Un militar asegura haber tomado el control en Burkina Faso

La ONU exige su liberació inmediata del Presidente y el primer ministro

El Presidente y el primer ministro

internacional

| 17.09.2015 - 09:30 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

Militares del Ejército de Burkina aseguraron que han tomado el control del país y que el presidente, Michel Kafando, que desde ayer permanece retenido a la fuerza por la guardia presidencial, ha renunciado.

Un militar leyó una declaración en la televisión estatal, la RTB, en nombre del denominado Consejo Nacional de la Democracia (CND) y agregó que el Gobierno de transición ha sido disuelto. "Las fuerzas patrióticas y democráticas, compuestas por todos los sectores de las nación y reunidas en el seno del CND, han decidido terminar con el régimen de la transición", afirmó.

Ayer, durante el Consejo de Ministros, Kafando y el primer ministro, Isaac Zida, fueron tomados "como rehenes" por la guardia presidencial y posteriormente fueron trasladados a un campamento militar en la capital, Uagadugú.

En su declaración, el militar también condenó la gestión realizada por el Gobierno de transición y las medidas adoptadas, incluidas las de la ley electoral, que rechaza las candidaturas de los afines al expresidente Blaise Compaoré, que dimitió y huyó tras protestas masivas a finales del año pasado.

"La ley electoral, hecha a medida para ciertos individuos y denunciada por las autoridades y las organizaciones de derechos humanos, se camufla como una herramienta para negar a nuestro pueblo de unos valores fundados en el espíritu de la justicia, la igualdad y la tolerancia", dijo el militar. "Esta ley crea una división y una grave frustración en el pueblo porque instaura dos clases de ciudadanos", añadió.

Burkina Faso estaba llamada a celebrar elecciones en octubre para poner fin a la transición civil iniciada hace un año, tras las protestas que pusieron fin a casi tres décadas de dictadura de Blaise Compaoré, tras el asesinato del expresidente Thomas Sankara.