Hollande dice que no se descartará ninguna pista para liberar a sus rehenes

Mali (Mali)

internacional

| 29.06.2016 - Actualizado: 19:33 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El presidente francés, François Hollande, afirmó hoy a las familias de los siete rehenes franceses que están secuestrados en el Sahel que su gobierno mantiene una "acción constante" para intentar liberarlos, y que no se descartará ninguna pista para conseguirlo.

Según un comunicado de la presidencia, Hollande, que recibió esta tarde a las familias en el Palacio del Elíseo, "les reiteró la plena solidaridad de la nación y les garantizó la acción constante del Gobierno para obtener su liberación y su vuelta a Francia".

"Francia trabaja con determinación y responsabilidad y no se descarta ni se deja de lado ninguna pista", añadió el gabinete del jefe del Estado en su comunicado.

El presidente recordó el contexto de este encuentro, en un momento en que Francia interviene "junto al ejército maliense, a petición de las autoridades de Mali y de la comunidad internacional para impedir a los grupos terroristas del norte tomar el control de la totalidad de ese país".

Una alusión a una operación militar que ha acrecentado la preocupación en las familias de los franceses en manos de grupos vinculados a la organización de Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) en el Sahel.

Hollande se comprometió a seguir informándoles de la situación y a aportarles "todo el apoyo necesario".

Horas antes, el ministro francés de Exteriores, Laurent Fabius, había considerado que "las familias están legítimamente inquietas" y reconoció que no tiene informaciones recientes sobre los secuestrados.

El mensaje de Fabius para los familiares fue que "la situación es muy tensa y que haremos lo máximo para liberarlos", mientras que en dirección de sus captores, advirtió de que "tienen que saber que si ejecutan sus amenazas, corren grandes riesgos", sin querer precisar qué significaba eso.

Cuatro de esos rehenes (Daniel Larribe, Pierre Legrand, Thierry Dol y Marc Furrer) fueron capturados en un ataque a una explotación de uranio del grupo francés Areva en la ciudad de Arlit, en Níger, en septiembre de 2010.

Los geólogos Philippe Verdon y Serge Lazarevic fueron secuestrados en la noche del 24 de noviembre 2011 en Mali, donde también lo fue el último, Gilberto Rodríguez Leal, el pasado 21 de noviembre nada más entrar en ese país.