El Tribunal Superior de Londres autoriza la extradición de Troitiño a España

Troitino Carru (Troitino Carru)

internacional

| 14.06.2013 - 12:05 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El Tribunal Superior de Londres autorizó hoy la extradición a España del etarra Antonio Troitiño, reclamado por las autoridades españolas para alargarle la condena en aplicación de la doctrina Parot. Troitiño, que ya había cumplido en España una pena de 24 años, fue detenido en Londres en junio de 2012.

En una vista celebrada hoy, la corte desestimó un recurso presentado por el etarra contra el dictamen de un tribunal de menor rango de autorizar su entrega a España.

Troitiño ya cumplió una pena en España por haber cometido graves atentados en la década de los 80, pero tras su liberación en abril de 2011 la Justicia española se retractó y le volvió a requerir para aplicarle la doctrina Parot, cuando ya estaba ilocalizable.

La defensa del etarra aún no ha indicado si recurrirá, aunque el pasado marzo el juez John Thomas, del Tribunal Superior, había dejado entrever que el caso podía llegar al Tribunal Supremo, máxima instancia judicial británica, por la complejidad del caso.Thomas había indicado en marzo que autorizaría que tanto la Fiscalía, en caso de que la extradición fuese rechazada, como la defensa, si la aprobaba, pudieran recurrir ante esa corte.

Por otro lado, la defensa ha reclamado dos veces la liberación bajo fianza de su cliente, pero estas peticiones han sido denegadas por la Justicia británica por considerar que hay riesgo de fuga. El caso de Troitiño es complejo porque va ligado a la doctrina Parot, establecida en 2006 por el Supremo español.

Esta doctrina establece que las redenciones de condena por beneficios penitenciarios deben aplicarse sobre cada una de las penas y no sobre el máximo de 30 años que un preso puede permanecer en la cárcel en España, lo que en la práctica tiene el efecto de alargar la estancia en prisión.

El etarra fue autor de varios atentados entre 1982 y 1984 y del perpetrado en 1986 contra un autobús de la Guardia Civil en la plaza República Dominicana de Madrid, donde fallecieron doce guardias civiles y hubo más de medio centenar de heridos.