Funerales en Francia e Israel por las víctimas de los atentados yihadistas

Hollande: "Si Francia está hoy de pie hoy es porque cayeron policías"

Valls: "Francia adoptará medidas excepcionales contra el terrorismo"

Netanyahu pide unidad frente al terrorismo en entierro de víctimas judías

Bulgaria decidirá el día 20 si extradita al detenido vinculado a los Kouachi

internacional

| 13.01.2015 - 11:58 h
REDACCIÓN

El presidente de Francia, François Hollande, rindió homenaje a los tres policías asesinados la semana pasada en los atentados yihadistas de París, de los que dijo que murieron "con valentía y dignidad" en el cumplimiento de su trabajo.

Ahmed Merabet, Franck Brinsolaro y Clarissa Jean-Philippe "compartían la voluntad de proteger a sus conciudadanos y tenían un ideal, el de servir a la República", afirmó desde el patio central de la Prefectura de Policía de París.

Hollande, acompañado entre otros por el primer ministro, Manuel Valls, y por los titulares de Defensa, Jean-Yves Le Drian, Exteriores, Laurent Fabius, o Interior, Bernard Cazeneuve, destacó que los agentes "cayeron como mártires".

Merabet y Brinsolaro murieron el pasado miércoles, cuando los hermanos Saïd y Chérif Kouachi asaltaron la sede en París de la revista satírica "Charlie Hebdo", en la que mataron a otras diez personas, incluido el director del semanario, Stéphane Charbonnier, Charb.

Un día después, Jean-Philippe fue asesinada en el sur de la capital francesa por Amedy Coulibaly, el terrorista que secuestró el viernes a más de una decena de rehenes en un supermercado judío y que mató a cuatro de esos rehenes antes de ser abatido por las fuerzas del orden.

Los asesinos, en palabras de Hollande, "no tenían ni color ni religión", sino que estaban movidos por "el odio, un odio que detesta lo que Francia representa, la diversidad, el pluralismo, el laicismo, un ideal de paz".

Los tres policías, según Hollande, murieron para que el resto de la ciudadanía pueda vivir libre, y todo el país, en las masivas manifestaciones que recorrieron Francia el domingo, que agruparon a más de 3,7 millones de personas, mostró su solidaridad con las víctimas y "su fuerza ante los fanáticos".

"Si Francia está hoy de pie hoy es porque cayeron policías", dijo el presidente, que recalcó que se debe seguir actuando bajo los principios de firmeza, sangre fría y unidad, contra los actos antisemitas y antimusulmanes, la apología del terrorismo y quienes van a Siria o Irak a hacer la yihad (guerra santa).

La amenaza terrorista, en sus palabras, persiste, "a veces lejos de nosotros, más allá de nuestras fronteras, y entonces son nuestros soldados quienes se baten para minimizarla, o en el interior, ante lo que debemos redoblar nuestra vigilancia, algo que ya se ha hecho".

Con eso hizo referencia a la decisión tomada este lunes de movilizar a partir de hoy a 10.000 militares, para proteger "puntos sensibles" del territorio nacional, como mezquitas, sinagogas o colegios judíos.

VALLS: "FRANCIA ADOPTARÁ MEDIDAS EXCEPCIONALES"

El primer ministro de Francia, Manuel Valls, dijo que su gobierno se dispone a adoptar medidas "excepcionales" en su lucha el terrorismo, pero no "de excepción" que cuestionen el Estado de derecho.

"Una situación excepcional debe ser seguida de medidas excepcionales, pero digo con la misma fuerza que nunca de medidas de excepción que contravengan el principio del derecho y de los valores", indicó en la Asamblea Nacional, en una sesión de homenaje a las 17 víctimas de los atentados yihadistas de la semana pasada.

El jefe del Gobierno indicó que ha pedido a los representantes de Interior, Justicia y Defensa que en los próximos ocho días le entreguen sus respectivas propuestas, e instó a actuar con determinación y sangre fría, pero sin precipitación.

ISRAEL HONRA A LAS VICTIMAS JUDIAS

A la misma hora, en Jerusalen tenía lugar el funeral oficial de las cuatro víctimas mortales del atentado al supermercado judío de París, que llegaron a Israel para ser enterrados en el cementerio de Givat Shaul y no en el del Monte de los Olivos, como estaba previsto.

El avión de la compañía israelí El Al que traslado los restos de Yoram Cohen, Philippe Barham, Yoav Hatab y Francois Michel Saada, acompañados de sus familiares, aterrizó en el aeropuerto de Ben Gurión, cerca de Tel Aviv, antes del amanecer, informaron medios locales.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, instó hoy a la comunidad internacional a unirse en la lucha contra el terrorismo, en un discurso durante el entierro de las cuatro víctimas judías del atentado a un supermercado kosher de París.

"El terrorismo amenaza a todo el mundo (...). Los líderes del mundo empiezan a entender esta amenaza", dijo el primer ministro, quien aseguró: "Los terroristas nunca nos vencerán".

En un acto oficial al que asistieron ministros, diputados y grandes rabinos, así como una representante del Gobierno francés, la ministra de Ecología, Segolene Royal, Netanyahu destacó que "los autores no son sólo enemigos del pueblo judío, sino de toda la humanidad".

"Ha llegado el momento de unirnos en el esfuerzo para erradicarlos", insistió en su llamamiento ante más de un millar de participantes en el entierro que tiene lugar en el cementerio Guivat Shaul de Jerusalén.

En un principio, las autoridades israelíes pensaron en enterrarlos en el emblemático y selecto camposanto del Monte de los Olivos, frente al Monte del Templo o Explanada de las mezquitas, pero al final desistieron sin dar una razón.

Los restos de Yoram Cohen, Philippe Barham, Yoav Hatab y Francois Michel Saada, acompañados de sus familiares, habían aterrizado en el aeropuerto de Ben Gurión, cerca de Tel Aviv, antes del amanecer.

Durante la ceremonia, en la que había numerosas banderas israelíes y carteles de "No somos más que judíos", los cuerpos estuvieron cubiertos en todo momento con el tradicional manto judío blanquiazul (el taledo), según el ritual religioso.

Uno de los momentos más emotivos se produjo cuando la viuda de una de las víctimas tomó el micrófono para hablar y la acogió un silencio sepulcral solo roto por el llanto de varias personas.

El primer ministro, así como el jefe del Estado, Reuvén Rivlin, destacaron que los cuatro "fueron asesinados, como los del colegio de Toulouse (hace tres años) únicamente por ser judíos" e insistieron en su mensaje de los últimos días de que los judíos sólo pueden vivir en completa seguridad en su "hogar nacional: Israel".

"Los judíos tienen un solo país, que es su hogar nacional, que los recibirá con los brazos abiertos. Israel es el hogar auténtico de todos nosotros y cuantos más seamos y estemos más unidos, seremos más fuertes. Esa es la esperanza de todo el pueblo judío", afirmó el primer ministro.

Rivlin destacó que los judíos no deben emigrar a Israel "desde el dolor, porque la Tierra de Israel es una tierra de elección y hay que elegirla por amor".

Y se quejó de que "en 2015, setenta años después de la II Guerra Mundial, los judíos tengan temor de ir con kipá (solideo) y vestir su tzitzit (manto sagrado)" en los países europeos.

A las cuatro víctimas del ataque, el jefe del Estado prometió que Israel "seguirá velando por su derecho de vivir como judíos" donde elijan, y de "educar a los niños en el amor a Israel".