Istiqlal se retira de gobierno marroquí y deja en minoría a los islamistas

Benkiran

internacional

| 09.07.2013 - 15:58 h
REDACCIÓN

El partido nacionalista Istiqlal (PI) abandonó hoy la coalición gubernamental marroquí, lo que complica la situación al primer ministro, el islamista Abdelilah Benkirán, ya que su formación queda en minoría y se verá obligado a gobernar en estas condiciones o buscar complicadas combinaciones parlamentarias.

El portavoz del Istiqlal, Adel Benhamza, confirmó hoy a Efe que los seis ministros del partido (en un gobierno de 30) firmaron una "dimisión colectiva" ante el secretario general de la formación, Hamid Chabat, que comunicarán en breve al presidente del gobierno.

Con este paso, el Istiqlal -que entre las seis carteras que ocupaba figura la muy importante de Economía y Finanzas- lleva hasta el final la decisión de dimisión que había tomado el pasado 11 de mayo y que fue suspendida entonces temporalmente por el rey Mohamed VI -que se encontraba en un viaje privado al extranjero- para "garantizar el funcionamiento del Ejecutivo".

En teoría, los seis ministros deben administrar los asuntos ordinarios de sus cargos cuando su dimisión sea efectiva después de que Benkirán comunique la dimisión al monarca y que este de el visto bueno.

Cabe la posibilidad de que Benkirán o el mismo rey rechacen algunas de las dimisiones, aunque sobre este punto, y dado que existe una nueva constitución, los analistas no se ponen de acuerdo.

Las acusaciones cruzadas entre el Istiqlal (con 60 escaños en un parlamento de 395) y el islamista Partido de la Justicia y el Desarrollo (PJD, con 107 escaños) se intensificaron tras la decisión de dimitir tomada en mayo por los ministros nacionalistas, que, no obstante, aun seguían desempeñando sus cargos.

El clima creado principalmente por el secretario general del Istiqlal, el populista Hamid Chabat, con descalificaciones casi cotidianas de Benkirán -quien ha mostrado por su parte una flema hasta ahora desconocida- ya auguraba el "divorcio irrevocable" entre estas dos formaciones que comparten una tendencia conservadora y nacionalista.

El Istiqlal justificaba su decisión por el "monopolio" ejercido por el PJD en la acción de gobierno y por su oposición a ciertas decisiones o proyectos de los islamistas especialmente impopulares, como el anunciado aumento del precio de los combustibles o la congelación de las contrataciones directas y sin concurso en la función pública.

El politólogo marroquí Abderrahim Manar Slimi minimizó el alcance de esta decisión sobre la imagen del país o el funcionamiento de las instituciones.

En su opinió, el carácter del régimen marroquí, que reposa en una mezcla entre el sistema parlamentario y el sistema representado por la institución monárquica, no deja cabida a un "vacío" institucional como el que puede verse en otros países árabes.

El escenario que se plantea con fuerza es que Benkirán negocie con otras formaciones para sustituir al PI.

En este sentido, el aliado más probable, según Manar Slimi, será el centrista Reagrupamiento Nacional de Independientes (RNI), la tercera formación con mayor número de escaños (52), que permitirá al PJD y sus aliados sumar 214 escaños, cifra que la garantizaría al gobierno la mayoría absoluta.

Hasta el momento ningún líder del RNI se ha manifestado sobre esta posibilidad, aunque varios observadores hicieron hincapié sobre la división existente dentro del partido.

Otra posibilidad es que Benkirán amplíe la plataforma de su coalición integrando a más partidos políticos y con el que todas las formaciones se verán obligadas a revisar sus demandas y presentar concesiones.

Por otra parte, fuentes del PJD contactadas por Efe mostraron su preferencia por la convocatoria de elecciones anticipadas, un escenario descartado por muchos observadores porque, por un lado, no supondría un cambio de mayorías, y segundo, porque daría una imagen de inestabilidad del país.

Hasta el momento, los dos otros partidos minoritarios integrantes de la actual coalición, el berberista Movimiento Popular y el ex comunista Partido del Progreso, representados cada uno de ellos por cuatro ministros, se han mostrado favorables al mantenimiento de la actual coalición gubernamental.