España y Reino Unido llaman a los embajadores recíprocos por los incidentes en el Estrecho

internacional

| 15.11.2012 - 17:47 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

El ministerio británico de Asuntos Exteriores convocó hoy al embajador de España en Londres, Federico Trillo, para expresar su protesta por presuntas incursiones de barcos españoles en aguas de Gibraltar que calificó de "provocadoras". En un comunicado, el ministerio señaló que el subsecretario permanente del Foreign Office (FO), Simon Fraser, convocó a Trillo para manifestarle la preocupación del Reino Unido en relación con esos incidentes, en especial dos incursiones ocurridas el día 13 de noviembre en aguas del Peñón, cuya soberanía reclama España. Horas despues, era el Gobierno español quien a través del ministerio de Asuntos Exteriores convocaba a consultas al embajador británico en Madrid, Giles Paxman, para mostrarle su preocupación por los últimos acontecimientos registrados en las aguas que rodean Gibraltar y dejarle claro que los pescadores españoles seguirán faenando "en aguas españolas".

Un portavoz del ministerio británico confirmó que el encuentro tuvo lugar esta mañana sin dar más detalles.

"Creemos que es en interés de España, de Gibraltar y del Reino Unido evitar cualquier incidente que pueda dañar las perspectivas de desarrollar una relación armoniosa y de colaboración entre Gibraltar y España", apuntó en el comunicado el subsecretario de Estado para Europa del Ministerio de Exteriores, David Lidington.

"Va en interés de todas las partes evitar incidentes que puedan poner en riesgo la seguridad de todos los que operan en aguas territoriales británicas de Gibraltar", agrega Lidington, que puntualiza el compromiso de Londres de proteger los intereses de los gibraltareños.

En los últimos días, las autoridades gibraltareñas indicaron que embarcaciones de la Armada española entraron en las aguas territoriales que rodean al Peñón sobre las que el Reino Unido considera que tiene soberanía, algo que no reconoce España.

En la nota divulgada hoy, el secretario de Estado para Europa del ministerio británico de Exteriores recordó que Londres ha presentado "repetidas protestas diplomáticas a España" por unas incursiones que califica de "provocadoras". Según Lidington, el 13 de noviembre hubo "dos incursiones serias" en aguas del Peñón.

El responsable para Europa del Foreign Office afirma que una embarcación española realizó labores de patrulla en aguas de Gibraltar que duraron varias horas, mientras que el mismo día 13 otro barco de aduana español buscó apresar un barco civil gibraltareño.

Esta última situación, prosigue Lidington en su comunicado, obligó a la policía de Gibraltar a intervenir a fin de salvaguardar el bienestar de sus cuatro ocupantes.

"Condeno estas incursiones provocadoras y pido al Gobierno español que asegure que no volverán a repetirse", afirma el representante del Gobierno de David Cameron.

EXTERIORES RESPALDA QUE LAS LABORES DE PATRULLAJE DE LA ARMADA SE REALIZAN "EN AGUAS ESPAÑOLAS"

El Ministerio de Exteriores ha trasladado al embajador británico su "recíproca preocupación" por los acontecimientos registrados en aguas de la Bahía de Algeciras en los últimos días. Según fuentes diplomáticas, Exteriores ha convocado al embajador británico antes incluso de que el Gobierno británico llamara a Federico Trillo en Londres.

Con su gesto, el Gobierno británico ha respaldado al Ejecutivo de Gibraltar, que los días 7 y 13 de noviembre emitió sendos comunicados de protesta por las "incursiones" de buques de la Armada en las que considera sus aguas territoriales.

Fuentes de Exteriores subrayaron entonces que no se había registrado ningún incidente y defendieron la labor rutinaria de patrulla que realiza la Armada en "aguas españolas".

El Gobierno no reconoce la soberanía británica sobre las aguas que rodean el Peñón porque el Tratado de Utrecht (1713) sólo estipuló la cesión del territorio y de las aguas del puerto.

Este litigio sobre las aguas es también el origen del contencioso pesquero que se vive en la Bahía de Gibraltar, por lo que el Ministerio de Exteriores ha reiterado hoy al embajador británico su posición y le ha señalado que "los pescadores españoles seguirán faenando en aguas españolas".