Irlanda negocia una reducción de la tasa de interés que pagará por su rescate

Alemania contraria a ampliar el fondo de rescate

internacional

| 17.01.2011 - 19:59 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Irlanda negocia con el resto de paises de la Zona Euro la rebaja del tipo de interés que paga por su rescate. Es una de las cuestiones que han debatido esta tarde los ministros de Economía de la Zona Euro, reunidos en Bruselas.

Así lo confirmó el ministro irlandés de Economía y Finanzas, Brian Lenihan."Mi intención es garantizar que Irlanda consigue un trato mejor", explicó Lenihan, antes de participar en la reunión de ministros de la zona euro en la que se debate una reforma del fondo de rescate para países con problemas de financiación.

Bajo este programa aprobado en mayo a raíz de la crisis en Grecia, la Unión Europea aprobó un programa de asistencia financiera a Irlanda por 85.000 millones de euros en noviembre -aunque la aportación europea se limita a los 45.000 millones- con un interés superior al 5,5%.

Lenihan aseguró hoy que "la discusión para ver cómo se puede mejorar esa tasa de interés está comenzando", dentro de una discusión más amplia relacionada con la ampliación de la cuantía del fondo y los usos del mismo.

En este sentido, consideró improbable que se apruebe este lunes una decisión.

Los ministros de Finanzas de la zona euro también tienen previsto abordar los plazos y tasas de interés aplicados al programa de asistencia financiera a Grecia, que asciende a los 110.000 millones de euros, para alinearlos con el rescate irlandés.

Junto a la petición irlandesa, se ha hablado del aumento de la dotación del fondo de rescate ahora en 750 mil millones de euros, a lo que de momento se opone Alemania. El fondo de rescate de la zona euro lanzará una primera emisión de bonos la próxima semana precisamente para financiar el rescate de Irlanda.

En este sentido, el ministro de Finanzas belga en funciones, Didier Reynders, consideró "necesario" el incremento de la cuantía del fondo para "demostrar que no se puede especular contra la zona euro", pero que "requerirá un compromiso claro de todos los estados miembros de acelerar sus planes de consolidación".

"Hace falta que los estados se comprometan a hacer más y más deprisa" en términos de consolidación fiscal, aprovechando "el retorno del crecimiento", añadió el ministro en funciones, antes de participar en la reunión del Eurogrupo.

No obstante, el ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schuble, ha dicho este lunes que no ve urgente ampliar el fondo de rescate de 750.000 millones de euros creado en mayo para los países con problemas de deuda ya que el éxito de las emisiones de Portugal, Grecia, España o Italia la semana pasada ha relajado la presión de los mercados.

"No es necesaria de momento una decisión urgente y no creo que adoptemos una decisión hoy" sobre la ampliación del mecanismo, ha anunciado Schuble en declaraciones a la prensa a la entrada de la reunión mensual de ministros de Economía de la eurozona.

"No habrá resultados hoy, la evolución de los mercados la semana pasada, gracias a Dios, ha restado toda urgencia a estas discusiones", ha insistido. A su juicio, el actual fondo de rescate "no está sometido a estrés, funciona y va en la buena dirección", ha apuntado.

El fondo de rescate creado por los países de la zona euro está dotado con 440.000 millones de euros, a los cuales hay que añadir la aportación con cargo al presupuesto comunitario gestionada por la Comisión Europea y la contribución del Fondo Monetario Internacional, hasta sumar 750.000 millones.

Sin embargo, la Unión Europea ha reconocido que la capacidad del mismo es inferior a los 300.000 millones, debido a que necesita mantener una cantidad de capital para conservar la mejor calificación a la hora de acudir al mercado a por financiación.

Los mercados han expresado con insistencia en los últimos meses sus dudas sobre la capacidad del fondo, en caso de que un país del volumen de España, cuarta economía de la región, pidiera emplearlo.