El Tesoro de EEUU advierte de que la suspensión de pagos sería "catastrófica"

Obama insta a los republicanos no condicionar el Presupuesto al partidismo

internacional

| 03.10.2013 - 16:16 h
REDACCIÓN
Más sobre: EEUUSuscrbeteSuscríbete

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Tercer día ya del cierre administrativo estaodunidense. Fracasa el primer intento para acabar con el cierre de Gobierno de Estados Unidos. Demócratas y repúblicanos no llegan a un acuerdo.

Por cada día que Estados Unidos cierra... 300 millones de dólares por día.

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos advirte de los "efectos catastróficos" de una suspensión de pagos si no se eleva el techo de la deuda antes del 17 de octubre próximo.

Según un informe publicado por el Tesoro, esa situación podría llevar a Estados Unidos a una crisis económica "igual o peor" que la de 2008.

El informe, además, señala que el incumplimiento del pago de la deuda "no tendría precedentes" y podría tener consecuencias como la congelación del flujo de crédito, la caída en picado del valor del dólar y que los tipos de interés se disparen.

Al observar la inestabilidad de los mercados financieros que se produjo en 2011, cuando EE.UU. también estuvo al borde de la suspensión de pagos, el informe examina una serie de indicadores económicos que confirmarían que un episodio similar podría perjudicar la recuperación económica.

BLOQUEO DEL DIÁLOGO

El bloqueo del diálogo entre el Congreso y la Casa Blanca sobre el aumento del techo de la deuda hace temer una situación como la de agosto de 2011, que su resolvió en el último minuto pero no pudo evitar que por primera vez en la historia la agencia Standard & Poor's (S&P) degradase la calificación de la deuda estadounidense de AAA a AA+.

"Como vimos hace dos años, la incertidumbre prolongada sobre si nuestro país va a pagar sus cuentas a tiempo daña nuestra economía", advirtió el secretario del Tesoro, Jacob Lew.

"El aplazamiento de un aumento del techo de la deuda hasta el último minuto es exactamente lo que no necesita nuestra economía, una herida autoinfligida que daña a las familias y a las empresas", añadió.

Estados Unidos, afirmó Lew, "ha trabajado duro para recuperarse de la crisis financiera de 2008, y el Congreso debe actuar ahora para levantar el techo de la deuda antes de que la recuperación se ponga en peligro".

El informe señala que la mera posibilidad de una suspensión de pagos puede causar una inestabilidad en los mercados financieros debido a la incertidumbre que generará, perjudicando así a las empresas y los hogares estadounidenses.

Esa situación límite, advierte el Tesoro, podría causar fuertes caídas en la riqueza de los hogares, el aumento del coste de la financiación para las empresas y los ciudadanos y una caída en la confianza del sector privado.

Por otra parte, el Departamento del Tesoro advierte de que si la paralización parcial de la Administración que comenzó hace tres días se prolonga en el tiempo, la economía estadounidense será más vulnerable a los efectos adversos de una posible suspensión de pagos.

OBAMA INSTA A LOS REPUBLICANOS NO CONDICIONAR EL PRESUPUESTO AL PARTIDISMO

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha instado a los líderes republicanos del Congreso a aprobar una ley presupuestaria "sin condiciones partidistas" para acabar con la paralización parcial de la Administración, que ha entrado en su tercer día.

Obama subrayó que esa situación es una medida "temeraria" de la que culpó a los republicanos y repitió que ponerle fin solo depende de que el presidente de la Cámara de Representantes, John Boehnher, someta a voto el proyecto de ley para aprobar un presupuesto temporal sin disposiciones adicionales.

"Ustedes escogieron a sus representantes para que les hagan la vida más sencilla, no más dura", argumentó el presidente al dirigirse a los trabajadores de una pequeña empresa de construcción en la localidad de Rockville (Maryland), al norte de Washington.