Hollande: "Una rápida reducción del déficit supone una rápida caída de crecimiento"

Se compromete a realizar las reformas que Barroso le exige para relajar el déficit

Admite que Francia tiene un problema de competitividad respecto a Alemania

El presidente francés dice que "nuestra única ambición debe ser el crecimiento"

internacional

| 15.05.2013 - 16:41 h
REDACCIÓN

El presidente de Francia, François Hollande, afirmó que una rápida reducción del déficit público supone también una rápida caída del crecimiento y agradeció la prórroga de dos años propuesta por la Comisión Europea (CE) para equilibrar las cuentas públicas del país.

Hollande dijo que su país debe utilizar este periodo para seguir aplicando reformas orientadas a recuperar la competitividad de su economía y el crecimiento y que lo hará "no porque Europa lo pide, sino porque va en el interés de Francia".

"Más déficit no traerá crecimiento, pero es verdad que reducir el déficit muy rápido hace que muy rápidamente haya menos crecimiento", opinó Hollande en una rueda de prensa junto con el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, tras reunirse en Bruselas.

ACEPTA LAS REFORMAS DE BRUSELAS

El presidente francés valoró positivamente la flexibilidad concedida por la Comisión Europea a París para reducir su déficit por debajo del 3 por ciento exigido por las normativas europeas, "a condición de que el tiempo dado sea puesto al servicio de reformas de competitividad y, por tanto, del crecimiento".

"Durante un año hemos hecho muchas reformas, hemos sido rápidos, fuertes, pero aún tenemos que seguir reformando, no por que nos lo demande la Comisión Europea, no por que sea una negociación, sino porque va en nuestro interés", aseguró.

Sobre la entrada en recesión de Francia, confirmada hoy, Hollande defendió hacer los esfuerzos necesarios por "sacar a Europa de la recesión", ya que "todos los Estados miembros se ven afectados por ello, Francia entre ellos, menos que los otros, pero como los otros".

"Nuestra única ambición debe ser el crecimiento de hoy y de mañana", apuntó, al tiempo que destacó que éste no vendrá del "abandono de normas o disciplinas".

Hollande declaró que "hay recesión en Francia, como en toda Europa", y resaltó que no son "un caso aparte", teniendo en cuenta que la media de la caída de la economía de la zona euro es superior.

"¿Nuestros vecinos alemanes están en una mejor situación?", se preguntó Hollande y señaló que "desde cierto punto de vista, sí", pero dijo que, si se miran las cifras del último trimestre de 2012 y el primero de este año, "lo probable es que el crecimiento sea nulo en 2013".

El objetivo de Hollande es eliminar el déficit que "mi predecesor me había dejado" y subrayó: "Yo estoy aquí para curar, no para hacer diagnósticos".

"Curar la economía francesa para que pueda salir adelante, utilizar los buenos instrumentos para que el paciente pueda marchar", puntualizó.

El presidente francés abogó por el "método comunitario" para superar las dificultades económicas del continente.

Por su parte, el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, destacó la "elección política de Francia y la elección personal de François Hollande de apoyarse en las instituciones europeas y en las ideas de la CE para hacer avanzar nuestro proyecto".