Estrasburgo condena a España por violar la libertad de expresión de Otegi al condenarle por injuriar al Rey

nacional

| 15.03.2011 - 11:53 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo (TEDH) ha condenado a España por vulnerar el derecho a la libertad de expresión del que fuera portavoz de Batasuna, Arnaldo Otegi, cuando fue condenado a un año de prisión por un delito de injurias al Rey por llamar al monarca "responsable de los torturadores".

En concreto, la sentencia hecha pública este martes por el TEDH, critica la "sobreprotección" de la legislación española respecto a la figura del Rey y condena a España a pagar a Otegi --a quien se impuso una pena "particularmente severa" y "desproporcionada", dice-- 20.000 euros por daños morales y los 3000 euros que cuestan las costas del procedimiento.

En concreto, los magistrados del tribunal de Estrasburgo critican en su sentencia que el Rey cuente en la legislación española con un nivel de protección más alto que el de otras persona. "El hecho de que el Rey ocupe una posición de neutralidad en el debate político, una posición de árbitro y de símbolo de la unidad del Estado, no puede ponerle al abrigo de todas las críticas en el ejercicio de sus funciones oficiales", dice la resolución.

Otegi fue condenado por los tribunales Supremo y Constitucional después de referirse a una visita efectuada por el Rey Don Juan Carlos a Vizcaya en 2003, días después del arresto de diez trabajadores del diario Egunkaria. El ex portavoz de Batasuna ocupaba entonces el cargo de portavoz del grupo parlamentario Sozialista Abertzaleak. Cumplió la condena impuesta entre el 8 de junio de 2007 y el 30 de agosto de 2008 y reclamaba al TEDH una indemnización de 78.586 euros por "la pérdida de emolumentos como parlamentario vasco a causa del encarcelamiento".

RESPONSABLE DE LOS TORTURADORES

El líder de la izquierda abertzale se refirió a las torturas que los arrestados de Egunkaria habían denunciado y aseguró en referencia al monarca: "*Cómo es posible que se fotografíen hoy en Bilbao con el rey de España cuando el rey de España es el jefe supremo del Ejército español, es decir, el responsable de los torturadores y el que protege la tortura e impone su régimen monárquico a nuestro pueblo por medio de la tortura y la violencia?".

Según el Constitucional, las afirmaciones del líder de la organización ilegalizada sobre el Rey superaban de manera "patente" por su notorio "carácter infame" el nivel de lo lícito. Estrasburgo entiende sin embargo que se ha vulnerado el derecho de Otegi a expresarse libremente.

La decisión ha sido tomada por una sala de la Sección Tercera del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, presidida por el magistrado español Josep Casadevall, que ha respaldado los argumentos de Otegi, que alegaba en una demanda presentada en 2007 que la condena constituía un atentado injustificado contra su derecho a la libertad de expresión.

La sentencia recuerda que las críticas de Otegi no atentaron contra la vida privada del Rey o su honor personal ni tampoco cuestionaron la forma en la que el monarca accedió a sus funciones oficiales ni le atribuían responsabilidad individual en la comisión de una infracción penal concreta.

ERA "UN CARGO ELEGIDO POR EL PUEBLO"

En opinión de Estrasburgo, el derecho a la libertad de expresión es "precioso" para todos pero más aún --dice-- para "un cargo elegido por el pueblo", como lo era entonces Otegi en calidad de parlamentario. Los magistrados defienden que las manifestaciones realizadas por el ex portavoz de Batasuna eran "un juicio de valor" que pueden enmarcarse "en un debate más amplio sobre la responsabilidad de las Fuerzas de Seguridad del Estado en casos de malos tratos".

"provocador", la Sección Tercera agrega que "a cualquier persona que participa en un debate público de interés general" debería permitírsele "una cierta dosis de exageración".

La sentencia pone también de manifiesto que, a pesar de que las palabras del miembro de Batasuna "pintan un cuadro negativo sobre el Rey" no animan al uso de la violencia. "No se trata de un discurso de odio", destaca.