El presidente de la Cámara brasileña rectifica y apoya el proceso a Rousseff

Los principales partidos de la oposición en Brasil iban a recurrir la decisión

En breve podría comenzar el juicio contra la presidenta brasileña

BRASIL DILMA UNO

internacional

| 10.05.2016 - Actualizado: 15:49 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El presidente interino de la Cámara de Diputados de Brasil, Valdir Maranhao, ha decidido apoyar que se siga el proceso de destitución contra la presidenta, Dilma Rousseff, horas después de haber optado por lo contrario, informaron medios locales. Maranhao cambió de opinión después de que su formación, el Partido Progresista (PP-MA), le amenazara con expulsarle, según el diario O Globo.

El presidente de la Cámara de Diputados comunicó anoche su nueva postura en un escrito enviado al presidente del Senado, Renan Calheiros, en el que anuncia que deroga la anulación del juicio político a Rousseff en la Cámara aunque no explica este cambio. Anunció también que convocaría otra votación.

Los principales partidos de la oposición en Brasil dijeron ayer que iban a recurrir la decisión de Maranhao ante el Tribunal Supremo, mientras que Calheiros indicó que esa cámara seguiría adelante con el proceso. La marcha atrás del presidente interino de la Cámara de Diputados, Valdir Maranhao, para parar el juicio político contra la presidenta del país, Dilma Rousseff, abre la posibilidad de que los trámites se cumplan en el Senado brasileño.

El Senado podría dar luz verde hoy a la votación que puede instaurar el juicio contra la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, que debe comenzar mañana y concluir el jueves, cuando puede ser separada del cargo durante 180 días. La decisión de ayer de Maranhao creó una gran incertidumbre sobre el futuro del proceso contra Rousseff, que finalmente se aclaró con la determinación del Senado de concluir hoy con los trámites del "impeachment".

Brasil atraviesa una grave crisis institucional debido al procesamiento de la presidenta del país por su presunta vinculación con las corruptelas ligadas al caso Petrobras en las que se han visto implicados numerosos políticos

NUEVA VOTACIÓN

La sesión en la Cámara de los Diputados anulada por Maranhao fue la del 17 de abril pasado en que 367 de los 513 miembros de la Cámara Baja le dieron vía libre al juicio político destituyente contra Rousseff y trasfirieron la decisión definitiva al Senado. Maranhao dijo que le pidió al Senado que le devuelva el proceso a la Cámara de Diputados para poder convocar una nueva votación y superar los vicios que supuestamente anulan el proceso.

Por su parte, el abogado general del Estado brasileño, José Eduardo Cardozo, que defiende a la presidenta, Dilma Rousseff, ha instado al Senado a acatar la suspensión del proceso contra la mandataria decidida por el presidente interino de la Cámara Baja. "Si el Senado decide proseguir con el trámite será otra gravísima violación del debido proceso", dijo Cardozo.

"PURIFICAR LA DEMOCRACIA"

Sobre la crisis en Brasil ha opinado también el escritor peruano Mario Vargas Llosa quién abordó en la ciudad brasileña de Sao Paulo la convulsa situación política que atraviesa el país suramericano y afirmó que esta situación se debe, en gran medida, a que existe un movimiento "sano" que busca "purificar la democracia". "Existe un movimiento que rechaza que la democracia esté gangrenada por la corrupción", señaló Vargas Llosa

El escritor calificó de "surrealista" la situación política en Brasil y advirtió que este estilo, si bien puede producir "obras maestras" en el terreno artístico, en "el campo político es peligroso y puede producir algunas pesadillas".