Kim nombra general a su hijo menor, primer indicio de sucesión dinástica en Corea del Norte

Su nombramiento le eleva en la línea sucesoria frente a sus hermanos mayores

internacional

| 28.09.2010 - Actualizado: 15:08 h

Telemadrid/Agencias

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El hijo menor del líder norcoreano, Kim Jong-il, se perfiló hoy por primera vez como posible heredero de la única dictadura comunista con armamento nuclear del mundo, el día en que comenzó una histórica reunión del Partido de los Trabajadores. Kim Jong-un, el más joven de los tres hijos varones del dictador norcoreano, fue ascendido por su padre a general de cuatro estrellas -la una de las más altas graduaciones- del Ejército, su primer alto cargo oficial y un indicio de que es el elegido para heredar las riendas del hermético régimen norcoreano.

El anuncio de su nombramiento, realizado esta madrugada por la agencia oficial norcoreana KCNA, se produjo en un momento clave, al coincidir con la apertura de la primera Conferencia del Partido de los Trabajadores en 44 años, que hoy reeligió por unanimidad a Kim Jong-il como su secretario general.

Se trata de la mayor reunión política en Corea del Norte en las últimas tres décadas, desde que en 1980 se celebrara el congreso en el que actual dirigente norcoreano fue designado sucesor de su padre, Kim Il-sung, el "gran líder" y fundador del país.

Para los analistas, el nombramiento de Kim Jong-un como general de las Fuerzas Armadas es una indicación de que la reunión está probablemente orientada a preparar la sucesión dinástica de Kim Jong-il, que sufrió una apoplejía en agosto de 2008.

Del joven Kim Jong-un poco se sabe, salvo que tiene unos 27 años y estudió en un colegio internacional de Suiza en la década de 1990, época de la que data una de las poquísimas fotos que se le conocen, en la que aparece como un joven sonriente de cara redonda. Hasta el anuncio difundido hoy, su nombre no había aparecido nunca en los medios estatales.

Se desconoce la duración de esta reunión extraordinaria del partido único norcoreano. La anterior conferencia, celebrada en 1966, duró una semana y a ella asistieron 1.300 delegados, mientras que el congreso de 1980 se prolongó durante cuatro días y contó con unos 3.000 representantes.

También en esta ocasión se han desplazado delegados de todo el país a Pyongyang, donde en los últimos días se han colocado numerosas banderas nacionales y carteles con mensajes que ensalzan el "entusiasmo político" y "admirable trabajo" de los representantes del partido.

Algunos analistas consideran que Kim Jong-un sería demasiado joven e inexperto para tomar las riendas de uno de los regímenes más autoritarios del mundo (Kim Jong-il asumió el poder a los 52 años), por lo que su padre se habría asegurado de colocar en las más altas esferas a fieles que lo puedan arropar en la eventual transición.

Entre ellos estaría la hermana menor del líder norcoreano, Kim Kyong-hui, de 64 años y durante décadas estrecha colaboradora del dictador, elevada también este lunes al rango de general de cuatro estrellas de las Fuerzas Armadas.

Kim Kyong-hui es actualmente responsable del departamento de industria ligera del Partido de los Trabajadores y en los últimos meses se le ha visto en numerosas ocasiones acompañando a su hermano en actos oficiales en Corea del Norte. Su marido es Chang Sung-taek, encargado del poderoso departamento de Administración del partido y considerado número dos del régimen comunista.

Por el momento, la Casa Presidencial surcoreana no ha emitido ninguna reacción oficial sobre la reunión en su vecino del Norte, aunque un funcionario indicó a la agencia local Yonhap que la designación de Kim Jong-un como general no es un factor que afecte a las relaciones intercoreanas.

Su nombramiento le eleva en la línea sucesoria frente a sus hermanos mayores, Kim Jong-nam y Kim Jong-chul.

El primero, de 39 años, cayó en desgracia en 2001 tras intentar entrar en Japón con un pasaporte falso para supuestamente visitar el parque Disneyland de Tokio, y al segundo, de 29 años, su padre lo consideraría demasiado "afeminado" para desempeñar el poder, según los expertos