Fillon pide perdón por emplear a su familia pero insiste que todo fue legal

"Nada me hará renunciar a la candidatura", aseguró

El candidato conservador a la presidencia de Francia, François Fillon

internacional

| 06.02.2017 - 17:13 h
REDACCIÓN

El candidato conservador a la presidencia de Francia, François Fillon, pidió hoy perdón por haber empleado a su esposa y sus hijos como asistentes parlamentarios, una práctica que "rechazan los franceses" pero que "es legal", insistió.

En una multitudinaria conferencia de prensa, el ex primer ministro aseguró que es objeto de "una campaña difamatoria y calumniosa" para evitar que su programa de "ruptura" triunfe en las presidenciales, aunque admitió haber cometido "errores". "Dar trabajo a mi familia fue un error y presento mis excusas a los franceses. Era una práctica habitual en el pasado que en la actualidad rechazan los franceses. Se trataba de una relación de confianza que ahora despierta desconfianza", aseguró el candidato.

Fillon señaló que contrató a sus familiares porque tenían la competencia para el puesto y porque era un cargo de confianza y recordó que es "legal".

El candidato conservador indicó que solo entendió que este tipo de prácticas suscitaban el rechazo de la población hace tres años y, desde entonces, no tiene contratados a familiares.

Fillon se comprometió a publicar en internet el detalle de la remuneración de su esposa, Penelope, y de sus hijos Charles y Marie, que consideró "justas y transparentes".

En relación con su esposa, señaló que se ocupaba de asuntos en la circunscripción electoral de Sarthe, por donde era diputado, y, por ello, no acudía al Parlamento. "Cumplía acciones modestas, en la sombra, a solas, que parecen anodinas pero que son indispensables", indicó.

Tras mostrarse convencido de que será absuelto por la justicia, rechazó que vaya a retirar su candidatura al Elíseo y se presentó como el único capaz de llevar a cabo su programa, al tiempo que auguró un "fracaso" de la derecha en caso de cambio en la cabeza de cartel.

"Nada me hará renunciar a la candidatura", aseguró sobre una posible caída en los sondeos que, dijo, nunca predijeron su victoria en las primarias del centro-derecha de diciembre pasado.

Pese a que reconoció que emplear a su esposa genera dudas éticas, Fillon aseguró que no devolverá el dinero que ella ganó "porque corresponde a un trabajo llevado a cabo".