El Supremo de EE.UU. rechaza revisar los programas de espionaje de la NSA

Sede de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA)

internacional

| 18.11.2013 - 17:47 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El Tribunal Supremo de Estados Unidos rechazó hoy considerar el recurso de una organización no gubernamental contra los programas de espionaje telefónico y en internet de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA). El Supremo no analizará la demanda del grupo Electronic Privacy Information Center (EPIC), el primer recurso presentado ante la máxima instancia judicial estadounidense contra los programas de espionaje revelados este verano por el exanalista externo de la NSA Edward Snowden.

El tribunal no explicó las justificaciones de su rechazo a estudiar el caso, que se basa en la denuncia de que el tribunal secreto que otorga las autorizaciones a la NSA para recopilar datos de comunicaciones en todo el mundo actuó de manera inapropiada.

EPIC interpuso el recurso sin que haya ningún proceso en marcha en una instancia judicial inferior, un procedimiento poco habitual, ya que normalmente los casos llegan al Supremo tras pasar por tribunales federales de distrito.

La ONG critica que el tribunal secreto FISA, que autoriza las acciones de espionaje de la NSA, se excedió en su jurisdicción al ordenar a empresas telefónicas como Verizon entregar millones de registros telefónicos que "no son relevantes para una investigación autorizada".

El Departamento de Justicia de Estados Unidos ha dicho que los demandantes deberían recurrir a los tribunales federales, donde el Gobierno tiene más margen para oponerse a esas demandas, antes de solicitar la opinión del Supremo.

Por el momento, hay varias demandas en marcha en tribunales federales contra el espionaje de la NSA revelado por Snowden, en especial contra el programa que permitía recopilar millones de registros telefónicos y revisar comunicaciones en internet en el extranjero.

Organizaciones de defensa de los derechos civiles en Estados Unidos critican que en ambos casos la NSA podría haberse excedido en su mandato al vulnerar la privacidad de los ciudadanos estadounidenses.