El Papa a Obama: "El sistema excluye a millones de personas"

Obama agradece el "inestimable apoyo" del Papa al "nuevo comienzo" con Cuba

Por la tarde, el gran acto previsto es la canonización del franciscano español Junípero Serra

El papa a los obispos: "nunca más" a los crímenes de los "momentos oscuros"

internacional

| 23.09.2015 - 16:27 h
REDACCIÓN

El papa Francisco se presentó en Estados Unidos como un "hijo de familia de inmigrantes" e instó, en un país construido "en gran medida por familias así", a admitir que "el sistema" de vida vigente genera millones de excluidos.

Bergoglio, que nunca antes ha estado en este país, recordó al presidente de EEUU, Barack Obama, en el recibimiento oficial, que él mismo se considera un "hermano" de Estados Unidos y que la civilización actual atraviesa un "momento crítico".

Tras llegar desde Cuba, el papa aprovechó la primera ocasión que tuvo de hablar al pueblo estadounidense y a su presidente para instar a solucionar el problema "urgente" del cambio climático mediante la aplicación de reformas que contribuyan a alcanzar un "desarrollo sostenible e integral".

Empleó como referencia a uno de los "padres" modernos de este país, al premio nobel de la paz Martin Luther King, cuando dijo: "podemos decir que dejamos adeudado un pagaré y ahora ha llegado el momento de saldarlo".

"Sabemos que las cosas pueden cambiar", dijo el pontífice en una autocita extraída de su encíclica "Laudato Si", el documento papal en el que Bergoglio critica duramente el daño causado al planeta por un sistema económico que sobreexplota sus recursos, beneficia a unos pocos y excluye a millones.

Una encíclica recibida con una mezcla de admiración desde la administración Obama y en general el Partido Demócrata de EEUU y sin duda escepticismo en medios políticos conservadores y parte de la industria estadounidense por sus inequívocos reproches al sistema económico vigente.

Francisco explicó además a Obama que los católicos estadounidenses "están comprometidos en construir una sociedad verdaderamente tolerante e inclusiva, en la salvaguarda de los derechos de las personas y las comunidades y en el rechazo a cualquier forma de discriminación injusta".

E indicó que están preocupados porque, en sus "esfuerzos por construir una sociedad justa", queden respetadas sus "inquietudes más profundas y su derecho a la libertad religiosa".

"Esa libertad es uno de los activos más valiosos de Estados Unidos", dijo el papa, quien dijo coincidir con los obispos estadounidenses en la necesidad de permanecer "vigilantes, justamente como buenos ciudadanos, para mantener y defender esa libertad de lo que pudiera amenazarla o comprometerla".

Recordó Francisco que en su viaje por Estados Unidos se desplazará el próximo fin de semana a Filadelfia para participar en el VIII Encuentro Mundial de las Familias, para "celebrar y apoyar las instituciones del matrimonio y la familia en este momento crucial de la historia de nuestra civilización".

Esa cita fue en realidad la primera que el Vaticano confirmó en un viaje a Estados Unidos, de cuyo programa la Santa Sede dio detalle tiempo después y que resultó influido decisivamente por el anuncio que el 17 de diciembre pasado hicieron La Habana y Washington sobre la reanudación de sus relaciones diplomáticas.

El papa Francisco elogió ante Obama los esfuerzos hechos recientemente para "reparar las relaciones rotas" y "abrir nuevas puertas de cooperación" en la humanidad.

Esos esfuerzos "son pasos positivos en la vía de la reconciliación, la justicia y la libertad", dijo Bergoglio en los actos de la Casa Blanca.

Aunque el pontífice no citó casos concretos, hizo un llamamiento a "todos los hombres y mujeres de buena voluntad de esta gran nación" para que apoyen "los esfuerzos de la comunidad internacional para proteger a los vulnerables de nuestro mundo y estimular modelos de desarrollo integrales e inclusivos". Y ello, agregó, "para que nuestros hermanos y hermanas en todas partes puedan conocer la bendición de la paz y la prosperidad que Dios desea para todos sus hijos".

OBAMA AGRADECE AL PAPA SU "INESTIMABLE APOYO" PARA EL RESTABLECIMIENTO DE LAS RELACIONES CON CUBA

WaEl presidente de EEUU, Barack Obama, agradeció al papa Francisco su "inestimable apoyo" al "nuevo comienzo" entre su país y Cuba, que, según dijo, ofrece la "promesa" de una mejor relación bilateral, mayor cooperación en todo el continente y "una vida mejor para el pueblo cubano".

Obama pronunció un discurso durante la ceremonia oficial de bienvenida al pontífice en la Casa Blanca, a la que asisten unas 15.000 personas.

"Santo Padre, estamos agradecidos por su inestimable apoyo a nuestro nuevo comienzo con el pueblo cubano, que ofrece la promesa de mejores relaciones entre nuestros países, una mayor cooperación en todo el continente y una vida mejor para el pueblo cubano", subrayó Obama.

Procedente de Cuba, donde visitó La Habana, Holguín y Santiago de Cuba, el papa Francisco llegó este martes en la base aérea de Andrews, a las afueras de Washington, para el comienzo de una visita oficial de seis días a Estados Unidos

Tanto el Gobierno de Estados Unidos como el de Cuba han reconocido el papel crucial que desempeñó el papa en las conversaciones secretas que derivaron en el histórico acuerdo anunciado en diciembre para la normalización de las relaciones bilaterales y el restablecimiento de los lazos diplomáticos.

EL PAPA CON LSO OBISPOS ESTADOUNIDENSES

Tras su visita a la Casa Blanca, donde Francisco se reunió con Obama en el Despacho Oval, el pontífice partió hacia la Catedral de San Mateo para mantener un encuentro con los obispos estadounidenses.

El Papa a los obispos estadounidenses a trabajar para que "no se repitan nunca más" los "crímenes" de los que denominó "momentos oscuros" de los últimos años en la Iglesia en este país, en referencia a los abusos sexuales a menores.

"Soy consciente del valor con el que habéis afrontado momentos oscuros de vuestro recorrido eclesiástico sin temer autocríticas ni ahorraros humillaciones y sacrificios", dijo el papa, sin citar expresamente los casos de abusos sexuales a menores, en la Catedral de San Mateo de Washington.

Bergoglio habló de las "heridas" causadas y del "generoso empeño" a favor de las "víctimas" por parte de los obispos, a quienes dijo: "no he venido a juzgaros o a impartiros lecciones".

"Sé cuánto han pesado en vosotros las heridas de los últimos años", añadió Bergoglio, quien elogió la generosidad con la que los obispos han trabajado para "curar" a las víctimas y por "continuar trabajando para que semejantes crímenes no se repitan nunca más".

También les advirtió de que deben comportarse con valor y no dejarse "paralizar por el miedo" a pesar de reconocer que los miembros de jerarquía de la Iglesia en Estados Unidos se encuentran a menudo en un territorio "hostil". Francisco hizo por otro lado varias recomendaciones generales a los obispos. Les pidió que no prediquen "doctrinas complejas", que no caigan en el narcismo y que dialoguen con los laicos, con las familias y con la sociedad.

Bergoglio llamó a los obispos a preservar la unidad de la Iglesia, pero también a "afrontar con valor los desafíos de nuestro tiempo", mientras agradecía que el dinamismo de la Iglesia estadounidense haya contribuido a su crecimiento en el país, que cuenta con más de 76 millones de católicos.

Por la tarde, el gran acto previsto es la canonización del franciscano español Junípero Serra en el Santuario Nacional de la Inmaculada Concepción, en una misa al aire libre a la que se espera asistan unas 25.000 personas.