España sale en el lugar 172 con la bandera más visible gracias a la altura de Gasol

Bradley Wiggins es el encargado de iniciar la ceremonia tocando la campana de cuenta atrás

Roger Bannister prende el pebetero

Londres ha invertido casi 27 millones de libras (33 millones de euros) en la ceremonia de apertura

Diseñada por el cineasta Danny Boyle,contará con 10.000 personas y durará casi tres horas

internacional

| 27.07.2012 - 14:55 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

España sale en el lugar 172 y su abanderado, Pau Gasol, es el de mayor altura de todos. Nuestra bandera es la más visible. 60.000 personas disfrutan del espectáculo de Danny Boile que repasa con maestría la historia de Inglaterra. Bradley Wiggins es el encargado de iniciar la ceremonia tocando la campana de cuenta atrás. El espectáculo fue todo un homenaje a los 4 países que conforman Gran Bretaña. En ella actuaron actores famosos como Keneth Branagh.

LA REINA RECIBIÓ A LOS JEFES DE ESTADO Y DE GOBIERNO EN BUCKINGHAM

La reina Isabel II del Reino Unido recibió este viernes en el palacio de Buckingham a un centenar de jefes de Estado y de Gobierno que están en Londres para asistir esta noche a la ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos.

Entre los invitados a palacio estaban la primera dama estadounidense, Michelle Obama; la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff; el primer ministro francés, Jean Marc Ayrault, el presidente italiano, Giorgio Napolitano, o los presidentes ruso y alemán, Dmitry Medvédev y Joachim Gauck.

Entre las casas reales extranjeras figuraban la española, con la asistencia de la reina Sofía, la reina Margarita II de Dinamarca, el príncipe Haakon de Noruega y la casa real de Mónaco, representada por el príncipe Alberto, miembro del Comité Olímpico Internacional (COI), entre otras.

UNA PREPARACIÓN MUY METICULADA

Cuenta atrás para la inauguración de los Juegos Olímpicos 2012. Todo preparado en Londres, donde ya han comenzado diversos actos previos a la gran ceremonia de esta noche. Una ceremonia, con escaso riesgo de lluvia, segun la oficina meteorológica británica.

La ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de Londres 2012 comenzará en el Estadio Olímpico de Stratford, al este de Londres, a las 21 horas, estará dirigida por el cineasta británico Daniel Boyle y en ella participan cerca de 10.000 personas.

Siete largos años de preparativos culminan hoy con la ceremonia de inauguración de los terceros Juegos Olímpicos que alberga Londres en su historia, después de los de 1908 y 1948, que se augura espectacular.

En las calles de la capital británica se respira un ambiente festivo y de expectación, a pesar de un dispositivo de seguridad que blinda la ciudad con 42.000 efectivos, entre militares, policías y agentes privados.

La reina Isabel II y su esposo, el duque de Edimburgo, presidirán esta noche una ceremonia inaugural que verán cerca de mil millones de personas en todo el planeta, a partir de las 20.00 GMT, tras ofrecer una recepción en el Palacio de Buckingham a los jefes de Estado y de Gobierno que se concentran en Londres para la ocasión.

Con el cielo nublado pero escaso riesgo de lluvia, según la oficina meteorológica, casi 10.000 atletas de 205 países desfilarán por el Estadio Olímpico de Stratford, al este de la capital, durante la ceremonia diseñada por el cineasta británico Daniel Boyle, director de cintas como "Trainspotting" y "Slumdog millionaire".

Londres 2012 ha invertido 27 millones de libras (33 millones de euros) en un espectáculo inspirado en la obra del dramaturgo inglés William Shakespeare en el que participarán cerca de 10.000 personas y que narra el paso de la vida tradicional en la campiña inglesa a las modernas metrópolis industriales. Boyle ha proyectado un evento que se prevé menos grandilocuente que la inauguración de Pekín hace cuatro años, en el monumental Nido de Pájaro, y del que la mayoría de los detalles permanecen en secreto.

Boyle, ganador de un Oscar en 2009 por el filme "Slumdog millionaire", ha ideado una ceremonia que narra el paso de la vida rural en la campiña inglesa tradicional a las grandes metrópolis modernas.

El sonido de una campana de 27 toneladas será la señal para que comience el evento esta noche.

Una de las sorpresas mejor guardadas de la ceremonia es el papel que jugará la antorcha olímpica, que llegará al estadio tras recorrer 13.000 kilómetros por el Reino Unido, y cómo se encenderá el pebetero de Londres 2012. Sir Roger Bannister, el primer atleta que corrió la milla en menos de cuatro minutos, parte como favorito en las apuestas sobre el encargado de prender hoy el pebetero olímpico en la ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos de Londres.

CAMERON ENTUSIASMADO

El Reino Unido está preparado para dar esta noche la bienvenida a los Juegos Olímpicos de Londres, "el mayor espectáculo sobre la tierra", afirmó hoy el primer ministro británico, David Cameron.

Cameron afirmó que, durante las dos semanas que durará la cita olímpica londinense, el país debe mostrar al mundo "lo mejor del Reino Unido". "Tenemos un gran pasado, un futuro muy prometedor y este es un gran momento para nuestro país, que debemos aprovechar", subrayó el dirigente conservador.

Con motivo del arranque oficial de la cita olímpica, esta mañana el Big Ben hizo sonar sus campanadas de forma ininterrumpida durante tres minutos. Al alegre sonido emitido desde la majestuosa torre del reloj de las Casas del Parlamento se unieron, también, a las 7.12 horas GMT, miles de iglesias y otras organizaciones de todo el país para marcar el arranque de los Juegos.

EL PRESIDENTE DEL COI OPTIMISTA Y CONFIADO

El presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Jacques Rogge, se ha declarado hoy "optimista y confiado", a pocas horas de la ceremonia inaugural de los Juegos de Londres, porque se han puesto "todos los ingredientes" para que sean un éxito. "Soy optimista. Los preparativos han sido ejemplares. Tenemos los ingredientes: buena seguridad, buena Villa Olímpica, buenos centros deportivos, el transporte funciona... Con todo esto, tendremos unos buenos Juegos. Me siento optimista y confiado", dijo Rogge en una conferencia de prensa.

Rogge confesó que no conoce muchos detalles de la ceremonia inaugural de esta noche y que no sabe quién encenderá el pebetero. "Me encantaría, pero cuanta más gente lo sepa, peor (para guardar el secreto). Es un asunto que incumbe al comité organizador", dijo, y preguntado sobre la conveniencia de que sea un campeón olímpico, comentó: "Sería estupendo, pero no es una obligación. Aunque sí, me gustaría".

Rogge llamó a evitar las comparaciones entre las ceremonias de inauguración de Pekín y de Londres. "Creo que es bueno que Londres no emule a Pekín. La de Pekín fue la manifestación del país más poblado del mundo, y el Reino Unido no puede estar en pie de igualdad en este plano. Aquí veremos algo similar en cuanto a la recreación de la historia del país, del estilo de vida, de 'lo británico'. Pero Londres puede aportar algo que no tiene ningún otro país, porque fue la cuna del deporte moderno".

Rogge indicó que se han construido ocho sedes nuevas deportivas en el Parque Olímpico. "Seis ya tienen propietario comercial, así que no creo que se pueda hablar de 'elefantes blancos' o de Juegos gigantescos. Habrá un legado muy sólido", opinó. "Londres dejará muchas lecciones para Río 2016, pero la más importante es que el legado y la sostenibilidad se han planificado desde el principio", indicó.

CONTROLES ANTIDOPAJE

Sobre los controles antidopaje, Rogge opinó que "es una buena señal" que se encuentren muchos positivos antes de los Juegos porque demuestra "que el sistema funciona". El reanálisis de las muestras de los Juegos de Atenas 2004 no ha concluido aún, dijo, aunque espera que se haga "muy pronto". También destacó que el pasaporte biológico de los atletas es "un arma muy poderosa" en la lucha contra el dopaje.

Respecto a otros asuntos ajenos al deporte, Rogge no quiso "comentar conversaciones entre políticos", al respecto de las opiniones críticas del candidato estadounidense republicano Mitt Romney sobre los Juegos; y se felicitó de la asistencia hoy a la inauguración de "más de 130 jefes de Estado, lo que habla del prestigio de los Juegos y del Reino Unido".

La esperada ceremonia dará paso a los 16 días de la competición de más alto nivel del mundo, tras varios años de en los que el foco de interés en el Reino Unido en cuanto a los Juegos ha estado alejado de las cuestiones deportivas.

Junto con los previsibles problemas de transporte en Londres, que espera millones de visitantes adicionales durante los Juegos, la seguridad ha sido el principal reto para las autoridades desde que la ciudad fue nombrada sede olímpica un día antes de los atentados que la sacudieron el 7 de julio de 2005.

Gran parte del plan de seguridad olímpico se ha desarrollado entre bastidores, con los servicios de inteligencia del MI5 trabajando a contrarreloj para someter a escrutinio a cerca de medio millón de personas que tendrán relación con los Juegos, una operación que se ha comparado con la que se desarrolló durante la II Guerra Mundial.

En total, el Gobierno británico ha invertido 1.028 millones de libras (1.264 millones de euros) en el montaje de seguridad, una parte significativa de los alrededor de 9.300 millones (11.430 millones de euros) que costarán las Olimpiadas.

A pesar de que el presupuesto de Londres 2012 estaba ya comprometido antes de que estallara la crisis económica global, la cifra es austera en comparación con los 26.252 millones de euros que gastó Pekín en 2008 para entregar los Juegos más caros de la historia del olimpismo. El gasto excesivo en tiempos de dificultades económicas ha sido una de las críticas más reiteradas hacia los Juegos por parte de los londinenses, que están también alarmados por el posible caos en un sistema de transporte habitualmente al borde de su capacidad.

Londres es una ciudad de 8 millones de habitantes que recibe a 14 millones de turistas al año y que ahora debe hacer frente a tres millones de desplazamientos adicionales al día por los Juegos, una perspectiva que ha puesto en jaque a los responsables del transporte de la capital británica.