El Rey apela al acuerdo y sentido del deber para superar la coyuntura de España

"Las diferencias se resuelven con voluntad de acuerdo dentro del respeto a las reglas que se han dado".

Felipe VI lanza en la ONU un mensaje de confianza en la capacidad de España y de sus ciudadanos de superar "tiempos difíciles"

internacional

| 21.09.2016 - 09:06 h
REDACCIÓN

El Rey Felipe VI apeló al diálogo y al "sentido del deber" para superar "coyunturas complejas" como la que atraviesa España y destacó la "firme convicción" de la sociedad española "en que las diferencias se resuelven con voluntad de acuerdo dentro del respeto a las reglas que se han dado".

El monarca dedicó a la coyuntura política y económica de España una breve pero significativa parte de su intervención en la Asamblea General de la ONU, la segunda desde que es jefe de Estado, en la que instó a afianzar la recuperación del país y "salvaguardar y mejorar el Estado del bienestar", con especial atención a quienes más han sufrido" y "todavía padecen" los efectos de la recesión. Ha sido un mensaje de confianza en la capacidad de España y de sus ciudadanos de superar "tiempos difíciles" y "coyunturas complejas", como las que representan en la actualidad la incapacidad de los partidos para formar Gobierno y la deriva independentista de Cataluña.

UNA COYUNTIURA COMPLEJA

El monarca ha reconocido implícitamente que España está atravesando uno de esos momentos. "Todas las democracias avanzadas, como la nuestra, atraviesan en algún momento de su historia coyunturas complejas", ha dicho. "Pero las superan por la fortaleza y cohesión de su sociedad, la solidez de sus instituciones, la vigencia de su sistema de libertades; por su firme convicción en que las diferencias se resuelven con voluntad de acuerdo dentro del respeto a las reglas que se han dado", ha continuado.

"Los españoles --ha asegurado el Rey-- siempre hemos superado los tiempos difíciles". A modo de ejemplo, ha puesto en valor cómo tras haber sido golpeados por una dura crisis económica de alcance global, la sociedad española ha demostrado una "enorme capacidad de superación". Pero no solo en esta crisis el pueblo español ha demostrado de lo que es capaz. "A lo largo de las últimas décadas ha hecho suyos, con espíritu constructivo, los valores del diálogo, del compromiso, del sentido del deber y de la solidaridad; esos valores son los que convierten a las naciones en referencias de libertad en todo el mundo e impulsan el progreso y el bienestar de sus ciudadanos", ha remarcado.

En una alusión más directa a la cuestión catalana, el Rey, apoyándose en la conmemoración del 400 aniversario de la muerte de Cervantes, ha querido subrayar que los españoles saben "convivir". "Para nosotros, hijos de Cervantes, saber vivir significa también, y sobre todo, saber convivir. Pues cuando juntos convivimos en un marco democrático que salvaguarda nuestros derechos y libertades -tan arduamente conquistados- con respeto a nuestra diversidad, es cuando damos lo mejor de nosotros mismos; y cuando más y mejor contribuimos a la paz, la seguridad y la prosperidad de la Comunidad Internacional. Y así lo vamos a seguir haciendo", ha garantizado el monarca.

"NADIE DEBE QUEDAR ATRÁS"

En su discurso, el Rey también ha hecho un llamamiento a "combatir la desigualdad y trabajar por un modelo económico que favorezca la prosperidad compartida y proporcione oportunidades de empleo a los jóvenes y, en general, a quienes más han sufrido los efectos de la crisis durante estos años". "Nadie debe quedar atrás por nuestra acción o por nuestra omisión", ha remarcado. "Tenemos (los españoles) que seguir impulsando la recuperación y afianzar su continuidad sobre bases firmes y amplias; así como salvaguardar y mejorar el Estado del bienestar y un modelo de crecimiento realmente sostenible, diversificando nuestra presencia exterior y, ante todo, prestando especial atención a quienes más han sufrido y todavía padecen los efectos de esa recesión", ha insistido el jefe del Estado.

El Rey también ha querido hablar de la "decisiva encrucijada" en la que se encuentra la UE, amenazada por la irrupción de partidos eurófobos y que se enfrenta a la primera salida de un miembro del club comunitario tras el triunfo del 'Brexit' en el Reino Unido. Ante esta situación, el monarca ha querido sacar pecho de la condición de España como país europeísta, donde no han calado como en otros países los mensajes eurófobos.

EL TRABAJO REALIZADO POR ESPAÑA

"Los españoles nos sentimos orgullosos de pertenecer a la UE, de la que hemos obtenido beneficios innegables y a la que hemos realizado importantes aportaciones llegando a asumir no pocos sacrificios en los momentos en que ha sido necesario por el bien común europeo. Por ello, en las actuales circunstancias estamos dispuestos a seguir en la vanguardia de su profundización en todos los ámbitos", ha recalcado.

Tampoco ha obviado el Rey referirse al contencioso de Gibraltar, "la única colonia existente en territorio europeo". Felipe VI ha invitado En l Reino Unido a "poner fin a ese anacronismo con una solución acordada que restablezca la integridad territorial de España y resulte beneficiosa para la población de la colonia y del Campo de Gibraltar". El monarca se ha despedido pidiendo el apoyo a la candidatura de España a ingresar en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU en el 2018-2020 y reivindicando el trabajo realizado por España durante su presencia como miembro no permanente en el Consejo de Seguridad de la ONU, presencia que concluirá el próximo mes de diciembre.

CON OBAMA

En el tradicional almuerzo ofrecido a los participantes en la sesión inaugural de la Asamblea, el Rey compartió la mesa principal con Ban, el presidente estadounidense Barack Obama, el rey jordano Abdalá, la presidenta chilena Michelle Bachelet, el colombiano Santos, el tunecino Beyi Caid Essebsi, el nigeriano Muhammadu Buhari y el emir catarí Tamim bin Hamad Al Thani. Don Felipe se reencontró esta tarde con Obama en la cumbre de líderes sobre refugiados, donde también tomó la palabra, y volverá a hacerlo, acompañado de doña Letizia, en la recepción que el presidente de EEUU y la primera dama ofrecen con ocasión de la Asamblea General, última actividad de esta visita de los Reyes a Nueva York.