El partido de Macron apuesta por caras nuevas y deja a Valls en la recámara

Manuel Valls (Archivo)

internacional

| 11.05.2017 - 19:32 h
REDACCIÓN
Más sobre: MacronSuscrbeteSuscríbete

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La República en Marcha (LRM), el partido del presidente electo de Francia, Emmanuel Macron, apuesta por caras desconocidas en su asalto a las legislativas de junio, y aunque no integrará en sus listas al ex primer ministro socialista Manuel Valls, no le hará competencia en su circunscripción.

El secretario general de LRM, Richard Ferrand, fue interrogado con insistencia en una conferencia de prensa acerca de Valls, quien se ofreció el martes como candidato en la nueva agrupación de Macron en detrimento del Partido Socialista (PS), con el que ha sido hasta ahora alcalde, diputado, ministro y primer ministro.

Incómodo por las continuas preguntas sobre el político de origen español, Ferrand comenzó por destacar que La República en Marcha no abrigaría a Valls porque incumplía uno de los requisitos que se han impuesto, al haber sido parlamentario en tres ocasiones.

Sin embargo, en un gesto de condescendencia, aclaró que no se le hará competencia, lo que significa que LRM descarta presentar a otro candidato en la circunscripción del ex primer ministro, la de Essone (en la periferia sur de París).

"No damos con la puerta en las narices a un antiguo primer ministro que quiere unirse a nosotros y ser útil", afirmó el secretario general.

En declaraciones al canal "BFMTV", Valls -que tiene un abierto un expediente en el PS que podría acabar con su expulsión del partido- reiteró hoy su intención de ser candidato por el partido de Macron en su feudo de Essone donde fue elegido en las pasadas legislativas.

El ex primer ministro lo haría incluso sin el aval del partido del presidente electo, con la idea de apoyar su política. "Me presentaré bajo los colores del progreso, en la línea de la mayoría presidencial", insistió.

El secretario general de La República en Marcha se explayó acerca de los criterios que han utilizado para componer las listas de aspirantes a diputados y aseguró que cumplen la regla de "la pluralidad" ideológica que prima en la formación.

Hasta el momento, han escogido a 428 candidatos -el más joven tiene 24 años y la más veterana 72- para los 577 escaños de la cámara, que se van a disputar en los comicios del 11 y del 18 de junio. Los restantes los anunciarán el próximo miércoles, cuando el Gobierno de Macron esté formado.

Entre los ya conocidos hay 24 diputados socialistas salientes, y "numerosas" peticiones de otros han sido rechazadas.

Ferrand precisó que algunas de las candidaturas que faltan por adjudicar se podrán atribuir a diputados conservadores del partido Los Republicanos tentados por adherirse al proyecto presidencial.

Hizo hincapié en que recibieron miles de candidaturas en su plataforma, y que tras la criba el 52 % de los candidatos ya conocidos carece de pasado político y la media de edad es de 46 años, frente a los 60 de la actual Asamblea Nacional.

La mitad exacta de los candidatos aceptados hasta ahora son mujeres y el 93 % tienen una actividad profesional.

"Es la vuelta definitiva de los ciudadanos al corazón de la política y es con este regreso que la República (francesa) se pone en marcha", apreció el secretario general.

No hay demasiadas caras conocidas en la lista divulgada, en la que, por error, aparecieron algunas personalidades notorias, como Mourad Boudjellal, presidente del Rugby Club de Toulon.

Entre los que sí tienen un nombre, está la exrejoneadora Marie Sara, que se presentará en el departamento de Gard, en el sureste de Francia, en una de las dos únicas circunscripciones ahora en manos del ultraderechista Frente Nacional (FN).

También Gaspard Gantzer, el joven asesor de comunicación del presidente saliente, el socialista François Hollande, el matemático Cédric Villani y dos antiguos jueces.

Entre el resto de fuerzas políticas que lucharán por controlar la Asamblea Nacional, el líder izquierdista Jean-Luc Mélanchon oficializó con su movimiento, la Francia Insumisa, su candidatura en Marsella (sureste), uno de los bastiones del FN.

Mélenchon dijo que su meta es "reemplazar" al Partido Socialista y controlar la Asamblea para hacer contrapeso al socioliberal Macron, que será investido presidente este domingo.