Italia promete a la UE definir su plan de crecimiento antes de 15 noviembre

El presidente italiano Silvio Berlusconi

internacional

| 26.10.2011 - 20:12 h
REDACCIÓN

El Gobierno italiano se ha comprometido ante la Unión Europea a definir antes del 15 de noviembre próximo un plan que establecerá condiciones estructurales que favorezcan el crecimiento económico del país. Este es uno de los puntos principales que contiene la carta remitida por el Ejecutivo de Silvio Berlusconi a las autoridades europeas, en respuesta a las exigencias hechas por la UE para que Italia adopte medidas para sanear sus cuentas públicas con el fin de tranquilizar a los mercados. El presidente de turno del Consejo Europeo, el primer ministro polaco, Donald Tusk aseguraba que Berlusconi, ha presentado al Consejo Europeo un "plan detallado" de reformas económicas que ha sido "muy bien recibido" por el resto de líderes

Berlusconi, presionado por sus socios europeos, llegó a Bruselas con una carta y un plan en los que detalla las medidas que piensa adoptar para alejar los temores a que la crisis se agudice y fija un calendario para aplicar estas medidas tranquilizadoras. "Ambos han dejado una muy buen impresión y han sido muy bien recibidos", ha explicado en rueda de prensa Tusk, al término de la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de los Veintisiete.

Berlusconi se reunió antes del comienzo de la cumbre con el propio Van Rompuy y con el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, para presentarles en persona los compromisos pactados "in extremis" por el gobierno italiano.

Una de las reformas claves será el retraso de la edad de jubilación hasta los 67 años, después de que Bruselas exigiese cambios en el sistema de pensiones, una medida que hizo tambalearse al Ejecutivo italiano al contar con la oposición de la Liga Norte.

El contenido de la carta fue filtrado por los medios de comunicación italianos. En la misiva se señala que el Gobierno trabaja para crear dichas condiciones que favorezcan el crecimiento y que, para ello, el Ejecutivo considera necesario intervenir en la "composición del balance" presupuestario.

Así, establece que el Gobierno actuará sobre cuatro ámbitos en los próximos ocho meses: "en los dos primeros eliminará vínculos y restricciones a la competencia y la actividad económica para permitir niveles productivos mayores y costes y precios inferiores".

"Antes de cuatro meses -continúa la misiva- definirá medidas que favorezcan el dinamismo de las empresas. Antes de seis meses se adoptarán medidas que favorezcan la acumulación de capital físico y capital humano y acrecienten la eficacia".

Por último, en un plazo máximo de ocho meses, subraya la carta, "se completará una reforma del mercado de trabajo".

La misiva confirma además intervenciones en el sistema de pensiones, con un retraso progresivo entre 2012 y 2026 de la edad de jubilación de los 65 a los 67 años, como ya había anunciado la ministra de Educación, Mariastella Gelmini, la pasada noche.

Asimismo, el Gobierno pretende definir antes del 30 de noviembre de 2011 un plan para la venta y valorización de inmuebles del Estado, con el que prevé ingresar 5.000 millones de euros al año durante los próximos tres años.

El Gobierno de Berlusconi tenía 48 horas para, como le habían pedido desde Bruselas, demostrar que aplicará las medidas de ajuste y de reformas ya anunciadas y que aprobará otras nuevas para reducir su deuda, que ronda el 120 % del PIB, es decir, casi 1,9 billones de euros.

Tras un consejo de ministros fallido el lunes por las discrepancias sobre la reforma del sistema de pensiones en el seno de la mayoría gobernante, el Ejecutivo italiano llegó ayer a un acuerdo "in extremis" sobre las medidas que iba a presentar ante la UE.