Francia condena al etarra Carrera Sarobe a cadena perpetua por el atentado Capbreton

Carrera Sarobe, de 40 años, tendrá que pasar como mínimo 22 años entre rejas

internacional

| 26.04.2013 - 09:10 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

La justicia francesa ha condenado a cadena perpetua al ex jefe etarra Mikel Carrera Sarobe, "Ata", por el asesinato el 1 de diciembre de 2007 de dos guardias civiles en Capbreton, y a 28 años de cárcel a Saioa Sánchez Iturregui, "Hintza" pero absolvió por esos hechos a Asier Bengoa López de Armentia.

Carrera Sarobe, de 40 años, tendrá que pasar como mínimo 22 años entre rejas antes de poder acogerse a cualquier beneficio penitenciario, según la sentencia del Tribunal de lo Criminal de París, que le consideró el responsable del comando de tres personas que asesinó, con premeditación, a Raúl Centeno y Fernando Trapero.

El tribunal también fijó en al menos dos tercios de los 28 años el periodo que Sánchez Iturregui (31 años) tendrá que cumplir de forma efectiva en la cárcel por ese crimen, que se desarrolló en el aparcamiento de una cafetería de Capbreton donde el trío de etarras habían coincidido con los dos agentes, cuando éstos estaban en una misión de detección de miembros de la banda en esa parte de Francia.

MUESTRA DE OLOR

Si hasta ese punto las siete juezas siguieron casi exactamente la petición de la Fiscalía, se desmarcaron de la acusación al absolver a Bengoa, contra el que no consideraron que las pruebas aportadas fueran suficientes para demostrar su culpabilidad.

De hecho, y en ausencia de un reconocimiento por parte de los testigos del crimen o de trazas genéticas que hubieran dejado en su huida -algo que sí se daba para "Ata" e "Hintza"-, el principal elemento que pesaba en su contra era la muestra del olor que se había tomado en las sillas que el comando ocupó en la cafetería de Capbreton.

El tribunal no quiso abrir paso a una jurisprudencia que admitiera como prueba condenatoria de un delito de esta magnitud el peritaje de los perros policía que asociaron esa muestra con la que se realizó cuando Bengoa fue arrestado cuatro días más tarde, al término de una accidentada huida junto a Sánchez Iturregui.

En cualquier caso, pese a no llevar más que unas semanas integrado en la organización terrorista de acuerdo con la acusación, este hombre de 37 años fue sentenciado a 15 años por otros cargos, lo que alienta las dudas de las magistradas sobre su responsabilidad en Capbreton.

De los otros cuatro encausados en este sumario, que no estaban imputados directamente por el asesinato, la sanción más fuerte fue para Garikoitz Aspiazu Rubina, "Txeroki" (39), de nueve años, esencialmente como dirigente terrorista en el momento de los hechos -un cargo por el que también fue condenado Carrera Sarobe-.

PRIMERA SENTENCIA EN FRANCIA PARA TXEROKI

Para "Txeroki", se trata de la primera vez que es sentenciado en Francia en tanto que jefe de ETA, aunque como sólo se refería a unas pocas semanas a finales de 2007, queda margen para que la justicia francesa le vuelva a sentar en el banquillo para reprocharle haber estado al frente del aparato militar durante al menos cuatro años hasta su captura el 17 de noviembre de 2008.

En Francia ya había sido sentenciado en tres ocasiones a veinte, ocho y seis años respectivamente, con lo que sumaba más del máximo de 30 años que fija la legislación de cumplimiento efectivo. El Tribunal de lo Criminal de París dictó siete años para Ibón Goieaskoetxea Arronategi (47), cinco para Eider Uruburu Zabaleta (35) y otros tantos para Iratxe Sorzábal Díaz (41).

Sorzábal Díaz, considerada una de las actuales dirigentes de la banda -era uno de los que fueron expulsados de Noruega el pasado invierno- fue la única que no compareció durante las cuatro semanas de audiencia en París, ya que se encuentra en busca y captura, con lo que fue condenada en rebeldía.

Las familias de Centeno y Trapero se mostraron satisfechas por la cadena perpetua de Carrera Sarobe y los 28 impuestos a Sánchez Iturregui, pero por boca de su abogado, Bérenger Tourné, manifestaron una cierta desazón ante la absolución de Bengoa.

"El duelo no puede empezar ahora para mis clientes" porque "de este proceso se escapa para ellos la sombra del tercer co-asesino", señaló Tourné, que también se quejó del "mutismo" de los acusados y del "muro de las autoridades de tutela al que nos hemos enfrentado" para conocer algunos detalles que considera sin respuesta sobre el crimen de Capbreton.