Estados Unidos y Cuba normalizan relaciones con la mediación del Papa

Barak Obama y Raúl Castro hablaron ayer por teléfono

Raul Castro anuncia el "restablecimiento de las relaciones diplomáticas"

Obama pide al Congreso la suspensión del embargo económico unilateral sobre Cuba

El exilio cubano rechaza el canje de 4 espías y pide presencia en el diálogo bilateral

El Papa se complace vivamente del restablecimiento de lazos

internacional

| 17.12.2014 - Actualizado: 22:11 h
REDACCIÓN

El intercambio de cuatro presos por espionaje entre Cuba y Estados Unidos y la liberación del estadounidense Alan Gross abrieron la puerta a que los dos países pongan fin a más de cinco décadas de enemistad política.

Según altos cargos del Gobierno de Washington que hablaron a condición de anonimato, la Casa Blanca ha ordenado el inicio inmediato de un diálogo con Cuba para restablecer las relaciones diplomáticas entre ambos países, rotas desde 1961. Ello incluirá la apertura de embajadas en ambas capitales.

Ayer martes, Obama y Castro hablaron por teléfono para cerrar el acuerdo por el que ambos países se han comprometido además a iniciar un diálogo sobre el restablecimiento de sus relaciones diplomáticas, tras un proceso negociador en el que desempeñó un papel importante el papa Francisco y el gobierno de Canadá, según han confirmado Obama y Castro.

COMPARECENCIAS PARALELAS DE LOS MÁXIMOS LÍDERES

El presidente cubano, Raúl Castro, anunció hoy que Cuba y Estados Unidos han acordado el "restablecimiento de las relaciones diplomáticas" y "adoptar medidas mutuas para mejorar el clima bilateral".

"Resultado de un diálogo al más alto nivel, que incluyó una conversación telefónica que sostuve ayer con el Presidente Barack Obama, se ha podido avanzar en la solución de algunos temas de interés para ambas naciones", señaló Castro en una intervención en la televisión estatal cubana vestido de militar.

El presidente de EEUU, Barack Obama, anunció un cambio histórico en las relaciones con Cuba porque, a su juicio, la política actual "ha fracasado durante décadas" y pidió un debate "honesto" en el Congreso sobre el fin del embargo impuesto a la isla en 1961. El "aislamiento no ha funcionado", argumentó hoy Obama, para quien "es momento de un nuevo enfoque" hacia Cuba.

"No espero que los cambios que estoy anunciando hoy provoquen una transformación de la sociedad cubana de la noche a la mañana", señaló Obama. No obstante, defendió que una "política de compromiso" con la isla puede ser mucho más eficaz que el "aislamiento", y que "no sirve a los intereses de Estados Unidos" tratar de "empujar a Cuba hacia el colapso".

El mandatario cubano, Raúl Castro aclaró que, aunque se ha decidido avanzar en la normalización de las relaciones entre los dos países, "esto no quiere decir que lo principal se haya resuelto" y exigió el fin del "bloqueo económico, comercial y financiero que provoca enormes daños humanos y económicos".

El presidente cubano admitió que persisten profundas diferencias entre los dos países, "fundamentalmente en materia de soberanía nacional, democracia, derechos humanos y política exterior", pero reafirmó la "voluntad" del Gobierno de Cuba a dialogar sobre todos esos temas. "Proponemos al Gobierno de los Estados Unidos adoptar medidas mutuas para mejorar el clima bilateral y avanzar hacia la normalización de los vínculos entre nuestros países, basados en los principios del Derecho Internacional y la Carta de las Naciones Unidas", indicó Castro.

Obama aseguró que apuesta por "una Cuba más libre y más próspera" y tendió una "un mano de amistad" al pueblo cubano, al anunciar medidas como la apertura de embajadas en La Habana y Washington y la flexibilización de las restricciones a los viajes, el comercio y las remesas a Cuba. Barack Obama, terminó su discurso con una frase en español: "Todos somos americanos".

Altos funcionarios estadounidenses señalaron que la decisión de Obama supondrá el cambio más significativo en la política de Washington hacia Cuba "en más de cincuenta años" pues el presidente de EEUU cree que las medidas de acercamiento a La Habana son "una herramienta mejor que el aislamiento" al que se ha sometido a la isla en las últimas décadas.

El presidente estadounidense también confirmó hoy su participación en la Cumbre de las Américas que acogerá Panamá en abril de 2015 y a la que Cuba ha sido invitada. Además, Obama ha pedido a su secretario de Estado, John Kerry, que revise la inclusión de Cuba en la lista de países a los que EEUU considera patrocinadores del terrorismo.

EEUU decretó en 1961 un embargo económico unilateral sobre Cuba que se mantiene hasta hoy.

UN PRESO NORTEAMERICANO POR TRES CUBANOS

El histórico acercamiento ha sido posible gracias al acuerdo para que el Gobierno de Cuba pusiera en libertad "por razones humanitarias" al contratista estadounidense Alan Gross, preso en La Habana desde hace cinco años.

Además, el Gobierno de Obama ha puesto en libertad a tres espías cubanos del llamado grupo de Los Cinco que cumplían condena en EEUU, a cambio de un oficial de inteligencia estadounidense que llevaba casi 20 años preso en Cuba y cuya identidad no se ha facilitado. Se trata de los únicos agentes de la llamada Red Avisp que permanecían encarcelados desde hace trece años en Estados Unidos: Gerardo Hernández, Antonio Guerrero y Ramón Labaniño.

El estadounidense Alan Gross llegó, minutos antes de las intervenciones de ambos presidentes a la base militar de Andrews, en el estado de Maryland, a las afueras de Washington, tras ser liberado por Cuba después de pasar cinco años preso en La Habana. Gross, de 65 años, trabajaba para la Agencia Estadounidense para el Desarrollo Internacional (USAID), cuando fue detenido en La Habana en 2009 por distribuir tecnología de comunicaciones a una comunidad judía y posteriormente fue condenado a quince años de cárcel.

El presidente de Cuba, Raúl Castro, anunció asimismo que los tres agente cubanos que permanecían presos en EEUU desde 1998 ya han llegado a la isla. "Como prometió Fidel (Castro) en julio del 2001 cuando dijo volverán, arribaron hoy a nuestra patria Gerardo (Hernández), Ramón (Labañino) y Antonio (Guerrero)", dijo Castro en una alocución televisada en cadena en La Habana.

Los casos de Gross y de "Los Cinco" se habían convertido en una de las principales barreras para el deshielo de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos.

EL PAPA SE COMPLACE VIVAMENTE DEL RESTABLECIMIENTO DE LAZOS

El papa Francisco "se complace vivamente" por el anuncio del restablecimiento de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba, "con el fin de superar, por el interés de los respectivos ciudadanos, las dificultades que han marcado su historia". Así lo confirmó hoy el portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, en un comunicado remitido a los medios minutos después de que los presidentes de EE.UU., Barack Obama, y de Cuba, Raúl Castro, agradecieran el apoyo del pontífice para facilitar el diálogo entre ambos países.

El Vaticano ha confirmado que el Papa Francisco ha escrito cartas al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y a su homólogo cubano, Raúl Castro, para ayudar a restablecer relaciones diplomáticas y que acogió a las delegaciones de ambos países en octubre.

En las misivas enviadas invitaba a los dirigentes a resolver cuestiones humanitarias "de común interés", como la situación de algunos detenidos, para "dar inicio a una nueva fase de las relaciones". El Vaticano ha señalado que en todo momento su intención fue la de "ofrecer sus buenos oficios" para favorecer un diálogo constructivo "sobre temas delicados" para ambas partes.

"La Santa Sede continuará apoyando las iniciativas que las dos naciones emprenderán para acrecentar sus relaciones bilaterales y favorecer el bienestar de sus respectivas ciudadanos", ha concluido el comunicado.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, asimismo valoró de manera "muy positiva" el anuncio del restablecimiento de relaciones entre Estados Unidos y Cuba, "es una noticia muy positiva. Agradezco a los presidentes Barak Obama y Raúl Castro el haber dado este importante paso para normalizar sus relaciones", dijo Ban en su rueda de prensa de fin de año.

EL EXILIO CUBANO RECHAZA EL CANJE Y PIDE PRESENCIA EN EL DIÁLOGO

Destacados dirigentes del exilio cubano en Miami (EEUU) exigieron estar presentes en las negociaciones entre Estados Unidos y Cuba para el restablecimiento de relaciones diplomáticas.

En declaraciones a EFE en el Café Versalles de Miami, centro neurálgico del exilio cubano, el presidente del Movimiento Democracia, Raúl Sánchez, aseguró que el anuncio de Obama "es un reto" para los opositores cubanos en el interior de la isla y también para el exilio. "Estamos en el día en el que los Estados Unidos anuncian cambios de política, por lo menos de manera temporal, y los cubanos tenemos que abogar por los derechos de los que no van a estar representados en esa negociación", reclamó Ramón Saúl Sánchez.

El senador estadounidense republicano por Florida Marco Rubio anunció su rechazo al levantamiento del embargo a Cuba y anunció que hará "todo lo posible" para bloquear en el Congreso de su país las medidas tomadas por el presidente de EEUU, Barack Obama.

Marco Rubio, de origen cubano, calificó de "inexplicable" la decisión del presidente Obama de "premiar al régimen de Castro y comenzar el camino hacia la normalización de las relaciones con Cuba". Rubio declaró que la flexibilización del embargo "no traerá más democracia a Cuba, ni la liberación de los presos políticos", y se mostró convencido de que las medidas "no ayudarán en absoluto" a impulsar los derechos humanos en la isla.

Sin embargo, Rubio sí cree que el diálogo con La Habana servirá para darle al Gobierno de Raúl Castro "el impulso económico para ser una presencia permanente en Cuba durante varias futuras generaciones".

Antes del anuncio oficial que harán Obama y Raúl Castro, ya ha habido reacciones del exilio cubano en Miami (EEUU), que ha expresado su rechazo al canje de espías entre Estados Unidos y Cuba.

La liberación de Gross a cambio de la de los tres espías cubanos encarcelados en EEUU es un "tremendo error de la política internacional estadounidense", dijo a Efe Ángel Desfana, presidente de la organización Plantados.

Desfana opinó que Gross, condenado en Cuba a 15 años de prisión, "ha sido la ficha de cambio" en manos del régimen castrista para el canje por los tres espías cubanos del llamado grupo de "Los Cinco".