El temporal que sacude Europa deja al menos 13 muertos

La tormenta deja en el Reino Unido cuatro muertos y 61.000 casas sin luz

El vendaval deja dos muertos y daños superiores a 95 millones en Holanda

El temporal alcanza las costas de Rusia, Estonia y Letonia

internacional

| 29.10.2013 - 14:44 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

El viento huracanado lo derriba todo. Retuerce los hierros, vuelan las placas metálicas y las telas hasta que el andamio de este edificio de cinco plantas cae a la calle. Ha ocurrido en Copenhague.

En la capital danesa se han registrado vientos de hasta 130 kilometros por hora. Un hombre ha muerto al ser golpeado por una teja. Pero no es la única víctima mortal por este temporal que azota al norte de Europa.

Ya son al menos 13 personas las que han fallecido en accidentes causados por los fuertes vientos y las lluvias. La buena noticia es que ya empieza a remitir.

El temporal, que ha dejado hasta ahora al menos siete fallecidos en Alemania, según las autoridades, provocó hoy la cancelación de las clases en varias localidades, así como dificultades y retenciones en el transporte ferroviario.

CANCELACIÓN DE TRENES

Debido a los efectos del temporal, varios trenes cancelaron su servicio en Baja Sajonia (noroeste), Bremen (norte) y Renania del norte-Westfalia (oeste), sin que se sepa cuándo retomarán su actividad.

Por su parte, en Flensburg y en el distrito de Nordfriesland (norte) se suspendieron las clases en las escuelas públicas, así como en la universidad de Flensburg, según comunicó un portavoz del Ministerio del Interior de Schlewig-Holstein (norte).

El Servicio Meteorológico Alemán (DWD) indicó en su última actualización que durante el día de hoy se seguirán produciendo tormentas en las regiones costeras del norte, en zonas montañosas del sur y en otros puntos del centro del país.

En la jornada de ayer fallecieron cinco personas, la mayoría de ellas debido a la caída de árboles por la acción del fuerte viento. Un hombre y una niña murieron en Gelsenkirchen (de Alemania) después de que un árbol cayese sobre el automóvil en el que viajaban.

En Baja Sajonia (noroeste) y Flensburg (norte de Alemania) una mujer y un hombre murieron después de ser golpeados sus vehículos por sendos árboles. Otra mujer falleció tras derrumbarse sobre ella un muro de su jardín a causa de las fuertes ráfagas de viento que alcanzaron en la tarde de ayer los 170 kilómetros por hora.

El pasado domingo ya había habido otras dos víctimas, una cerca de Colonia (oeste) y otra en un distrito de Renania del Norte-Westfalia (oeste), que murieron ahogadas después de que las embarcaciones en las que navegaban volcasen por efecto del mal tiempo.

LA TORMENTA DEJA EN EL REINO UNIDO CUATRO MUERTOS Y 61.000 CASAS SIN LUZ

Cuatro personas han muerto en el Reino Unido y 61.000 hogares siguen sin suministro eléctrico a causa del fuerte temporal que se desató ayer en el norte de Europa y que provocó caídas de árboles e importantes cortes en el transporte.

Los fallecidos son un hombre de 51 años, que murió por el impacto de un árbol en su coche; un hombre y una mujer que murieron en Londres por una explosión de gas causada por la caída de un árbol, y una joven de 17 años que falleció cuando un árbol cayó en la caravana en la que dormía.

Por otra parte, los servicios de rescate siguen buscando a un menor de 14 años que desapareció en la tarde del domingo en una playa de Newhaven (sureste de Inglaterra) arrastrado por la corriente, confirmó la policía del condado de Sussex.

Alrededor de 61.000 hogares continúan sin suministro eléctrico tras la tormenta a pesar de las intensas labores de los ingenieros que consiguieron durante la noche restablecer el servicio a 100.000 familias, según recoge la BBC.

Los servicios de reparación afirmaron que las tareas para el restablecimiento completo de la luz en todos los hogares afectados llevarán unos días por las dificultades añadidas que suponen los árboles caídos, que impiden llegar a algunas de las zonas más remotas del sur de Inglaterra.

En cuanto al transporte y las comunicaciones, las compañías ferroviarias y los aeropuertos esperan recuperar la normalidad en el servicio a lo largo de este martes después de que se cancelaran cientos de rutas el día anterior.

Network Rail, gestora del transporte ferroviario, ha declarado que los daños que han sufrido las infraestructuras han sido "peor de lo esperado", con más de cien árboles caídos en las vías y rutas de las líneas.

Los transportes marítimo y aéreo también se vieron gravemente afectados y se restablecen paulatinamente.

DOS MUERTOS EN HOLANDA

El temporal ha dejado dos muertos y veinticinco heridos en Holanda y ha provocado destrozos materiales por un valor superior a 95 millones de euros, estimó hoy la Asociación de Aseguradoras neerlandesa.

El lunes la tormenta se cobró la vida de dos personas, que fallecieron al caerles encima árboles derribados por el viento, a las que hay que sumar al menos 25 heridos más en los Países Bajos.

Las aseguradoras holandesas han cifrado los daños materiales en un mínimo de 95 millones de euros en una primera estimación y sin tener en cuenta los destrozos en el sector público y agrario, por lo que se espera que la cuantía total aumente en próximos balances, señalaron hoy varios medios neerlandeses.

La mayor parte de los daños fueron causados por la caída de árboles o el desprendimiento de tejas de los edificios, aunque también se produjeron varias fugas de gas, lo que obligó a los bomberos a realizar más de 9.200 intervenciones durante la jornada del lunes.

No obstante, la asociación aseguró que los daños podrían haber sido mucho peores si la agencia nacional de meteorología (KNMI) no hubiese advertido y decretado la alerta roja con suficiente antelación, lo que dio tiempo a la población para tomar medidas preventivas, apuntaron las mismas fuentes.

En Bélgica la mayor parte de los incidentes fueron leves y se registraron en la región de Bruselas, donde los vientos de entre 100 y 120 kilómetros por hora arrancaron árboles y señales, mientras que en el Gran Ducado los servicios de emergencias apenas realizaron una decena de intervenciones.

La tormenta provocó cortes en los suministros de energía y alteró el tráfico por tierra, mar y aire en todo el norte de Europa, si bien los servicios de transporte están volviendo progresivamente a la normalidad desde la tarde del lunes.

EL TEMPORAL ALCANZA LAS COSTAS DE RUSIA, ESTONIA Y LETONIA

El temporal que ha sacudido en los últimos días el norte de Europa alcanzó las costas de Rusia, Letonia y Estonia, donde provocó cortes en el suministro eléctrico, la caída de arboles, problemas en el transporte y desperfectos en el mobiliario urbano.

En la región de Leningrado, bañada por el mar Báltico, más de 13.000 personas se quedaron sin luz debido al temporal, informaron las agencias locales. El nivel de agua del río Neva en San Petersburgo supera ya en 80 centímetros la norma y aumenta a razón de 10 centímetros cada media hora, lo que ha obligado a cerrar las esclusas de los canales para evitar inundaciones.

Varios lugares de la antigua capital imperial ya han resultado parcialmente inundados, mientras que el viento sopla tan fuerte a orillas del Neva que dificulta el desplazamiento de los transeúntes. Al mismo tiempo, se suspendió la navegación en el Golfo de Finlandia por precaución, ya que se esperan olas de más de tres metros de altura.

Mientras, en Estonia el temporal ha dejado ya sin luz a más de 62.000 personas, mientras en las calles de las ciudades costeras el vendaval ha arrancado centenares de árboles, carteles y mobiliario urbano.

En la localidad de Paide el viento, que superaba los 30 metros por segundo, incluso arrancó el tejado de un pabellón deportivo, aunque el incidente no causó heridos. En Letonia los numerosos árboles caídos durante la madrugada cortaron el tráfico en varias regiones del país, lo que obligó a intervenir a los bomberos.