a la salida de los ministros de Ben Alí del Gobierno.

En otras regiones del país como Sidi Buzid o Gafsa, una aparente tranquilidad reinaba también hoy y habían cesado las protestas de días anteriores, indicaron a Efe fuentes sindicales y habitantes de esas zonas.