Detenido un quinto sospechoso en relación con el atentado de Manchester

El Reino Unido ha activado el máximo nivel de alerta ante un posible nuevo atentado

Uno de los detenidos en Manchester es el hermano del terrorista suicida

El equipo de Telemadrid graba varias detenciones en una redada en el centro de Manchester

El suicida de Manchester pasó por Siria, según el ministro galo del Interior

internacional

| 24.05.2017 - 08:26 h
REDACCIÓN

La Policía británica ha informado de la detención en Wigan, a unos 30 kilómetros al oeste de Manchester, de un nuevo sospechoso en conexión con el atentado del lunes, lo que eleva a cinco a los arrestados hasta ahora tras el ataque perpetrado el pasado lunes en esa ciudad del noroeste de Gran Bretaña, en el que 22 personas perdieron la vida y 64 resultaron heridas.

Esta misma tarde el equipo de Telemadrid enviado a Mánchester ha podido grabar las imágenes de nuevas detenciones. Ha ocurrido en el centro de la ciudad inglesa, muy cerca del pabellón del Mánchester Arena en el que se produjo el atentado. Nuestros enviados especiales han sido testigos de una de las operaciones que la Policía ha llevado a cabo en busca de cómplices del terrorista suicida.

Las fuerzas de seguridad trabajan con la hipótesis de que Salman Abedi, el terrorista suicida que causó 22 muertos y 64 heridos tras un concierto de Ariana Grande, contó con una red de apoyos. La policía informó de que el arrestado en Wigan portaba un paquete que se está analizando, por lo que se mantiene un cordón de seguridad en la zona. Según han detallado testigos a los medios locales, un agente "con un traje blanco" ha investigado el contenido de una bolsa roja, de la que ha extraído algún objeto.

"Había muchos agentes armados con la cara cubierta, con pasamontañas y ametralladoras. Nos dijeron que nos metiéramos en casa y cerráramos puertas y ventanas", dijo uno de esos testigos. Uno de los hermanos de Abedi fue arrestado el martes por la mañana, pocas horas después del atentado, mientras que hoy fueron detenidas otras tres personas en Manchester, donde la policía ha llevado a cabo varios registros.

La posibilidad de que se produzca un nuevo ataque de forma inminente ha llevado al Gobierno británico a activar la máxima alerta de seguridad, por lo que centenares de militares se han desplegado hoy en enclaves sensibles del Reino Unido.

La ministra de Interior británica, Amber Rudd, ha destacado la sofisticación del atentado perpetrado el lunes, lo que hace pensar a las fuerzas de seguridad que Salman, que hizo estallar una artefacto de fabricación casera, no actuó solo.

ÚNICO TERRORISTA SUICIDA

Tres de los detenidos lo han sido en el sur de Manchester, informó la Policía británica. Los arrestos de estos tres individuos, cuyas identidades no han sido facilitadas, se efectuaron después de que los agentes llevaran a cabo registros en domicilios de esa parte de la ciudad.

Uno de los detenidos en relación con el atentado perpetrado en Manchester el pasado lunes es hermano del terrorista suicida Salman Abedi, informó hoy la BBC. Se trata del primer arrestado, ayer, por los agentes, un varón de 23 años, detenido por la policía en el sur de Manchester como parte de la investigación, según indican los medios locales.

El ataque contra el estadio Manchester Arena fue presuntamente perpetrado por un único terrorista suicida, Salman Abedi, de 22 años, nacido en esa ciudad y de origen libio, que detonó un artefacto explosivo a la salida de un concierto de la cantante Ariana Grande.

La ministra británica de Interior, Amber Rudd, dijo hoy que "parece probable" que Abedi no actuó solo y agregó que el terrorista era conocido "hasta cierto punto" por los servicios secretos británicos. Según informó el diario británico The Guardian, la Policía de Manchester ha desplegado agentes en torno a la mezquita Didsbury, en el sur de esa ciudad, adonde acudían al parecer el terrorista suicida y algunos de sus familiares.

Allí permanecen desde que se produjo el ataque, según este periódico, un furgón policial, una unidad de vídeo y varios agentes uniformados. Paralelamente, la primera ministra británica, Theresa May, anunció hque el Reino Unido ha elevado su nivel de alerta a "crítico", el máximo en una escala de cinco, y desplegará al Ejército para colaborar en tareas de seguridad tras el atentado de Manchester.

El mayor nivel de alerta significa que un ataque se puede producir de manera "inminente", por lo que miembros de las Fuerzas Armadas patrullarán junto con la Policía en algunas zonas, según informó May en una comparecencia en su residencia de Downing Street.

POSIBLE RED DE APOYO TERRORISTA

Tras mantener una reunión con el comité de emergencias Cobra, en el que participa la cúpula de las fuerzas de seguridad y los servicios de inteligencia, May alertó de que Salman Abedi, el terrorista suicida que ayer mató a 22 personas y dejó 59 heridos en Manchester, pudo contar con una red de apoyo.

"El trabajo durante toda la jornada ha revelado que no podemos ignorar la posibilidad de que haya un grupo más amplio de individuos ligados al ataque", afirmó May, que, junto con el resto de partidos, ha suspendido los actos de la campaña electoral para las elecciones generales del 8 de junio.

La jefa de Gobierno dijo que el Centro Conjunto de Análisis del Terrorismo, adscrito a los servicios de inteligencia, ha tomado la decisión de incrementar al nivel de alerta en base a las investigaciones que están en marcha.

El ministro de Defensa, Michael Fallon, ha dado su visto bueno a la puesta en marcha de la "operación Tempora", que prevé que hasta 5.000 soldados colaboren en labores de seguridad bajo mando policial, anunció May. Desde 2014, el nivel de alerta se mantenía en "severo", el cuarto escalón, que indica que "un ataque es altamente probable".

El incremento significa que "agentes de policía armados responsables de proteger lugares clave serán reemplazados por miembros de las Fuerzas Armadas", detalló la primera ministra.

Esa medida permitirá incrementar de forma significativa los policías armados que estarán disponibles para patrullar por otras áreas.La policía metropolitana de Londres avanzó esta tarde que está rediseñando sus planes contra la amenaza terrorista y prevé comenzar a vigilar actos de reducida asistencia que hasta ahora quedaban fuera de su supervisión.

EL GOBIERNO BRITÁNICO SE QUEJA A EEUU

La ministra británica del Interior, Amber Rudd, dijo que se ha quejado ante el Gobierno estadounidense por haber difundido información sobre el atentado de Manchester antes de que lo hicieran las autoridades del Reino Unido.

En unas declaraciones a Radio 4 de la BBC, Rudd afirmó que ese comportamiento de la Administración del presidente Donald Trump, que filtró detalles clave de la investigación, entre ellos la identidad del terrorista, fue "muy molesto", y aseguró que así se lo ha expresado a Washington. "He sido muy, muy clara con nuestros amigos de que eso no debe repetirse", aseveró la ministra conservadora.

Preguntada sobre si la filtración de datos por parte de EEUU pudo socavar la estrategia de la Policía británica, contestó: "Francamente, sí. La Policía británica ha sido clara en que quiere tener el control sobre el flujo de información para proteger la integridad operativa -el elemento sorpresa-, por lo que es muy molesto que la información surja por otras fuentes", afirmó.