La UE pedirá el cierre de los bancos problemáticos cuya quiebra no desestabilice la economía

Eurostat confirma que la ayuda a la banca tendrá impacto en deuda y déficit

El tipo "casi prohibitivo" del 8,5% que deben pagar las entidades tiene como objetivo forzar la venta de activos

Eurostat analizará con las autoridades españolas la recapitalización caso por caso

economia

| 13.06.2012 - 18:02 h
REDACCIÓN

La Unión Europea pedirá a España como condición para recibir el rescate bancario de hasta 100.000 millones de euros pactado el pasado fin de semana que cierre las entidades problemáticas cuya quiebra no desestabilice la economía. "No tenemos por qué salvar a todos los bancos si no es estrictamente necesario", ha asegurado un alto funcionario europeo. "Hay casos en que habrá que liquidar entidades", ha agregado.

Ningún banco con problemas recibirá ayuda hasta que no presente un plan de reestructuración que garantice su viabilidad futura sin subvenciones y limite las distorsiones de competencia.

Además, las entidades que pidan fondos públicos deberán abonar un interés de al menos el 8,5% (frente a entre el 3% y el 4% que pagará España por la ayuda europea). El objetivo de este tipo "casi prohibitivo" es empujar a los bancos a intentar al máximo lograr la recapitalización a través de mecanismos de mercado, con la venta de activos o fusiones.

"Si alguna entidad por los mecanismos de mercado no llega a cubrir esas necesidades y se considera que su liquidación podría tener un impacto sistémico en la economía española ahí habría intervención pública, con condiciones muy estrictas", han explicado las fuentes consultadas.

La UE quiere "evitar al máximo que se utilice dinero público", de modo que "si hay entidades que deben quebrar, quebrarán".

Bruselas cree que pude haber actores en el mercado, tanto nacionales como internacionales, interesados en adquirir activos en el mercado bancario español. Aunque en estos momentos ninguna operación puede considerarse libre de riesgo, "hay inversiones que pueden ser prometedoras" porque la crisis terminará y el sistema financiero español resulta "interesante" por su proyección en otras regiones del mundo como América Latina. "Puede interesar a los inversores que quieran apostar a largo plazo", señalan las fuentes.

El secretario de Estado de Economía, Fernando Jiménez Latorre, ha rechazado de plano este miércoles la posibilidad de que el Gobierno cierre algunos bancos en el marco de la reestructuración financiera, ya que lo que se hará tras recibir la ayuda será "algo muy parecido" a lo que se ha hecho hasta ahora desde el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB).

EUROSTAT CONFIRMA QUE EL PRESTAMO TENDRÁ IMPACTO DIRECTO EN LA DEUDA Y LOS INTERESES EN EL DÉFICIT

La oficina estadística comunitaria Eurostat ha confirmado que el préstamo que recibirá España para recapitalizar a la banca a través del FROB tendrá un impacto directo en la deuda, como lo tendrán los intereses del mismo en el déficit. "El préstamo tomado por el Gobierno español incrementará directamente la deuda (...) Habrá también un impacto directo en el déficit por el gasto que se deriva de los intereses", señala Eurostat en una nota informativa.

Sin embargo, recalca que se desconocen de momento las cantidades y las condiciones asociadas al préstamo que el Gobierno español canalizará a través del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB).

El Eurogrupo aprobó el sábado conceder a España una línea de crédito de hasta 100.000 millones de euros para recapitalizar a los bancos.

La oficina estadística comunitaria afirma además que es demasiado pronto para responder de forma precisa sobre el impacto que tendrá en el déficit la recapitalización en sí, la cual, según indica Eurostat, se hará a través de inyecciones de capital.

No obstante, explica que, como regla general, el impacto en el déficit depende de si las inyecciones son consideradas como un gasto gubernamental. "Una inyección de capital será considerada como una transacción financiera sin ningún impacto en el déficit si el gobierno actúa en la misma manera que un inversor privado", al buscar una remuneración a precios de mercado, señala la oficina estadística.

Por contra, una inyección de capital "es considerada un gasto gubernamental con un impacto en el déficit si el Gobierno está de facto cubriendo las pérdidas de un banco", indica.

Eurostat analizará, en colaboración con las autoridades estadísticas españolas la recapitalización caso por caso en cuanto se conozcan los detalles sobre el préstamo, agrega la nota.