Fillon promete una Francia de derechas y patriota para salir de la decadencia

internacional

| 14.01.2017 - 14:22 h
REDACCIÓN
Más sobre: FranciaSuscrbeteSuscríbete

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El candidato conservador a la presidencia de Francia, François Fillon, reiteró hoy sus principios "de derechas y patriotas" pese a las críticas recibidas y aseguró que sólo con sus propuestas radicales Francia podrá superar la "decadencia" en la que le ha sumido la izquierda.

En el discurso de aceptación de su candidatura a la presidencia ante el partido Los Republicanos, Fillon dijo que la campaña a las presidenciales de abril-mayo próximo no le llevará a moderar el programa que le condujo a la victoria en las primarias de hace dos meses.

Reiteró sus recetas de recortar el Estado, de favorecer la iniciativa privada para conseguir el pleno empleo, que es su "prioridad", y para convertir Francia "en la primera potencia europea en diez años".

También se mantuvo firme en su lucha contra la inmigración, que quiere "reducir al mínimo", dejando entrar solo a aquellos que el mercado laboral francés reclame. Y, a todos los que entren, les exigirá "trabajar, aprender el francés y respetar las leyes del país".

El que fuera primer ministro entre 2007 y 2012, bajo la presidencia de Nicolas Sarkozy, se mostró abierto a "enriquecer" su proyecto, pero sin que eso suponga "poner agua en el vino".

Porque para sacar al país de la situación actual, el favorito de los sondeos para conquistar el Elíseo aseguró que "no servirán medidas timoratas" sino que "hará falta un cambio de rumbo profundo".

Fillon trazó un sombrío panorama de la situación en la que se encuentra Francia, con 6 millones de parados; un crecimiento "que no sirve para detener la precarización del país", una enorme deuda y el avance del extremismo político.

Tampoco fue mejor su diagnóstico de la situación internacional, en la que notó "una Europa paralizada" y "la amenaza del totalitarismo islamista".

Frente a ello, el candidato conservador, muy aplaudido por el público que abarrotó una sala de conferencias de París, apostó por asumir, sin complejos, sus propuestas "de derechas y patriotas", pese a que eso les genere críticas.

"No tenemos más elección que ir al fondo, que acelerar al máximo. Lo contrario condenaría a los franceses a compartir migajas. Yo quiero levantar Francia mientras que los demás persiguen asistirla en su decadencia", clamó.

De ello acusó a los socialistas, pero también al exministro de Economía Emmanuel Macron, candidato independiente a la presidencia, y a la que los sondeos apuntan que será su rival en la segunda vuelta de las presidenciales, la ultraderechista Marine Le Pen.

Fillon aseguró que los franceses están "preparados" para asumir su programa, cansados de disputas ideológicas que les han llevado a la parálisis.

Acusado de ser un hombre cercano al presidente ruso, Vladimir Putin, Fillon aseguró que su único interés en política internacional será "defender a Francia".

"No importa quien dirija el Kremlin o la Casa Blanca, la amistad no tiene lugar cuando se trata de defender el emplazamiento de Francia en el mundo y la seguridad de los franceses", afirmó en referencia a su amistad con Putin.

El ex primer ministro apostó, sin embargo, por mantener un "diálogo franco" con Rusia, al tiempo que prometió defender la independencia de Francia incluso si es supone oponerse a EEUU.

Fillon aseguró que Europa debe se "un amplificador de la soberanía" de los estados que la componen y tiene que servir para "defender la civilización europa y su futuro común".

Frente a Le Pen, que apuesta por la salida del euro, Fillon defendió la moneda única, "que puede ser un beneficio en manos de un Gobierno económico europeo".

También pidió que se cree la Europa de la defensa y pidió que cada país contribuya a la misma, incluida Alemania.