Muere la diputada británica Jo Cox tras recibir disparos en Leeds

La diputada laborista sufría un ataque en plena calle

La Policía ha detenido en los alrededores a un hombre de 52 años

El marido de la diputada asesinada insta a combatir "el odio que la mató"

Cameron encabeza las condolencias por la muerte de la parlamentaria

internacional

| 16.06.2016 - 17:20 h
REDACCIÓN

La parlamentaria laborista británica Jo Cox ha muerto a causa de las heridas recibidas en el ataque a tiros que sufrió hoy en Birstall (norte de Inglaterra), informó la policía.

La policía informó de que un hombre de 52 años ha sido detenido en los alrededores del lugar en relación con el suceso.

Un testigo citado por la agencia local PA describió cómo la política, de 41 años y madre de dos hijos, quedó tendida en el pavimento tras el incidente.

Un helicóptero medicalizado trasladó a la víctima a un hospital de Leeds desde el lugar donde se produjo el ataque, cerca de la biblioteca de la localidad de Birstall, donde celebraba un acto para dialogar con votantes de la zona.

Según las fuerzas de seguridad, la mujer sufría "heridas graves" mientras que su atacante sufrió heridas leves.

"La presencia policial en la zona se ha incrementado como medida para aumentar la sensación de seguridad de la comunidad", afirmó un portavoz de la policía.

Una de las personas que presenció el ataque, Hithem Ben Abdallah, narró a los medios cómo un hombre estaba "tratando de controlar" a otro, que llevaba "una gorra blanca de béisbol" y que "de pronto sacó una pistola de su bolsa".

Tras una breve forcejeo entre ambos, el primer hombre se retiró y la diputada se vio involucrada en el incidente, que duró entre 15 y 20 minutos, según Abdallah.

"Él luchó con ella, forcejeó con ella, y entonces la pistola se disparó dos veces. Ella cayó entre dos coches", relató el testigo.

El líder del Partido Laborista, Jeremy Corbyn, se mostró "profundamente conmocionado" por la noticia del ataque y señaló que los pensamientos de todos los miembros de la formación están con Cox y su familia.

SU MARIDO INSTA A COMBATIR "EL ODIO QUE LA MATÓ"

Por su parte, Brendan Cox, esposo de la diputada laborista proeuropea asesinada hoy en el norte de Inglaterra, instó a "unirse para luchar contra el odio que la mató", tras afirmar que la familia afronta ahora un futuro "más difícil" y "menos lleno de amor".

"Hoy es el comienzo de un nuevo capítulo en nuestras vidas. Más difícil, más doloroso, menos alegre y menos lleno de amor. Yo y los amigos y familiares de Jo vamos a dedicar cada momento de nuestras vidas a cuidar a nuestros hijos y a luchar contra el odio que la mató", dijo en un comunicado.

"Jo creía en un mundo mejor y luchaba cada día de su vida con una energía y una pasión por la vida que agotaría a la mayoría de las personas", afirmó.

"Ella hubiera querido que ahora sucedieran dos cosas sobre todo lo demás: una, que nuestros preciosos hijos estuvieran bañados en amor, y dos, que todos nos unamos para luchar contra el odio que la mató", dijo.

"El odio no tiene credo, raza o religión, es venenoso", añadió Brendan Cox, que apostilló que "Jo no se hubiera arrepentido de nada en su vida, vivía cada día al máximo".

La diputada laborista Jo Cox murió hoy de las heridas sufridas en un ataque en plena calle en la localidad de Birstall, en el que fue disparada y apuñalada por un hombre de 52 años, que ha sido detenido.

Según algunos testigos, el atacante gritó "Britain First!" ("El Reino Unido primero"), en alusión a una formación de ultraderecha contraria a la inmigración.

Su muerte ha provocado la suspensión hoy en el Reino Unido de todos los actos de la campaña del referéndum sobre la permanencia en la Unión Europea (UE), que se celebrará el 23 de junio.

CAMERON ENCABEZA LAS CONDOLENCIAS POR LA MUERTE DE LA DIPUTADA LABORISTA

El primer ministro británico, David Cameron, encabezó hoy las condolencias de diputados de todos los partidos por la muerte de la laborista y proeuropea Jo Cox, que falleció de las heridas recibidas en un ataque a tiros en Birstall (norte de Inglaterra).

"La muerte de Jo Cox es una tragedia. Era una diputada comprometida y solidaria", afirmó en su cuenta de Twitter el líder conservador, que transmitió el pésame a "su esposo Brendan y sus dos hijos pequeños".

El ministro de Economía, George Osborne, dijo estar "terriblemente triste" por la noticia, mientras que el titular de Defensa, Philip Hammond, expresó igualmente su "profunda tristeza" por el suceso.

El líder laborista, Jeremy Corbyn, dijo por su parte que "el Partido Laborista y toda la familia laborista estarán conmocionados por la horrible muerte de Jo Cox", que obtuvo su escaño en la Cámara de los Comunes en las elecciones generales de mayo de 2015.

"Jo tenía un largo historial de servicio público y un gran compromiso con la humanidad", afirmó Corbyn, que recordó que la activista de 41 años había trabajado para varias ONG, entre ellas Oxfam.

"(Sus hijos) crecerán sin su madre, pero pueden estar inmensamente orgullosos de lo que hizo, de lo que consiguió y de lo que defendió", declaró en un comunicado.

El arzobispo de Canterbury, Justin Welby, expresó igualmente su "profunda conmoción" y envió también su pésame a la familia.

Su muerte ha provocado la suspensión de la campaña política del referéndum sobre la permanencia del Reino Unido en la UE así como la cancelación de la visita que Cameron planeaba hacer a Gibraltar para defender la pertenencia a la Unión Europea.

UNA JOVEN POLÍTICA SOLIDARIA Y COMPROMETIDA

Nacida el 22 de junio de 1974 en Batley, en el condado de West Yorkshire (norte de Inglaterra), en el seno de una familia de clase trabajadora, Helen Joanne "Jo" Cox creció en Heckmondwike y estudió en la Universidad de Cambridge, donde se graduó en 1995.

Casada y madre de dos niños pequeños, Cox ejercía como diputada laborista por la circunscripción inglesa de Batley y Spen, donde fue elegida en las pasadas elecciones generales del Reino Unido en 2015.

Actualmente la joven política hacía campaña de manera muy activa en pro de la permanencia de este país en la Unión Europea (UE), de cara al referendo del próximo día 23.

Su pasión por la política y su implicación con el Partido Laborista no fue algo innato, según explicó ella misma en una entrevista concedida el pasado diciembre al diario local "Yorkshire Post", sino que le vino tras su paso por la prestigiosa universidad británica.

Tras haber tenido una infancia "feliz", estudiar en Cambridge fue una experiencia que la "marcó", pues fue allí donde "comprendió" que "dónde has nacido, importa": "Fue en Cambridge donde me di cuenta de que cómo hables, importa... a quién conoces, importa. Yo no hablaba de la manera adecuada, ni conocía a las personas adecuadas", dijo.

La diputada, que habría cumplido 42 años el próximo miércoles, vivía con su familia en una vivienda construida dentro de un barco atracado cerca del Puente de la Torre de Londres (Tower Bridge), en las lindes del río Támesis.

Antes de su incursión en la política, donde muchos colegas la veían como una de las figuras más prometedoras del partido, Cox también desempeñó el cargo de jefa de políticas de la organización humanitaria Oxfam, que se dedica a combatir la extrema pobreza.

En su trayectoria laboral también figura su trabajo como asesora de varias personalidades vinculadas al Laborismo como Sarah Brown -la esposa del exprimer ministro Gordon Brown- y la baronesa Kinnock, para la Fundación de Bill y Melinda Gates y el grupo organizador de campañas contra la esclavitud "The Freedom Fund".

La joven política fue una de los 36 diputados del Partido Laborista que propusieron al actual líder, Jeremy Corbyn, como candidato en las elecciones a la dirección el pasado año.

No obstante, Cox, que terminó dando su voto a Liz Kendall, reconocería tras las elecciones locales que se había "arrepentido" de haber apostado por el actual dirigente laborista.

Tras producirse hoy la tragedia, la diputada era recordada por numerosos colegas con palabras de cariño y Corbyn destacaba en un comunicado que su joven colega era una persona "universalmente querida" en Westminster.

Según el líder del partido, a Cox no la apreciaban solo sus propios compañeros de partido, sino que era querida por colegas de otros grupos políticos en el Parlamento.

Por su parte, el número dos del Partido Laborista, Tom Watson, se refirió a la fallecida como "el futuro" del Laborismo.

El pasado año, uno de sus colegas de partido la definió como una "estrella al alza" dentro de esta formación.

En octubre de 2015, la joven diputada puso en marcha el llamado Grupo parlamentario multipartito Amigos de Siria, de cuya presidencia se encargó.

Ese mismo mes, la política laborista coescribió un artículo en el dominical británico "The Observer" junto con el diputado conservador Andrew Mitchell, en el que ambos argumentaban por qué las fuerzas militares británicas podrían ayudar a dar con una solución ética al conflicto sirio.

Sobre este conflicto, Cox se abstuvo en la votación celebrada en la Cámara de los Comunes el pasado otoño cuando los diputados decidían sobre si ampliar la ofensiva militar de las fuerzas británicas en Siria para combatir al grupo yihadista Estado Islámico (EI).