Kerry, el mayor de los hermanos Tsarnaev volvió de Rusia "dispuesto a matar"

Funcionarios de EEUU en Rusia hablarán con los padres de los sospechosos de los atentados de Boston

Los Tsarnaev podrían haber planeado ir de fiesta a Nueva York tras los atentados de Boston

El acusado de los atentados de Boston permanece en condición "favorable"

internacional

| 24.04.2013 - 18:32 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, afirmó que Tamerlan Tsarnaev, sospechoso de los atentados de Boston y fallecido durante una operación de las fuerzas de seguridad, regresó de su viaje a Rusia en 2012 "dispuesto a matar".

Tamerlan Tsarnaev, de 26 años y presunto coautor de los atentados cometidos el 15 de abril durante el maratón de Boston, viajó a Rusia en 2012, "aprendió algo donde estuvo y volvió (a EEUU) dispuesto a matar", indicó Kerry a los periodistas en declaraciones efectuadas durante su visita a Bruselas y recogidas por medios estadounidenses.

El joven murió la madrugada del pasado día 19, cuando él y su hermano Dzhokhar, ambos de origen chechén, eran perseguidos por las fuerzas de seguridad en la localidad de Watertown, cerca de Boston, como sospechosos de poner las bombas que causaron la muerte de tres personas y heridas a más de 280.

SU HERMANO EVOLUCIONA FAVORABLEMENTE

Detenido después Dzhokhar, herido, sigue ingresado en un hospital de Boston desde el viernes pasado y evoluciona favorablemente, según el último informe médico.

El menor de los hermanos ha admitido ya a las autoridades que los dos colocaron y detonaron las bombas, y de los interrogatorios que le hicieron los investigadores han concluido que actuaron solos, por motivos religiosos y movidos por el rechazo a las guerras de EEUU en Irak y Afganistán.

Dzhokhar ha sido acusado formalmente de cargos que incluyen el "uso de armas de destrucción masiva" contra personas y que podrían acarrearle la pena de muerte o prisión de por vida.

En su huida de las autoridades cuando se descubrió su implicación en los atentados los Tsarnaev mataron presuntamente el jueves a un policía universitario, Sean Collier, en cuya memoria se celebrará hoy un servicio en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT).

La calle Boylston de Boston, el sitio donde explotaron las bombas fabricadas por los hermanos con ollas de presión, reabrió hoy al público.

Entretanto, un fondo creado en beneficio de las víctimas de los atentados ha recaudado ya unos 20 millones de dólares con donaciones de más de 50.000 personas, según anunció ayer el alcalde de Boston, Thomas Menino.

TSARNAEV PERMANECE EN CONDICION FAVORABLE

Dzhokhar Tsarnaev, acusado de los atentados de Boston, sigue hospitalizado y su situación continúa "favorable", informó hoy el centro médico donde es atendido.

La Oficina Federal de Investigaciones (FBI) precisó en un comunicado el estado de Tsarnaev, que ayer pasó de "grave" a "favorable", a petición del hospital Beth Israel, donde se encuentra internado el joven desde que fue detenido el viernes.

Dzhokhar, de 19 años, comenzó a comunicarse el domingo con los investigadores federales, primero por escrito y a través de gestos, ya que tiene lesiones en la cabeza, cuello, piernas y una mano causadas al parecer durante una operación policial en la que murió el pasado viernes su hermano Tamerlan, de 26 años.

Los hermanos Dzhokhar y Tamerlan Tsarnaev, de origen chechén, son sospechosos de perpetrar los atentados ocurridos el 15 de abril durante el popular maratón de Boston (Massachusetts) con dos bombas que fabricaron con ollas de presión.

Los atentados mataron a tres personas, entre ellas un niño de ocho años, y otras 282 tuvieron que recibir atención médica.

Dzhokhar ha declarado a los investigadores que él y su hermano actuaron solos, que no tenían contactos con grupos terroristas nacionales o extranjeros y que perpetraron los atentados por motivos religiosos, así como movidos por el rechazo a las guerras de EE.UU. en Irak y Afganistán.