Hallan al menos 110 cadáveres en el interior del barco hundido en el Volga

En el barco iban 196 personas y 30 de los fallecidos son niños

Un fallo mecánico, posible causa del trágico naufragio en el Volga

internacional

| 11.07.2011 - 08:49 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

Los buzos han recuperado ya 55 cadáveres del barco "Bulgaria" hundido el domingo con más de 200 pasajeros a bordo cuando efectuaba una travesía turística por el río Volga en la república rusa de Tatarstán, informaron hoy las autoridades rusas.

"Se han recuperado del agua 55 cuerpos (37 mujeres, 13 hombres y cinco niños). Se está procediendo a su identificación", señala el comunicado del Ministerio de Situaciones de Emergencia.

Según el ministro, Serguéi Shoigú, citado por las agencias rusas, a los buzos aún les falta por inspeccionar más del 50 por ciento de la cubierta principal.

En estos momentos, según los servicios de emergencia tártaros, 106 especialistas bucean por los compartimentos del barco en busca del resto de cadáveres, muchos de los cuales se encuentran en el bar y restaurante de la embarcación, según las agencias rusas.

Los buzos esperan llegar antes del final de la jornada a la sala de música donde habían sido concentrados no menos de una treintena de niños poco antes del hundimiento del "Bulgaria", que se encuentra a casi 20 metros de profundidad.

En el barco viajaban 208 personas (148 turistas, 35 tripulantes y 25 pasajeros no registrados), según los datos de las autoridades federales.

Unas 80 personas han sido rescatadas con vida, mientras el resto de pasajeros habrían muerto ahogadas en un tramo del Volga donde la costa más cercana se encuentra a cerca de tres kilómetros.

El naufragio del "Bulgaria", barco de doble cubierta fabricado en Checoslovaquia en 1955, se produjo a las 13.58 hora local (09.59 GMT) del domingo, junto a la localidad de Siukéyev, cuando el barco realizaba una travesía entre Bolgar y Kazán, capital tártara.

Las autoridades locales expresaron su estupefacción por el hecho de que el buque se hundiera en apenas unos pocos minutos, lo que no dio tiempo ni a la tripulación ni a los pasajeros a reaccionar y saltar por la borda.

Según algunas fuentes, el barco únicamente tenía cabida para 120 personas, entre tripulación y pasajeros, mientras otros cifran en medio centenar el exceso de pasajeros.

La Fiscalía General rusa denunció que la compañía naviera propietaria del barco y sus tripulantes habían cometido numerosas infracciones.

"La embarcación ha operado durante 56 años. La última reparación completa se efectuó hace 30 años, en 1980. Carecía de licencia de transporte de pasajeros", afirmó Marina Gridneva, portavoz de la fiscalía.

Shoigú propuso al presidente ruso, Dmitri Medvédev, reflotar el barco, operación que podría llevar cuatro o cinco días, para lo que las autoridades tienen previsto enviar a la zona dos gigantescas grúas.