El Reino Unido reclama a la UE sanciones contra el sector financiero iraní

Irán advierte a Londres de las consecuencias de cerrar la Embajada en Teherán

España espera un embargo europeo a la importación de petróleo iraní

(archivo)

internacional

| 01.12.2011 - 10:32 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El Reino Unido agradeció este jueves a sus socios de la Unión Europea (UE) el apoyo mostrado tras los ataques a su embajada en Teherán y confió en que el bloque apruebe nuevas sanciones contra Irán y, en concreto, a su sector financiero. "Espero que acordemos hoy medidas adicionales que supongan una intensificación de la presión económica sobre Irán (...), particularmente para incrementar el aislamiento del sector financiero iraní", indicó el ministro de Exteriores británico, William Hague, a su llegada a una reunión con sus homólogos europeos.

Hague no quiso avanzar qué medidas concretas se discutirán, pero confirmó que también estará sobre la mesa la opción de un embargo a las importaciones de crudo iraní. Por su parte, el ministro de Exteriores sueco, Carl Bildt, se declaró dispuesto a apoyar una sanción contra el petróleo, aunque expresó dudas sobre su efectividad. Según fuentes comunitarias, también se podría actuar contra su Banco Central en un intento por atacar las finanzas iraníes, tal y como pide Londres.

Además, la UE ampliará hoy la lista de personas sancionadas por su relación con el programa nuclear de Teherán, añadiendo alrededor de 180 nuevos nombres en los que ya venía trabajando desde hace semanas, tras el último informe del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA).

Hague, a su llegada a Bruselas, destacó la solidaridad demostrada tras el ataque a la embajada del Reino Unido en la capital iraní por todos los socios europeos, muchos de los cuales han llamado a consultas a los embajadores tras el incidente y otros, como Alemania, Francia y Holanda, han procedido directamente a retirarlos.

La Alta Representante de la UE, Catherine Ashton, subrayó el "enorme apoyo" de los Veintisiete a Londres tras la "horrible experiencia" vivida en su misión diplomática. "Estamos consternados y alarmados por los ataques contra la misión británica", indicó Bildt minutos antes.

Según el jefe de la diplomacia sueca, esas acciones son "un signo muy preocupante de ciertas fuerzas políticas y tendencias en Teherán"."Uno esperaría que el régimen iraní, por su propio interés, tomase acción firme contra esos fanáticos sean quienes sean", añadió. Hague, por su parte, denunció el "vínculo" que a su juicio se da entre Irán y lo que ocurre en Siria, que será el otro gran punto de interés del Consejo de Asuntos Exteriores de la UE.

Según el ministro británico, Teherán ha estado prestando apoyo a la represión ejercida por el régimen de Bachar al Asad y aumentando también sus ataques contra la oposición dentro del país, en lo que calificó como "un gran paso atrás" para Irán.

IRÁN ADVIERTE A LONDRES DE LAS CONSECUENCIAS DE CERRAR LA EMBAJADA EN TEHERÁN

Irán avisó al Reino Unido que tendrá que "aceptar las consecuencias" del cierre de su Embajada en Teherán y la expulsión de todos los diplomáticos iraníes de Londres y advirtió al resto de países europeos que "no se entrampen" en la misma política que los británicos, según informó la agencia oficial, IRNA. El jefe de la Comisión de Seguridad Nacional y Política Exterior del Parlamento, Alaedin Boruyerdi, dijo que la Policía iraní protegió el pasado martes la Embajada del Reino Unido en Teherán "mucho mejor que la (Policía) británica" lo hizo en 1980 con la legación iraní en Londres, donde murieron dos diplomáticos en un asalto terrorista.

Boruyerdi recalcó que, tras la ocupación de dos recintos de la Embajada británica en Teherán el martes por estudiantes islámicos, que quemaron la bandera, causaron numerosos destrozos y destruyeron y robaron documentación, la Policía iraní detuvo a varios de los asaltantes, otros resultaron heridos y se investigan los hechos. La ocupación de la sede diplomática se produjo después de que Irán decidiera reducir sus relaciones con el Reino Unido al nivel de encargado de negocios, lo que suponía la práctica expulsión del embajador británico de Teherán, debido a las nuevas sanciones financieras impuestas por ese país a los iraníes.