El principal grupo yihadista egipcio jura lealtad al Estado Islámico

Yihadistas Egipto

internacional

| 10.11.2014 - 17:03 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El grupo yihadista egipcio Ansar Beit al Maqdis (Seguidores de la Casa de Jerusalén) juró hoy lealtad al Estado Islámico (EI) e instó a la población de Egipto a unirse a la "yihad" (guerra santa).

En un audio difundido en las redes sociales y en páginas islamistas, cuya autenticidad no se ha podido verificar, Ansar Beit al Maqdis anuncia su "lealtad al califa Abu Bakr al Bagdadi", líder del EI, y promete obedecerle en todas las circunstancias.

Este comunicado aparece después de que hace seis días el grupo egipcio negara la veracidad de un texto que circulaba en internet con su firma y en el que se rendía pleitesía al EI.

"Los musulmanes han elegido a un califa, que es el nieto de las mejores criaturas", prosigue el grupo yihadista en la nota de hoy, que insta a todos los musulmanes a jurar lealtad a Al Bagdadi.

Ansar Beit al Maqdis destaca que el califato -proclamado por el EI en Siria e Irak- "une a los musulmanes y les devuelve el orgullo y la dignidad".

"Ha surgido un nuevo amanecer con el nacimiento de un estado para los musulmanes y con ello se implantará la sharía (ley islámica) y sus castigos", agrega la cinta.

También se dirige a la población de Egipto, a la que llama a unirse a la "yihad" (guerra santa) para recuperar su dignidad.

"¿Qué esperan después de que su dignidad ha sido violada y la sangre de sus hijos derramada por un tirano y sus soldados? ¿Cuándo dirigirán sus espadas contra sus enemigos?", se preguntan.

El grupo egipcio, con base en la península del Sinaí, ha emulado con anterioridad al EI, decapitando a algunos de sus rivales, y felicitado a la formación de Al Bagdadi por sus logros.

Ansar Beit al Maqdis y otros grupos recrudecieron sus ataques contra el Ejército y la Policía en el Sinaí y en otras zonas de Egipto tras el derrocamiento del presidente islamista Mohamed Mursi el 3 de julio de 2013.