Francia e Italia proponen modificaciones al Tratado de Schengen

Berlusconi reclama una "mayor solidaridad" a sus socios comunitarios ante la crisis migratoria

"Ninguno quiere negar Schengen, pero en circunstancias excepcionales hemos acordado que pueda haber variaciones"

Jiménez reacia a cambiar el Tratado de Schengen, que ha "funcionado muy bien"

internacional

| 26.04.2011 - Actualizado: 17:38 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Los Gobiernos de Francia e Italia propusieron hoy modificar el Tratado de Schengen, que establece la libre circulación de personas, como consecuencia de la actual crisis migratoria por el flujo de indocumentados del norte de África. Al término de la cumbre bilateral ítalo-francesa celebrada hoy en Roma, el primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, explicó que, durante su encuentro con el presidente de Francia, Nicolás Sarkozy, ambos acordaron además pedir una "mayor solidaridad" a sus socios comunitarios para hacer frente a la crisis migratoria.

"Hemos hablado de Schengen. Las cosas tienen que ser reguladas entre países amigos sobre la base del derecho existente. Ninguno quiere negar Schengen, pero en circunstancias excepcionales hemos acordado que pueda haber variaciones que tienen que ser trabajadas de modo conjunto", comentó Berlusconi en una comparecencia de prensa conjunta.

"Francia cada año ha recibido más de 50.000 inmigrantes. Italia ha recibido, por el contrario, una media de 10.000. El esfuerzo de Francia ha sido cinco veces superior al esfuerzo hecho por Italia y de esto nosotros somos conscientes", añadió.

El jefe del Gobierno italiano explicó asimismo que de esta cumbre bilateral sale una carta común que Italia y Francia enviarán al presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, para pedir una "mayor solidaridad" a sus socios y la colaboración en medidas de apoyo a los países de la ribera sur del Mediterráneo.

Por su parte, Sarkozy, quien expresó la cercanía del pueblo francés con el italiano ante la emergencia migratoria a la que hace frente con la llegada de más de 26.000 indocumentados del norte de África en 2011, indicó que el deseo de Francia es que "Schengen siga vivo, pero para que viva tiene que ser reformado".

La cumbre ítalo-francesa celebrada este martes en Roma, en la que participaron los ministros del Interior, Economía y Exteriores de ambos países, resultó "muy, muy positiva", según explicó Berlusconi. "De ella sale la fuerte convergencia de Francia e Italia sobre todos los temas que hemos afrontado. Como sabéis hemos podido abordar distintos asuntos, como la situación en Libia, en el Mediterráneo, la migración y la cooperación con el norte de África", indicó el jefe del Gobierno italiano.

"Hemos decidido trabajar juntos en las relaciones con el Gobierno de Túnez para la vigilancia de las costas para que no haya este volumen de inmigración", indicó Berlusconi, quien explicó que el presidente francés comparte la intención disuasoria de las medidas tomadas por su Gobierno para impedir que más tunecinos se echen al mar hacia las costas italianas.

TRINIDAD JIMÉNEZ REACIA A CMBIAR EL TRATADO DE SCHENGEN

La ministra española de Asuntos Exteriores, Trinidad Jiménez, se ha mostrado reacia a adoptar cambios en el Tratado de Schengen por el aumento de los flujos migratorios que han provocado las revueltas árabes, y ha recordado que este espacio de libre circulación ha funcionado "muy bien" hasta el momento.

En declaraciones a los periodistas en el Senado, Jiménez ha aludido así a la propuesta del primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, y el presidente de Francia, Nicolás Sarkozy, de hacer modificaciones a este tratado, que regula la libre circulación de personas en Europa, para afrontar crisis como la que vive Italia con la llegada masiva de indocumentados del norte de África. La titular de Asuntos Exteriores ha señalado que "el Gobierno no es partidario de tomar decisiones en función de cómo evolucionan acontecimientos que pueden tener un carácter coyuntural y temporal".

Ha insistido en que hasta ahora el espacio Schengen ha funcionado "muy bien, con la coordinación de todos los países" y ha recordado que cualquier iniciativa encaminada a ordenar los flujos migratorios en la UE se estudiará en los órganos competentes. Mientras, ha reiterado, el Gobierno no está a favor de buscar vías alternativas o de "entrar en modificaciones" de algo que hasta la fecha ha funcionado con "garantías".

Tras recordar que no hay todavía ninguna propuesta formal al respecto, ni se ha discutido en ningún órgano comunitario, Jiménez ha apuntado que España expondrá su postura cuando se reúnan al efecto los ministros de Justicia e Interior, encargados de esta cuestión.

La ministra ha insistido en que Europa cuenta con "mecanismos para ordenar los flujos migratorios, y para coordinar sus decisiones", y ha añadido que el Gobierno no quiere que se dé "marcha atrás en conquistas y avances en el seno de la UE".