Kosovo no logra entrar en la Unesco como Estado miembro

España se congratula de que se cumpla la legalidad internacional con Kosovo

Plano general de la 38º Conferencia General de Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) en su sede de París

internacional

| 09.11.2015 - 18:26 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

La Conferencia General de la Unesco votó hoy en contra de aceptar a Kosovo como miembro de la organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, al no recibir el respaldo de dos tercios del pleno.

El ingreso de Kosovo en el seno de esa agencia de la ONU recibió 92 votos a favor, 50 en contra y 29 abstenciones, mientras que 15 países no acudieron a la votación, por lo que no alcanzó el apoyo mínimo necesario de 95 Estados.

Kosovo no podrá someterse de nuevo a votación hasta la próxima Conferencia General de esa organización, que se celebrará dentro de dos años, informaron fuentes de la Unesco.

Los movimientos diplomáticos de los últimos días anunciaban un vivo debate entre quienes quieren formalizar el reconocimiento internacional de Kosovo con su integración en la organización y quienes lo rechazan.

Entre estos últimos figuran en particular Rusia y Serbia, que han realizado una activa campaña para evitar el ingreso kosovar en la Unesco.

Para que la iniciativa del ingreso de Kosovo -que había sido lanzada originalmente por Albania- saliese adelante, tenía que haber recibido el apoyo de al menos dos tercios de los países presentes en la Conferencia General y dos tercios también de los votantes.

Pese a ello, el Consejo Ejecutivo de la Unesco había dado en octubre su visto bueno a la incorporación de Kosovo, apoyado en la resolución 1244 del Consejo de Seguridad de la ONU.

Aunque muy dividido, ese órgano que prepara los trabajos y dosieres de la Conferencia General, respaldó la medida por 27 votos a favor, 14 en contra y 14 abstenciones.

ESPAÑA SE CONGRATULA DE LA DECISIÓN

El Gobierno se ha congratulado hoy de que se haya cumplido la legalidad internacional después de que la Conferencia General de la Unesco votara en contra de aceptar a Kosovo como miembro de esta organización, y se dé así tiempo a que el diálogo en curso entre Belgrado y Pristina obtenga resultados.

Fuentes diplomáticas españolas han informado de que el Gobierno se congratula de que se haya cumplido la legalidad internacional con Kosovo.

Este hecho permitirá que se dé tiempo a que el diálogo entre Belgrado (Serbia) y Pristina (Kosovo) para la normalización de las relaciones, auspiciado por la UE, obtenga resultados, según las mismas fuentes.

Kosovo, poblado por una gran mayoría de albaneses étnicos, proclamó en 2008 la independencia, que Serbia no reconoce.

Ambas partes llevan a cabo un diálogo para normalizar sus relaciones, y los progresos en ese sentido son una condición para su respectivo acercamiento a la Unión Europea.

La independencia de Kosovo es reconocida por más de cien países, entre ellos Estados Unidos y la mayoría de los socios de la UE, pero no por España, China, Rusia, Brasil y la India, entre otros.

La entrada en la Unesco no significaría el reconocimiento de Kosovo como país soberano por parte de Naciones Unidas.

Kosovo no podrá someterse de nuevo a votación hasta la próxima Conferencia General de la organización, que se celebrará dentro de dos años, informaron fuentes de la Unesco.

Los movimientos diplomáticos de los últimos días anunciaban un vivo debate entre quienes quieren formalizar el reconocimiento internacional de Kosovo con su integración en la organización y quienes lo rechazan.

Entre estos últimos figuran en particular Rusia y Serbia, que han realizado una activa campaña para evitar el ingreso kosovar en la Unesco.

Para que la iniciativa del ingreso de Kosovo -que había sido lanzada originalmente por Albania- saliese adelante, tenía que haber recibido el apoyo de al menos dos tercios de los países presentes en la Conferencia General y dos tercios también de los votantes.