Rehn no descarta dar más tiempo a España para recortar el déficit

Lo condiciona a resolver los problemas de las cajas y controlar el gasto de las comunidades

Resalta que el Pacto de Estabilidad permite una "diferenciación" entre Estados por su situación económica

Europa celebrará una cumbre extraordinaria el 23 de mayo consagrada al crecimiento

internacional

| 08.05.2012 - 12:33 h
REDACCIÓN

El vicepresidente de la Comisión y responsable de Asuntos Económicos, Olli Rehn, no ha descartado este martes dar una prórroga de un año a España para reducir el déficit al 3% del PIB -hasta 2014 en lugar de 2013- si el Gobierno de Mariano Rajoy resuelve ya los problemas en el sector de las cajas de ahorro y controla el gasto de las comunidades autónomas.

"El Pacto de Estabilidad y Crecimiento no sólo permite, sino que aconseja, una diferenciación entre los Estados miembros teniendo en cuenta su margen presupuestario y situación económica", ha dicho Rehn en rueda de prensa al ser preguntado por si está sopesando dar a España más plazo para corregir su déficit excesivo.

No obstante, el vicepresidente no ha querido adelantar su propuesta hasta la presentación el próximo viernes 11 de mayo de las previsiones económicas de la Comisión y de "nuestro análisis de la situación presupuestaria y económica de España y del resto de Estados miembros".

En todo caso, Rehn ha insistido en que España, al ser un "Estado miembro vulnerable que ha estado sujeto a un estrecho escrutinio de los mercados", debe "adoptar medidas inmediatas y contundentes en materia de reformas estructurales y estabilidad financiera" con el objetivo de crear confianza.

"Así por ejemplo, para España la clave para reforzar la confianza es abordar los retos presupuestarios y financieros inmediatos, especialmente los problemas en el sector de las cajas de ahorro y en el

gasto de los gobiernos regionales, así como continuar las reformas estructurales", ha insistido el vicepresidente de la Comisión.

Por su parte, el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, que compareció junto a Rehn, reconoció que se necesitan "ajustes muy precisos", así como tener en cuenta la situación de cada país, si bien hizo hincapié en que no hay alternativa a la consolidación y las reformas estructurales.

"Nunca hemos dicho que hubiera soluciones milagrosas a corto plazo", sostuvo y consideró que sería "irresponsable" a los países que potencien el crecimiento aumentando su déficit porque "la consecuencia sería inmediata: pagarían tipos de interés mucho más altos".

CUMBRE EL 23 DE MAYO

Por otra parte, los jefes de Estado y de Gobierno de los Veintisiete celebrarán una cumbre extraordinaria el próximo miércoles 23 de mayo consagrada a debatir medidas para reactivar el crecimiento en Europa.

"El miércoles 23 de mayo será la fecha de nuestra cena informal de jefes de Estado y de Gobierno", ha anunciado el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, en su cuenta de 'Twitter'.

La cumbre extraordinaria será el estreno del presidente electo francés, Franois Hollande, en la escena comunitaria y la primera oportunidad para que presente al resto de líderes europeos su petición de complementar el Tratado para reforzar la disciplina fiscal con medidas para impulsar el crecimiento.

Los líderes europeos debatirán además otras iniciativas para impulsar el crecimiento como la ampliación del capital del Banco Europeo de Inversiones (BEI) o la creación de bonos para financiar grandes proyectos de infraestructura.

No obstante, los mandatarios comunitarios han insistido hasta ahora que el crecimiento no es una alternativa a los ajustes fiscales, y que la consolidación presupuestaria debe ser el "cimiento" de las nuevas medidas para impulsar la inversión.