Hungría intercepta a 2.284 nuevos refugiados y cientos siguen esperando trenes

internacional

| 02.09.2015 - 09:31 h
REDACCIÓN

Las autoridades húngaras interceptaron a 2.284 refugiados, entre ellos 353 menores, que entraron en Hungría de forma ilegal, informó hoy la policía magiar. Mientras, centenares de personas que pasaron la noche acampando delante de la estación de ferrocarriles Keleti de Budapest siguen sin poder acceder a los trenes.

Delante de la estación se congregaban esta mañana centenares de personas que quieren seguir su viaje hacia Europa occidental, pero la policía, que ha reforzado su presencia en el lugar, no les deja acceder a los trenes, informó el portal index.

Un verdadero campamento se ha creado a la salida de metro de la estación, con centenares de refugiados que reciben ayuda de los voluntarios de Migration Aid, una organización creada en la red social Facebook.

Migration Aid denuncia que en la estación se ha formado una situación caótica y convocó para esta tarde una manifestación contra las anunciadas reformas legislativas con las que el Gobierno del conservador Viktor Orbán planea elevar las penas por el cruce ilegal de las fronteras y movilizar al ejército en la defensa de la frontera.

Después de que el lunes se permitiera a casi un millar de refugiados subir a los trenes que partían de Keleti hacia Austria y Alemania, muchos inmigrantes se trasladaron a la estación desde otras zonas de tránsito. En diversas protestas espontáneas que surgieron en el transcurso del martes delante del edificio de la estación, numerosos refugiados denunciaron que no podían usar el billete de tren que habían comprado.

En un comunicado, la compañía ferroviaria húngara MÁV informó de que en algunos casos será posible la devolución del dinero por los billetes. Las autoridades húngaras interceptaron en lo que va de año a más de 150.000 refugiados procedentes de países en conflicto, que en su gran mayoría quieren seguir hacia países más ricos de Europa como Austria o Alemania.