España confía en que 2011 dará nuevo impulso a sus relaciones con Rusia

internacional

| 16.01.2011 - 20:41 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La ministra de Asuntos Exteriores española, Trinidad Jiménez, se mostró hoy confiada en que las actividades del Año de España en Rusia y de Rusia en España fortalecerán las relaciones entre ambos países.

"Las relaciones bilaterales saldrán fortalecidas tras el año dual", afirmó la jefa de la diplomacia española en un encuentro con la prensa en Moscú, y expresó la confianza de que las empresas de España conquistarán una mayor presencia en Rusia tanto a nivel comercial como de inversiones.

Jiménez, que llegó a Moscú ayer, se reunió hoy con su homólogo ruso, Serguéi Lavrov, e inaugurará mañana el año dual junto al viceprimer ministro de Rusia, Alexandr Zhúkov.

En la reunión de esta mañana, Jiménez y Lavrov se comprometieron a afianzar las buenas relaciones "mediante la facilitación e intensificación de intercambios entre las sociedades civiles de España y Rusia", según el comunicado emitido por la parte española tras el encuentro, celebrado a puerta cerrada.

"Ha sido una reunión muy interesante y larga, de muchos temas", dijo la titular de Exteriores.

Los dos ministros compartieron sus puntos de vista tanto en cuestiones de relaciones bilaterales como de agenda internacional y coincidieron en destacar la "buena relación" existente entre sus respectivos países.

Ambas partes repasaron los acontecimientos en el marco del año dual y, en especial, aspectos relativos a las visitas al más alto nivel que intercambiarán Rusia y España.

Está previsto que los Reyes de España viajen a Rusia el próximo 25 de febrero y el presidente ruso, Dmitri Medvédev, visitará España el 5 de diciembre.

Quedan por precisar las fechas de las visitas que intercambiarán el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, y el primer ministro ruso, Vladímir Putin.

Jiménez entregó a Lavrov cartas del rey Juan Carlos y de Zapatero para el presidente y el primer ministro de Rusia.

En el plano económico, la jefa de la diplomacia española expresó la disposición de su país a participar en "el importante esfuerzo de modernización" que está realizado Rusia, a lo que debe contribuir la exposición "España hoy, vivir e innovar", que tendrá lugar en Moscú.

También manifestó la esperanza de que la preparación de los Juegos Olímpicos de invierno de 2014 y de la Copa del Mundo de fútbol de 2018, que acogerá Rusia, sean "una oportunidad para las empresas españolas, particularmente en los sectores de la energía y la construcción".

En el repaso de la agenda internacional, estuvieron presentes "las relaciones de Rusia con la Unión Europea y la OTAN, la cooperación en materia de seguridad y solución de conflictos, así como temas internacionales de carácter general".

"Rusia tiene un papel muy importante en la política mundial", resaltó la ministra.

Ambos cancilleres expresaron su satisfacción por los resultados obtenidos en materia de defensa durante la cumbre de la OTAN que se celebró en Lisboa el pasado noviembre.

Según Jiménez, esta cumbre marcó "la completa finalización del diálogo y la cooperación con Rusia, un objetivo que España había venido apoyando desde el final del conflicto en Georgia, en 2008".

Asimismo, aseguró a Lavrov que para España, las negociaciones entre la OTAN y Rusia deben ser un diálogo de 28 socios en lugar de basarse en una fórmula 28+1.

En el ámbito de la seguridad internacional, Jiménez y Lavrov conversaron sobre el proceso de paz en Oriente Medio, el programa nuclear iraní, y los problemas con la península coreana y Afganistán.

Jimenez agradeció la contribución rusa a la lucha contra la piratería en Somalia "tanto por su presencia activa en la zona como por su trabajo de coordinación de las fuerzas implicadas en la zona".

Los titulares de Exteriores de Rusia y España también hablaron del Sahara, que "estaba dentro de la agenda pactada".

Rusia es miembro de Amigos del Sahara y, en la reunión, se planteó la necesidad de elevar el nivel de participación del grupo a ministros y viceministros.