Hospitalizados dos trabajadores de Fukushima por radiación excesiva

Baja la radiactividad en agua de Tokio hasta un nivel seguro para los bebésLa radiactividad en el agua de Tokio descendió este jueves hasta situarse en niveles seguros para su consumo incluso por parte de bebés, después de que la víspera se advirtiera de que el nivel de yodo era demasiado elevado para los niños menores de un año. Las autoridades metropolitanas de Tokio indicaron que a primera hora de hoy la concentración de yodo radiactivo en la planta de Kanamachi, que surte al centro y el oeste de la capital, era de 79 becquerel por kilo, frente a los 210 becqerel por kilo anunciados ayer. Sin embargo, recomendaron que todavía no se suministre a niños menores de un año puesto que aún puede quedar agua con altos niveles de radiación en el sistema de tuberías, al tiempo que advirtieron de que la radiación puede aumentar de nuevo. El límite considerado seguro para bebés es de 100 becquerel por kilo, mientras que para los adultos es de 300 becquerel por kilo.Las autoridades de Tokio advirtieron de niveles de radiactividad en el agua de la capital ya el sábado pasado, aunque en niveles muy por debajo del límite legal. También se ha detectado yodo radiactivo en una muestra de agua tomada el martes en la ciudad de Kawaguchi, al norte de Tokio, según anunciaron hoy las autoridades municipales.El nivel de yodo asciende a 120 becquerel por kilo, por encima del límite recomendado para bebés, por lo que también en esta ciudad se ha instado a que los niños eviten el consumo de agua corriente.Además se ha detectado material radiactivo en el agua de otras provincias cercanas a la central nuclear de Fukushima, donde los operarios luchan por controlar los seis reactores que quedaron seriamente dañados por el seísmo y el tsunami del 11 de marzo. Ante la contaminación del agua, el Gobierno metropolitano de Tokio tiene previsto distribuir agua embotellada a las familias con bebés en la capital y cinco ciudades vecinas afectadas.

Reanudan trabajos en el reactor 3 y devuelven la luz a paneles de la unidad 1

Más de 25.500 muertos y desaparecidos por el terremoto

Reparto de agua para bebés en Japón (AFP Photos)

internacional

| 24.03.2011 - 08:54 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Dos operarios de la planta nuclear de Fukushima fueron este jueves hospitalizados tras verse expuestos a una radiación excesiva mientras trabajaban para extender cables eléctricos cerca del reactor número 3, informó hoy la televisión NHK. Los dos operarios, junto con un tercer trabajador que no tuvo que ser trasladado al hospital, recibieron una radiación de entre 170 y 180 milisievert, según NHK, que cita fuentes de la Agencia de Seguridad Nuclear de Japón.

Los heridos eran subcontratados de TEPCO, la empresa operadora de la central, y trabajaban para extender el tendido eléctrico en el edificio de turbinas que se encuentra frente al reactor 3. Los dos fueron llevados al hospital de la ciudad de Fukushima, desde donde está previsto sean trasladados a un instituto especial de radiactividad en la ciudad de Chiba (este de Tokio), según NHK.

Evacuado el reactor 3

En la unidad 3, que ayer fue temporalmente evacuada después de que comenzara a salir humo, se reanudó a primera hora de hoy la inyección de agua para enfriar su piscina de combustible. En seis horas, los equipos militares y de bomberos vertieron entre 4 y 5 toneladas de agua a la piscina, según la Agencia de Seguridad Nuclear.

El reactor 3 de Fukushima, que desde el martes tiene luz en su sala de control, es el único de los seis de la central que usa como combustible una mezcla de uranio y plutonio (MOX). Los operarios de TEPCO luchan también para controla la situación en los reactores 1, 2 y 4, aunque este último estaba en mantenimiento en el momento del terremoto del pasado día 11.

Lo que preocupa es su piscina de almacenamiento, ya que en ella había una cantidad inusualmente alta de combustible que los operarios tratan de mantener refrigerada con toneladas de agua, lo que logró que la temperatura bajara hoy hasta los 22 grados.

En la unidad 1, cuya temperatura subió ayer a altos niveles, se logró hoy devolver parcialmente la luz a la sala de control de la unidad y se está trabajando para rebajar la presión en la vasija de contención que protege el reactor, según la Agencia de Seguridad Nuclear nipona.

Baja la radiactividad en agua de Tokio hasta un nivel seguro para los bebés

La radiactividad en el agua de Tokio descendió este jueves hasta situarse en niveles seguros para su consumo incluso por parte de bebés, después de que la víspera se advirtiera de que el nivel de yodo era demasiado elevado para los niños menores de un año. Las autoridades metropolitanas de Tokio indicaron que a primera hora de hoy la concentración de yodo radiactivo en la planta de Kanamachi, que surte al centro y el oeste de la capital, era de 79 becquerel por kilo, frente a los 210 becqerel por kilo anunciados ayer.

Sin embargo, recomendaron que todavía no se suministre a niños menores de un año puesto que aún puede quedar agua con altos niveles de radiación en el sistema de tuberías, al tiempo que advirtieron de que la radiación puede aumentar de nuevo. El límite considerado seguro para bebés es de 100 becquerel por kilo, mientras que para los adultos es de 300 becquerel por kilo.

Las autoridades de Tokio advirtieron de niveles de radiactividad en el agua de la capital ya el sábado pasado, aunque en niveles muy por debajo del límite legal. También se ha detectado yodo radiactivo en una muestra de agua tomada el martes en la ciudad de Kawaguchi, al norte de Tokio, según anunciaron hoy las autoridades municipales.

El nivel de yodo asciende a 120 becquerel por kilo, por encima del límite recomendado para bebés, por lo que también en esta ciudad se ha instado a que los niños eviten el consumo de agua corriente.

Además se ha detectado material radiactivo en el agua de otras provincias cercanas a la central nuclear de Fukushima, donde los operarios luchan por controlar los seis reactores que quedaron seriamente dañados por el seísmo y el tsunami del 11 de marzo. Ante la contaminación del agua, el Gobierno metropolitano de Tokio tiene previsto distribuir agua embotellada a las familias con bebés en la capital y cinco ciudades vecinas afectadas.

9.700 Muertos y 16.501 desaparecidos

El número de fallecidos por el terremoto y tsunami del día 11 en Japón aumentó hoy hasta las 9.700 personas mientras otras 16.501 se encuentran desaparecidas, de acuerdo con el último cómputo de la policía japonesa.

Trece días después del seísmo de 9 grados en la costa noreste de Japón, el peor desastre natural tras la II Guerra Mundial, las víctimas siguen aumentando con el paso de las horas, mientras poco a poco reabren supermercados y llegan los suministros básicos a las zonas afectadas. Unas 200.000 personas han sido evacuadas de sus casas a alguno de los más de 2.000 refugios temporales habilitados por las autoridades.

Según las cifras oficiales, en Miyagi hubo 5.714 muertos; en Iwate, 2.939 y en Fukushima, 812. Los desaparecidos se cuentan por varios miles en esas tres provincias, las más devastadas por el seísmo y posterior tsunami. De acuerdo con la televisión pública NHK, el menor número de víctimas en la provincia de Fukushima puede deberse a la suspensión de las labores de búsqueda en el perímetro de evacuación de 20 kilómetros alrededor de la inestable central nuclear de Fukushima Daiichi.

En ese área de exclusión hay pueblos costeros muy afectados por el terremoto y el tsunami como Futaba o Minami Soma. Según los datos de la policía nacional hay al menos 18.000 casas destruidas y más de 130.000 edificios dañados, sobre todo el las zonas costeras del noreste japonés.