Francia guarda un minuto de silencio por la masacre de Charlie Hebdo

Hollande y Sarkozy reiteran su llamamiento a la unidad tras el atentado

Minuto de Silencio (Archivo)

internacional

| 08.01.2015 - 12:36 h
REDACCIÓN

Francia guardó un minuto de silencio al mediodía en memoria de las víctimas de la masacre ayer en el semanario satírico Charlie Hebdo, en la que murieron doce personas y otras once resultaron heridas.

La catedral de Notre Dame de París hizo sonar sus campanas a las 12.00 hora local (11.00 GMT) para recordar a los fallecidos en el ataque perpetrado supuestamente por tres personas, entre ellas los hermanos Kouachi, que se dieron a la fuga y están siendo buscadas por las fuerzas de seguridad.

El presidente francés, François Hollande, se unió a la manifestación de condolencia en la Prefectura de París, muy cerca de Notre Dame, acompañado por el ministro del Interior, Bernard Cazeneuve. Otras instituciones detuvieron también su actividad, al igual que miles de ciudadanos franceses en ciudades y pueblos de todo el país.

En París, cientos de personas se concentraron en la céntrica plaza de la Republique, donde ayer se celebró unas masiva concentración de repulsa, mientras que en otras localidades como Toulouse (sur), miles de personas se unieron de forma espontánea al homenaje, que culminaron cantando La Marsellesa, el himno nacional.

El día de hoy fue decretado como jornada de luto nacional por Hollande ayer en una declaración institucional, y las banderas ondearán en todo el país a media asta durante tres días.

HOLLANDE Y SARKOZY MANTIENE UNA REUNION

El presidente francés, François Hollande, y su predecesor, el conservador Nicolas Sarkozy, reiteraron mensajes en favor de la unidad de los franceses tras el atentado mortal contra el semanario satírico "Charlie Hebdo".

Hollande, en un discurso de homenaje a una personalidad de la resistencia francesa, señaló que ante un ataque como el de ayer "nuestro país, nuestra gran Francia, sabe unirse para defender su ideal, el de la República, el de la paz, frente a los que la pretenden atacar matando periodistas y policías".

Recordó que se vive una jornada de duelo nacional porque "Francia ha sido atacada en su corazón, en su capital, en un lugar donde soplaba un viento de libertad, y por tanto de resistencia".

Sarkozy, que fue recibido esta mañana por Hollande en el Palacio del Elíseo, señaló a los medios de comunicación a la salida que el objeto de la reunión era "mostrar el clima de unidad nacional que es el deber de todos frente al ataque de fanáticos determinados contra la civilización, contra la República".

"No es siquiera una cuestión de democracia o de la República, sino de civilización", comentó en tono grave el presidente de la Unión por un Movimiento Popular (UMP), principal partido de oposición. El anterior jefe del Estado mostró la "disponibilidad" de su formación para colaborar con el presidente, al que solicitó "mejorar nuestros dispositivos" para "proteger a los franceses".

"Como yo, está convencido en que hay que aumentar el nivel de vigilancia", indicó antes de añadir que puesto que "la amenaza evoluciona, nuestro dispositivo debe evolucionar también".