Irán confirma el aislamiento de los líderes opositores y advierte a la población

internacional

| 28.02.2011 - 19:13 h
REDACCIÓN
Más sobre: iránSuscrbeteSuscríbete

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El fiscal general de Irán y portavoz del Poder Judicial, Gholam Husein Mohseni Ejei, confirmó hoy que la Policía ha aislado a los líderes de la oposición reformista Mir Husein Musaví y Mehdi Karrubí, respectivamente.

En declaraciones divulgadas por la agencia de noticias estatal Irna, el clérigo también advirtió a la población que las fuerzas de Seguridad actuarán contra aquellos que salgan en los próximos días a la calle a protestar.

"El primer paso ha sido dado. Se han bloqueado sus relaciones, ya sean personales o telefónicas", afirmó antes de advertir que si es necesario se tomarán otra serie de medidas coercitivas.

Ejei no aclaró dónde se encuentran ambos hombres ni tampoco explicó a qué se refería con adoptar otras medidas.

Hoy, lunes, uno de os hijos de Karrubí afirmó que su padre ha sido sacado de su casa por la Policía Secreta y trasladado junto a su esposa a un lugar desconocido.

"Pudimos hablar con uno de los vecinos que fue testigo del traslado de nuestros padres. Nos informó que el jueves a media noche ocho furgonetas de las fuerzas de Seguridad estuvieron aparcadas en la puerta de la casa", explicó.

"Después de unos minutos, todas las furgonetas acompañadas por un coche que salió del garaje, y dejaron la casa vacía y con luces apagadas", agregó en declaraciones divulgadas por el sitio web opositor sahamnews.net

El sábado, la organización Campaña Internacional de Defensa de los Derechos Humanos en Irán, denunció que Karrubí y el otro líder opositor, Mir Husein Musaví, habían sido llevados a un cuartel de la Guardia Revolucionaria a las afueras de Teherán tras más de quince días incomunicados y bloqueados por la Policía en sus domicilios.

Ante esta tesitura, la oposición iraní instó este mismo día a la población a retomar de nuevo las calles del país el próximo martes para pedir la liberación de ambos.

La convocatoria se hizo en medio de incesantes rumores sobre el paradero y el estado de salud de los dos ex candidatos, acosados por el régimen desde que en junio de 2009 tildaran de fraudulenta la reelección del presidente del país, Mahmud Ahmadineyad.

Sus respectivas casas fueron tomadas por la Policía secreta y otras fuerzas de Seguridad a principios de febrero, después de que ambos instaran a la población a retomar las protestas el 14 de febrero.

Decenas de agentes se apostaron frente a los dos edificios, cortaron las líneas de teléfono, colocaron barreras y desde entonces impiden el acceso a la zona a todos los familiares, incluidos sus hijos.

Aún así, las páginas web repitieron el llamamiento a la protesta para el 20 de febrero, manifestaciones que como las del día de San Valentín fueron reprimidas de forma violenta por las fuerzas de Seguridad.

A mediados de esta semana, varias páginas web señalaron que Musaví había sido hospitalizado tras sufrir un ataque cardiaco, noticia que no ha sido confirmada ni desmentida.

El domingo, el ex presidente iraní Mohamad Jatamí pidió la puesta en libertad de sus compañeros en un discurso ante un grupo de profesores de religión, citado por su propio sitio web.

El que fuera jefe del gobierno entre 1997 y 2005 recordó, asimismo, que ambos han sido figuras destacadas de la Revolución Islámica y por tanto no merecen ese trato.

"¿Por qué personas como Musaví y Karrubí y sus esposas, que han sido glorias de la religión y de la República Islámica, y son leales a ellas, han sido puestos bajo arresto domiciliario?, afirmó según su propia Khatami.ir

"Este tipo de acciones envalentonan a aquellos que se oponen al régimen y que no se preocupan de Irán.... y ayudan a que se manipulen los sentimientos de los jóvenes", agregó.

Jatamí expresó, igualmente, su deseo de que esta situación concluya antes del inicio del nuevo año persa, que arranca el próximo 21 de marzo.

El régimen iraní acusa a ambos líderes opositores de traición, sedición y conspiración con fuerzas extranjeras.