Israel retira los detectores de metal de las entradas a la explanada de las Mezquita

Las autoridades musulmanas piden continuar con las protestas

internacional

| 25.07.2017 - 12:51 h

REDACCION/AGENCIAS

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?

Israel retira los detectores de metal después de hablar con ONU y los reemplazará por otras medidas de seguridad de tecnología avanzada menos invasivas.

Sin arcos detectores, así amanecían hoy las entradas a la Explanada de las Mezquitas. Permanecen las cámaras de seguridad a las que se les pretende acompañar de un sistema inteligente capaz de reconocer rostros y detectar armas y explosivos. Esta madrugada los operarios israelíes comenzaban a retirarlos después de una reunión del Gabinete de seguridad israelí.

La medida era recibida con júbilo. En la decisión de Israel de retirar los arcos podría estar la presión del Consejo de Seguridad de la ONU. Además el primer ministro israelí se reunió ayer con el enviado del gobierno de Estados Unidos para Oriente Medio.

Esta mañana sin embargo las autoridades religiosas musulmanas de Jerusalén han dicho que no se rezará en la mezquita de Al Aqsa hasta que se retiren todas las medidas de seguridad y han instado a los fieles a continuar las protestas en torno a la Explanada de las Mezquitas.

Por su parte, el presidente de Turquía, el islamista Recep Tayyip Erdogan, hizo hoy un llamamiento a todos los musulmanes del mundo a visitar la Explanada de las Mezquitas en Jerusalén, que debe ser "protegida" igual que La Meca y Medina.

"Desde aquí hago un llamamiento a todos los musulmanes. Los que puedan deberían visitar la mezquita Al Aqsa de Jerusalén, tal y como recomendó el Profeta. Los que no puedan ir, deberían enviar ayuda a nuestros hermanos allí", dijo el mandatario turco en un discurso en el Parlamento en Ankara.

La violencia en torno a la Explanada, que explotó hace 10 días tras la muerte de dos policías hebreos, ha dejado siete muertos y el miedo a que el conflicto se enquiste.