El presidente de Nigeria asume su derrota electoral y felicita a Buhari

El partido opositor Congreso de Todos los Progresistas se habría impuesto con un 53% de los votos al gubernamental PDP

Muhammadu Buhari

internacional

| 31.03.2015 - 19:43 h
REDACCIÓN
Más sobre: NigeriaSuscrbeteSuscríbete

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

El presidente de Nigeria, Goodluck Jonathan, ha llamado por teléfono a su principal rival y candidato del partido opositor Congreso de Todos los Progresistas (APC, en inglés), Muhammadu Buhari, para felicitarle por su victoria antes de conocer los resultados finales de las elecciones. El portavoz del APC, Lai Mohammed, aseguró a Efe que Buhari ha recibido esta llamada de Jonathan, quien ya ha asumido la derrota en estas reñidas elecciones presidenciales.

A falta de contabilizar los votos del estado norteño de Borno, el partido opositor APC se habría impuesto con un 53 por ciento de los votos al gubernamental PDP, que habría logrado el 45% de los sufragios, según los últimos datos divulgados por la Comisión Electoral Independiente de Nigeria (INEC).

Fuentes del PDP han anunciado que, tras reunirse con sus compañeros de partido, Jonathan se dirigirá a la nación para valorar los resultados electorales.

La INEC, que empezó ayer a contabilizar los votos, ha suspendido el recuento hasta las 20.00 hora local (19.00 GMT), cuando se conocerá el resultado oficial de estas presidenciales.No obstante, todos dan ya por vencedor a Buhari, que hasta el momento ha conseguido 14.951.140 votos, frente a los 12.827.522 obtenidos por Jonathan.

Estos comicios, los más reñidos en la historia de la democracia nigeriana, han estado marcados por la polémica y las denuncias de fraude electoral, especialmente en el estado de Rivers.

La INEC está investigando la denuncia del APC sobre supuestas irregularidades cometidas durante el proceso en Rivers, donde el partido gubernamental ha conseguido el 95% de los votos.