Felipe VI asegura que las empresas españolas tienen "vocación de permanencia" en México

El rey intervino en el Encuentro Empresarial España-México, junto al presidente, Enrique Peña Nieto

España es el segundo inversor mundial en México, por detrás de Estados Unidos

México es el sexto inversosr internacional en España

internacional

| 30.06.2015 - 17:58 h
REDACCIÓN

El rey de España, Felipe VI, afirmó que las empresas españolas implantadas en México representan una "apuesta decidida" y con "vocación de permanencia", y animó a las firmas mexicanas a invertir en España como "plataforma ideal" para acceder a nuevos mercados.

El rey intervino en el Encuentro Empresarial España-México, junto al presidente del país americano, Enrique Peña Nieto, celebrado en un hotel de Ciudad de México ante más de 700 directivos de ambos países, durante la segunda jornada de su visita de Estado.

Pese al fuerte impacto de la crisis económica, don Felipe aseguró que los intercambios y la colaboración al máximo nivel entre España y México "siguen siendo una constante y cada vez se ven más fortalecidos".

Más de 5.300 empresas españolas tienen presencia en México, "cifra que habla por sí sola", según el rey. "Es una apuesta decidida, en constante aumento y con vocación de permanencia. Las empresas españolas crean riqueza, generan empleos y se integran en México y su sociedad. Poseen un gran nivel de excelencia y liderazgo y están presentes tanto en sectores de vanguardia de la economía mexicana como en sectores tradicionales", destacó el rey.

A la vista del aumento recíproco de las inversiones, don Felipe se mostró convencido de que las empresas españolas y mexicanas "resultan ser un excelente binomio en términos de trabajo y de resultados".

Don Felipe aseguró que las relaciones económicas y comerciales entre ambos países "se nutren sin duda de ese cúmulo de afinidades e intereses compartidos y crecen con fuerza" en beneficio del bienestar de sus sociedades.

"El progreso económico que juntos generamos es así un síntoma muy claro y positivo del excelente estado de nuestras relaciones en tantos ámbitos", se felicitó.

España y México iniciaron a mediados de la década de los 90 un proceso de profundización de sus relaciones comerciales y económicas con la inversión de grandes empresas en sectores como las finanzas, el turismo, la energía o las telecomunicaciones.

Dos décadas después, destacó el rey, México se ha convertido en "un socio comercial de primer orden" para España al ser el mercado más importante en Iberoamérica.

Don Felipe recordó que España ha pasado a ser el segundo inversor mundial en México, por detrás de Estados Unidos, con un monto acumulado desde el año 1999 de más de 50.000 millones de dólares (unos 45.000 millones de euros).

MEXICO PRIMER DESTINO DE LAS INVERSIONES ESPAÑOLAS EN AMERICA LATINA

México es el primer destino de las exportaciones españolas a América Latina y ocupa el puesto 15 en términos absolutos. En el lado contrario, México es el segundo inversor extranjero no europeo y el sexto internacional en España, que es su primer comprador en la Unión Europea y el cuarto a nivel mundial.

Don Felipe animó a las compañías mexicanas a seguir aprovechando la oportunidad que ofrece España como "plataforma ideal para la expansión hacia algunos de los mercados más prometedores del mundo".

"Es un referente mundial en infraestructuras y muchas multinacionales de industrias de alta tecnología han elegido como base nuestro país por su excelencia y sus centros de investigación", aseveró. El rey valoró que muchas firmas españolas hayan unido fuerzas con sus socios mexicanos a través de fórmulas de cooperación para acceder a nuevos mercados.

En un escenario económico internacional "tan complejo" como el actual, don Felipe hizo hincapié en que "todos los esfuerzos destinados a crear valor, riqueza y empleo y a promover negocios en beneficio del bienestar general son especialmente importantes". "En este contexto, la singular relación que nuestros dos países mantienen adquiere un especial valor y se torna mutuamente beneficiosa", incidió.

Felipe VI remarcó que no son solo las multinacionales españolas las que han apostado por México, sino también las medianas y pequeñas empresas empujadas por el proceso de internacionalización de la economía española que "tan necesario se hace en las circunstancias actuales".

"Son empresas siempre comprometidas con la creación de valor, empleo y oportunidades para todos, para México y para España", reafirmó.

En la inauguración del foro, además de los reyes y Peña Nieto, estuvieron presentes el ministro de Asuntos Exteriores español, José Manuel García-Margallo, y el secretario de Economía de México, Ildefonso Guajardo.

También intervinieron el presidente de la patronal mexicana (Comce), Valentín Díez Morodo, y el de la española (CEOE), Juan Rosell. Durante el acto, se proyectaron vídeos de promoción de la imagen de España y México en el mundo.