Identifican a 31 cadávares de los 81 muertos en la tragedia carcelaria en Chile

De los 81 muertos, 66 de ellos se encontraban en una celda de 10 por 10 metros

internacional

| 09.12.2010 - Actualizado: 20:14 h
REDACCIÓN

Enfrentamiento entre familiares y Policía por la muerte de 81 personas en el incendio de la cárcel de San Miguel, a pocos kilómetros al sur de Santiago de Chile. El fuego se inició con un motín en el atestado presidio. El propio presidente chileno, Sebastián Piñera admite que el sistema penitenciario es inhumano

La policía chilena informó que los peritos han identificado ya a 31 de los 81 reclusos muertos en un incendio registrado esta madrugada en una cárcel de Santiago a raíz de un motín, mientras familiares de las víctimas anunciaron una querella contra del Estado.

El prefecto Luis Sandoval, jefe nacional de Homicidios, precisó que especialistas de la Policía de Investigaciones de Chile (PDI) y Carabineros (policía militarizada), estuvieron a cargo de la penosa tarea de identificación. El jefe policial agregó que los otros 50 serán identificados a través de exámenes de ADN debido al irreconocible estado en que quedaron a raíz del intenso calor producido por las llamas que surgieron en el penal alrededor de las 5.30 horas (8.30 GMT) de este miércoles.

En tanto, el mayor Sergio Telchi, aseguró que la identificación completa del resto de las víctimas podría estar en al menos tres días para lo cual acelerarán dicho proceso.

Frente al edificio del Servicio Médico Legal (SML), la autoridad instaló varios módulos donde los familiares podrán pasar la noche en espera de las identificaciones de los reclusos muertos.

Trascendió que de los 81 muertos, 66 de ellos se encontraban en una celda de 10 por 10 metros, ubicada en el costado sur de la torre cinco donde se inició el fuego, mientras que el resto de los cuerpos estaban en el pasillo y otros en una celda de la zona norte de ese sector.

Algunos familiares de los reclusos muertos señalaron a Radio Bío Bío que estudian la presentación de una querella contra Gendarmería (guardia de prisiones) y el Estado de Chile tras el incendio que terminó con la vida de 81 presos.

José Quezada, padre de Antonio Quezada Venegas (20), que tenía una condena por robo con intimidación en grado de tentativa, dijo que, como medio de prueba, existe una grabación de cuando los propios internos llamaron a Bomberos para avisar que se estaban quemando. "Además, del testimonio de una teniente que llegó a tomar su turno por el día de visitas en el penal, que corrobora que sólo había cuatro funcionarios de guardia", aseguró.

El padre del menor presuntamente fallecido (aún no está en la lista de los identificados), anunció que están contactándose con todos los familiares de los muertos y heridos para llevar adelante la iniciativa legal.

El cardenal Arzobispo de Santiago, Francisco Javier Errázuriz, que visitó a los supervivientes y al resto de la población penal de la cárcel de San Miguel lamentó la tragedia. Según Errázuriz, se debe solucionar la población excesiva de reclusos y el problema de hacinamiento que sufren actualmente las cárceles en Chile. "No puede existir este hacinamiento y tampoco puede ser que gendarmería tenga tan pocas personas", añadió.

El ministro de Salud, Jaime Mañalich, informó que los heridos por el incendio se encuentran en la Posta Central, excepto uno que se encuentra en el Hospital Luis Tisné debido a su gravedad y destacó que el sistema de salud chileno es "capaz de enfrentar este tipo de accidentes".

En tanto, la Asociación Nacional de Empleados Fiscales, anunció la suspensión del paro convocado para las 00:00 horas de este jueves en protesta por los numerosos despidos y una mejora en el reajuste fiscal debido a la tragedia de San Miguel.

El incendio, según los propios funcionarios de prisiones, se inició a las 5.30 horas (8.30 GMT), tras una riña entre reclusos, que posteriormente quemaron colchones y la situación derivó en un incendio de grandes proporciones.

Al menos trece carrozas fúnebres accedieron ingresaron esta noche al penal para retirar de ese recinto los primeros cuerpos que serán entregados a los familiares.