El Príncipe exhorta a desechar el fatalismo y enfrentar los retos

internacional

| 31.05.2012 - 17:21 h
REDACCIÓN

El príncipe de Asturias ha exhortado hoy a "poner de lado el fatalismo", a enfrentar los retos con coraje y apostar por Europa, en un encuentro con políticos, intelectuales y empresarios lusos. En el segundo día de su visita oficial a Portugal, el heredero de la Corona española ha hecho alusión en un breve discurso, ante cerca de 70 personalidades lusas, a los "tiempos muy difíciles" que se viven en España y Portugal, y "también en el resto de Europa". "Debemos poner de lado el fatalismo y el derrotismo -ha instado Felipe de Borbón- para enfrentarnos con coraje, con determinación y con agilidad a los retos del momento, y abordar los problemas con inteligencia y la vista puesta en el futuro".

En el encuentro con el heredero de la Corona española, celebrado en la embajada de España en Lisboa, han participado ex presidentes y antiguos primeros ministros, escritores y directores de medios de comunicación, arquitectos, artistas, banqueros y empresarios lusos.

El príncipe ha citado a uno de los más prestigiosos intelectuales portugueses, Eduardo Lourenco, al recordar que "el tiempo verdadero es el tiempo futuro sin el cual no existe progreso ni esperanza para el hombre." Y ha agregado: "debemos seguir apostando por Europa, una construcción única y sin precedentes en la historia que ha sido marco común para el progreso, la prosperidad y el bienestar de todos".

En uno de los fragmentos de su intervención, en los que ha alternado el español y el portugués, el príncipe ha exaltado el ingenio y la valentía de los portugueses, y ha afirmado: "no tengo la menor duda de que seréis capaces de superar los obstáculos del momento presente". "En peores y en mayores apuros nos vimos vosotros y nosotros, y de ellos, los españoles y los portugueses siempre supieron salir", ha manifestado Felipe de Borbón.

El príncipe, que concluye este viernes una visita de tres días a Portugal con su esposa Letizia, ha exhortado también a "seguir trabajando para reforzar las relaciones bilaterales". En esta materia ha recordado el "mucho camino" andado en el marco de la UE, en la economía, la industria, y el comercio "hacia la construcción de un espacio común ibérico".

También ha resaltado la importancia de la Comunidad Iberoamericana de Naciones y ha instado a "pensar juntos" -España y Portugal- en perspectivas y oportunidades en el resto del mundo para aprovechar sinergias y proyectarse juntos "en otros países y continentes en los que tenemos profundas raíces históricas".

El príncipe Felipe ha evocado el afecto de su familia por la nación lusa y ha expresado un "saludo muy especial" a los ex jefes de Estado portugueses Antonio Ramalho Eanes y Mario Soares -allí presentes- por su contribución a la restauración de la democracia y las libertades en Portugal y a las relaciones ibéricas.

En ese sentido ha hecho mención a los esfuerzos para lanzar y dar continuidad a las cumbres ibéricas e iberoamericanas, un "poderoso motor", ha subrayado, para "la aproximación de dos países hermanos que estuvieron demasiado tiempo de espaldas".

Felipe y Letizia, que ayer se reunieron con el jefe de Estado luso, Anibal Cavaco Silva, parlamentarios, jóvenes emprendedores y la colonia española, asisten hoy a una cena de honor y concluyen mañana su visita con un encuentro empresarial y un acto cultural.