El Papa pide "humildad" para superar "divisiones" en la Iglesia | Telemadrid – Radio Televisión Madrid

El Papa pide "humildad" para superar "divisiones" en la Iglesia

Francisco reza en la Mezquita Azul e invoca con los ortodoxos la reunificación

Llama a los cristianos a ser "signo creíble de unidad y de paz"

internacional

| 30.11.2014 - Actualizado: 00:08 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El papa Francisco llegó a Estambul, en cuya Mezquita Azul rezó en "adoración silenciosa" a Dios junto con líderes musulmanes, y posteriormente invocó por otro lado la reunificación con los ortodoxos y otras iglesias cristianas.

Además, el pontífice argentino tuvo su primera oportunidad de recibir el entusiasmo popular por su visita a Turquía de parte de la muy reducida comunidad católica durante la misa concelebrada que presidió en la Catedral del Espíritu Santo.

Los actos religiosos dominaron ya hoy la segunda jornada del papa en Turquía, adonde llegó el viernes y en cuya capital, Ankara, desarrolló una agenda oficial sin celebraciones litúrgicas y caracterizada por la recepción que le hicieron las autoridades civiles.

El Papa llegó por la mañana a Estambul, la antigua Constantinopla, e inmediatamente se trasladó a la Mezquita Azul, donde se produjo lo que el Vaticano calificó de "adoración silenciosa" a Dios.

Esa mezquita fue el escenario elegido por el papa Bergoglio para protagonizar un acto que previamente había sido descrito como una meditación o recogimiento y que los medios de comunicación en seguida calificaron de "rezo" u "oración".

La elección por parte del Vaticano de la descripción de lo que pasó en la mezquita con un papa -que se descalzó en el lugar, donde le acompañó el mufti de la ciudad, Rahmi Yaran- hizo recordar la situación similar que el anterior pontífice, Benedicto XVI, protagonizó hace ocho años.

El Papa argentino inclinó la cabeza y unió sus manos junto al mufti, en una actitud que recordaba a la de 2006 de Benedicto XVI, que entonces causó polémica por unas declaraciones previas suyas que se interpretaron como un ataque a los musulmanes.

El gesto de ambas personalidades religiosas duró unos dos minutos y el portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, aseguró que el comportamiento del pontífice fue "idéntico" al de hace ocho años.

El gesto de Benedicto XVI fue polémico en Turquía por aquellas declaraciones y por el hecho de ver a un papa ante el mihrab, el nicho que se orienta hacia el lugar más sagrado del Islam, La Meca, aunque la Santa Sede explicó entonces que el pontífice no rezó en el lugar sino que protagonizó un momento de "meditación".

Para los medios de comunicación turcos no hubo duda alguna de que lo que protagonizó Bergoglio fue un "rezo" y así lo denominaron por ejemplo la televisión privada"NTV o el diario Hürriyet, el más importante del país.

La jornada terminó con la oración conjunta de Francisco con el patriarca ecuménico ortodoxo Bartolomé I, que rezaron en la Iglesia Patriarcal de San Jorge de Estambul una plegaria en la que desearon la unificación de sus respectivas iglesias y con los demás cristianos.

La celebración ecuménica fue saludada por Bartolomé I, cabeza de una institución que es la de más alto rango de la ortodoxia (su primado encarna la unidad de esta corriente del cristianismo), como "un evento histórico y lleno de buenos auspicios para el futuro".

EN PRESENCIA DEL PATRIARCA DE CONSTANTINOPLA Y DE MILES DE FIELES

La ceremonia se celebró en la catedral ortodoxa, que es la sede del Patriarcado Ecuménico y era una de las cinco principales de la cristiandad antes del cisma de 1054 que marcó la separación de los católicos.

El patriarca Bartolomé I constató que existe "voluntad" por parte del pontífice y de la Iglesia de Roma y ello con el claro objetivo de alcanzar "el restablecimiento de la plena comunión entre nuestras Iglesias".

Y ello poco después de que el papa argentino, en la eucaristía concelebrada en la pequeña catedral católica de Estambul, defendiera "la variedad" de la Iglesia y pidiera abandonar los "particularismos y exclusivismos" que provocan la división de los cristianos.

"El Espíritu Santo hace la unidad de la Iglesia: unidad en la fe, unidad en la caridad, unidad en la cohesión interior. La Iglesia y las Iglesias están llamadas a dejarse guiar por el Espíritu Santo, adoptando una actitud de apertura, docilidad y obediencia", agregó el papa durante su homilía.

El Papa dijo también, precisamente en un viaje caracterizado por las señales hacia otras iglesias cristianas no católicas, que "la riqueza, la variedad, la diversidad nunca crean conflicto".

El pontífice había llegado al templo entre los vítores de los congregados en el exterior y la pequeña catedral, que pasa inadvertida desde la calle donde se ubica, se quedó escasa para acoger a los numerosos fieles que la abarrotaban.

Los actos ecuménicos y de aproximación a otras confesiones continuarán el domingo, última jornada del viaje de Francisco a Turquía -un país con una presencia meramente testimonial de los cristianos, pues más del 99 por ciento de la población es musulmana- con un nuevo encuentro con el patriarca ecuménico.

Habrá, entre otros eventos, una divina liturgia de ambos en la Catedral de San Jorge, que precederá a la firma de una "declaración conjunta" del papa y el patriarca, pero antes está previsto que Francisco se reúna en la representación pontificia, donde pernocta, con el Gran Rabino de Turquía, Isak Haleva.