Gadafi recupera el petróleo y el gas con la reconquista de Ras Lanuf y Brega

Medvédev prohíbe a Gadafi y su familia la entrada y tránsito por Rusia

Rebeldes en Libia (Rebeldes en Libia)

internacional

| 14.03.2011 - 08:39 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Los rebeldes libios tratan desesperadamente de resistir el avance de las tropas leales al coronel Muamar el Gadafi entre las localidades de Brega y Ajdabiya, unos 80 kilómetros al este, principal nudo de comunicaciones en el oriente del país. En los últimos cuatro días, los milicianos han perdido más de los 110 kilómetros que se extienden entre Brega y el enclave petrolero de Ras Lanuf, un terreno que habían ganado a las brigadas gadafistas.

Los combates se desarrollan entre informaciones confusas e imprecisas, debido sobre todo a la ausencia de periodistas, que han huido de la dureza de los bombardeos gadafistas y la escasa información que ofrecen las autoridades de ambos bandos. Según el portavoz rebelde Mustafa Geriani, los rebeldes aún controlan Brega, blanco de bombardeos desde hace varios días.

Por su parte, la televisión qatarí Al Yazira ha asegurado que las fuerzas de Gadafi bombardean la localidad de Al Aguila, lo que implicaría la existencia de resistencia rebelde en esta localidad situada a 30 kilómetros al oeste de Brega. Asimismo, Al Yazira ha informado de la existencia de desembarcos puntuales de tropas gadafistas en la costa de Brega.

BREGA Y AL YAZIRA

No obstante, la televisión oficial libia sostiene que las tropas de Gadafi se han hecho ya con el control de estas dos poblaciones. Lo cierto es que el avance a pasos agigantados de las fuerzas del régimen libio ha provocado temor en algunos habitantes de la ciudad de Ajdabiya, principal nudo de comunicaciones en la zona rebelde y última población importante antes de la capital rebelde de Bengasi, que algunas familias han comenzado a evacuar.

"Varias familias han abandonado la ciudad, pero la mayoría todavía permanece allí", dijo a Efe un miembro de la comisión de prensa de los rebeldes, Bara al Jatib, quien subrayó que se habían intensificado las medidas defensivas y de seguridad mientras los rebeldes todavía resisten en Brega. Al temor por las represalias de los gadafistas se suma el miedo a un cerco a la ciudad de Bengasi, capital provisional de los rebeldes, y a la posibilidad de que las fuerzas del coronel libio traten de alcanzar Tobruk y de ahí controlar la frontera con Egipto.

El asesinato ayer en una emboscada del cámara de la cadena de televisión Al Yazira Ali Al Yaber ha llevado al medio millar de periodistas internacionales presentes en la zona bajo control rebelde a replegarse en dirección a Tobruk, a donde se dirigieron hoy un importante número de corresponsales.

SUPERIORIDAD DE GADAFI

Los revolucionarios aseguran que tratan de contener y hostigar el avance de los leales a Gadafi, que desde el domingo pasado imponen su superioridad aérea, marítima y artillera. Preguntado por los periodistas, Geriani justificó el rápido progreso sobre el terreno de las fuerzas de Gadafi por el masivo uso de artillería y los bombardeos aéreos y marítimos. "No estamos hablando de una guerra clásica, es una guerra en el desierto, es lógico que haya avances y retrocesos", aseguró.

Por otra parte, subrayó que militares profesionales del antiguo Ejército que se han reenganchado a las maltrechas fuerzas armadas de la oposición rebelde están participando en la lucha y tratando de organizar a los milicianos. Mientras, hoy ha continuado por segundo día consecutivo el acoso de las fuerzas leales a Gadafi a la ciudad de Misrata, un enclave rebelde en el feudo gadafista del oeste del país.

Además, según explicó un residente, desde ayer ha habido enfrentamientos entre los propios militares de una unidad en la que hubo intentos de deserción. El vecino de Misrata, situada unos 200 kilómetros al este de Trípoli, explicó que sólo dos civiles han muerto entre ayer y hoy y que la población de la ciudad no se había visto hasta ese momento alcanzada por esos últimos choques armados.