Rajoy: "No somos responsables de la frustración creada por Syriza"

España y Portugal protestan ante la CE por las declaraciones de Tsipras

Samaras acusa a Tsipras de crear "enemigos imaginarios"

internacional

| 01.03.2015 - 11:10 h
REDACCIÓN

El jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, ha advertid, en Sevilla, de que el Gobierno español no es responsable de la "frustración que ha generado la izquierda radical griega que prometió a los griegos aquello que sabían que no podían cumplir, como ha quedado demostrado".

Esas han sido las palabras de Rajoy un día después de que el primer ministro griego, Alexis Tsipras, acusara a España y Portugal de tratar de llevar a Grecia "al abismo" para "evitar un riesgo político interno" y dijera que las fuerzas conservadoras europeas han buscado "minar" cada paso del acuerdo entre Grecia y la UE para evitar que el ejemplo heleno cree escuela en estos dos países.

"Buscarse un enemigo fuera es un truco que ya hemos visto muchas veces a lo largo de la historia pero no resuelve los problemas, sólo los agrava, y la única forma de resolver los problemas es ser serio, decir la verdad, no prometer lo que sabes que no puedes cumplir porque no depende de ti y gobernar", ha añadido Rajoy.

En Sevilla, y en un acto de precampaña del PP, el presidente del Gobierno también ha señalado que España ha sido y seguirá siendo solidaria con Grecia "como el resto de los países de la UE", pero también quiere que el país heleno cumpla con los compromisos como ha hecho España.

"Sin cumplir obligaciones y compromisos es imposible construir ningún proyecto político, y por tanto la UE", ha señalado.

Rajoy ha querido comenzar su intervención en el mitin de Sevilla hablando de esta polémica con el Gobierno de Tsipras, ya que, según ha dicho, "lo que pase en Grecia influye mucho en España" y también en Andalucía.

Ha recordado que España está en un "gran proyecto que se llama Europa" y que toma muchas de las decisiones que afectan a la vida diaria de las personas.

Ha lamentado que "el partido de la izquierda radical" griego haya decidido que "la culpa de los problemas de Grecia" la tengan los gobiernos de Portugal y de España, y ha insistido en que España, como el resto de los países de la UE "ha sido y seguirá siendo siempre solidario con el pueblo griego".

"Hablamos de más de 26.000 millones entre prestamos y avales en momentos de extrema dificultad económica", ha añadido el presidente, quien ha señalado que España es solidaria porque cree en una Europa solidaria y está siempre dispuesta a ayudar a "todos aquellos que forman el proyecto común de la UE".

Eso sí, ha advertido de que espera que "todos cumplan" como hizo España con las obligaciones y compromisos adquiridos porque de los contrario es "imposible" conseguir ningún proyecto político, incluida la propia Unión.

Ha añadido Rajoy que quiere que "le vaya bien al pueblo griego" y que supere la "difícil situación" por la que todavía pasa, algo que está convencido de que es posible "si se actúa con sensatez y sentido común".

Además, ante las acusaciones de Tsipras dirigidas directamente a España y Portugal, Rajoy ha recordado que todas las decisiones que se toman en la UE en estos asuntos se deciden "por unanimidad" y los gobiernos español y luso "votaron lo mismo que el resto de países de la UE".

"Todo el mundo promete. En Grecia y también aquí; todo el mundo promete, pero una cosa es predicar y otra dar trigo, una cosa prometer y criticar al Gobierno y otra coger gobierno en la ruina, al borde de la quiebra y el rescato y sacarlo adelante, eso no es tan fácil", ha dicho el presidente del Gobierno.

Y tras criticar que el Gobierno de Tsipras se busque "un enemigo fuera", ha insistido en que la única forma de resolver los problemas es "ser serio" y decir la verdad", así como "no prometer lo que sabes que no puedes cumplir porque no depende de ti, y gobernar".

ESPAÑA Y PORTUGAL PROTESTAN ANTE LA CE

España y Portugal han enviado una Comunicación a la Presidencia de la CE y a la del Consejo Europeo en protesta contra las declaraciones efectuadas sobre el Eurogrupo por el primer ministro griego, Alexis Tsipras.

Fuentes del Ejecutivo español anunciaron hoy esta medida, después de que Alexis Tsipras defendiera en Atenas, ante el comité central de su partido, Syriza, el compromiso alcanzado con el Eurogrupo, reunión en la que afirmó que las fuerzas conservadoras europeas "minaron" cada paso hacia un acuerdo para evitar que el ejemplo heleno creara escuela en España y Portugal.

Por su parte, fuentes del Ministerio de Economía dijeron hoy que "el Gobierno español ha impulsado el acuerdo con Grecia desde la flexibilidad, la solidaridad y el respeto a las reglas que hemos mantenido siempre".

"España valora de manera primordial la estabilidad del euro como un activo esencial para el bienestar de los ciudadanos, dentro de una comunidad de intereses y de respeto a los acuerdos que nos hemos dado entre todos", han afirmado.

En este contexto, el secretario de Estado para la Unión Europea, Íñigo Méndez de Vigo, ha respondido a Tsipras que los problemas de su país "no se resuelven con declaraciones, sino con reformas".

Méndez de Vigo señaló en declaraciones a Efe que "España no es adversaria de nadie, sino al contrario: es solidaria con el pueblo griego como lo ha demostrado comprometiendo 26.000 millones de euros en un momento muy difícil para la economía de nuestro país en plena recesión".

"Por lo tanto, lo que pedimos al nuevo Gobierno griego es responsabilidad, porque creemos que los problemas de Grecia no se resuelven con declaraciones, sino con reformas, y eso es lo que esperamos que haga" el nuevo Ejecutivo heleno, agregó.

Por su parte, el líder de la oposición griega, el conservador Antonis Samaras, ha acusado al primer ministro, Alexis Tsipras, de crear "enemigos imaginarios" por sus declaraciones sobre los gobiernos de España y Portugal, a los que acusaba de formar un "eje contra Atenas".

Tsipras "crea enemigos imaginarios para justificar sus mentiras y el habernos llevado a este punto muerto", ha afirmado Samaras en declaraciones recogidas por el diario griego 'Kathimerini' en su edición digital. "Debería darle vergüenza", ha añadido el líder del partido Nueva Democracia y primer ministro hasta el pasado 26 de enero.

Tsipras ha acusado al eje Madrid-Lisboa de intentar "derribar su gobierno" y hacer fracasar las negociaciones con el Eurogrupo para tratar de reestructurar la deuda del país.

"Nos encontramos con un eje de poderes, liderado por los gobiernos de España y Portugal quienes, por motivos políticos obvios, intentaron llevar al abismo las negociaciones enteras", ha declarado en un discurso ante el Comité Central de su partido, la Coalición de la Izquierda Radical (SYRIZA).

"Su plan era, y es, desgastarnos, derribar nuestro Gobierno y llevarlo a una rendición incondicional antes de que nuestro trabajo comenzara a dar su fruto y antes de que el ejemplo de Grecia afectara a otros países, principalmente antes de las elecciones en España", ha asegurado.

Este mismo domingo el primer ministro portugués, Pedro Passos Coelho, ha negado que estén siendo hostiles contra Grecia. "Puede que haya un intento político de crear esta idea, pero no es cierto", ha afirmado en una entrevista al semanario 'Expresso'. En la entrevista Passos Coelho ha pedido una mayoría absoluta para respaldar a su Gobierno en las próximas elecciones, previstas para después del verano. En España las legislativas serán a finales de año.