El Papa invita a los sacerdotes a superar su crisis de identidad y a no ser simples gestores

Oficia la Misa Crismal, que abre el Triduo Pascual

internacional

| 28.03.2013 - 10:14 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

El Papa Francisco ha invitado a los sacerdotes a superar su crisis de identidad y les ha pedido que no sean meros gestores sino mediadores entre Dios y el pueblo, durante la Misa Crismal en la Basílica de San Pedro, concelebrada por cardenales, obispos y casi 1.600 sacerdotes, diocesanos y religiosos, presentes en Roma.

Concretamente, ha destacado que la llamada "crisis de identidad sacerdotal amenaza a todos y se suma a una crisis de civilización". Por ello, ha invitado a "navegar su ola" para meterse "mar adentro en nombre del Señor y echar las redes" para que la realidad misma les lleve a "ese mar del mundo actual donde sólo vale la unción - y no la función.

Además, ha insistido en que tienen que "salir a las 'periferias' donde hay sufrimiento, hay sangre derramada, ceguera que desea ver, donde hay cautivos de tantos malos patrones" porque el sacerdote que sale poco de sí, que unge poco, se pierde lo mejor del pueblo.

"El que no sale de sí, en vez de mediador, se va convirtiendo poco a poco en intermediario, en gestor", ha dicho, al tiempo que ha advertido de que el intermediario y el gestor "ya tienen su paga y, puesto que no ponen en juego la propia piel ni el corazón, tampoco reciben un agradecimiento afectuoso que nace del corazón".

De ahí, según el Papa, proviene "precisamente la insatisfacción de algunos, que terminan tristes y convertidos en una especie de coleccionistas de antig~edades o bien de novedades, en vez de ser pastores con olor a oveja, pastores en medio de su rebaño, y pescadores de hombres".

En la celebración eucarística, los sacerdotes renuevan las promesas realizadas en el momento de su ordenación, además de ser bendecidos el óleo para los enfermos, catecúmenos y el crisma sacramental.

El Pontífice ha remarcado que celebraba "con alegría la primera Misa Crismal como Obispo de Roma" y que junto a los sacerdotes que recordaban su ordenación, lo hacía también él.

También ha recordado la unción de Isaías, David y Jesús que los tres reciben "para ungir al pueblo fiel de Dios al que sirven", que es para los pobres, para los cautivos, para los oprimidos, para los enfermos y para los que están tristes y solos.

En esta línea, el Papa ha destacado que "al buen sacerdote se lo reconoce por cómo anda ungido su pueblo", es decir, cuando la gente es ungida con óleo de alegría, por ejemplo, cuando sale de la misa con cara de haber recibido una buena noticia y ha resaltado que la gente "agradece el evangelio predicado con unción, agradece cuando el evangelio que se predica llega a su vida cotidiana, cuando baja hasta los bordes de la realidad, cuando ilumina las situaciones límites, 'las periferias' donde el pueblo fiel está más expuesto a la invasión de los que quieren saquear su fe".

Asimismo, el Pontífice ha indicado que la gente agradece cuando siente que se ha rezado "con las cosas de su vida cotidiana, con sus penas y alegrías, con sus angustias y sus esperanzas". Así, ha recordado que los sacerdotes son "mediadores entre Dios y los hombres".

Por ello, les ha invitado a "reavivar la gracia e intuir en toda petición, a veces inoportunas, a veces puramente materiales, incluso banales - pero lo son sólo en apariencia - el deseo de la gente de ser ungidos con el óleo perfumado.

Al finalizar, el Papa Francisco ha solicitado a los fieles "acompañar a los sacerdotes con el afecto y la oración, para que sean siempre pastores según el corazón de Dios" y a los sacerdotes ha esperado que "Dios Padre renueve el Espíritu de Santidad con el que han sido ungidos y les ha invitado a que la gente "les sientan discípulos del Señor.

Por la tarde, el Pontífice visitará el Instituto Penal de Menores 'Casal del Marmo' de Roma y lavará los pies a doce jóvenes, durante la celebración de la Misa de la Cena del Señor del Jueves Santo que inicia el triduo pascual.

Esta tarde el Papa Francisco lavará hoy los pies a doce jóvenes del Instituto Penal de Menores 'Casal del Marmo' de Roma, durante la celebración de la Misa de la Cena del Señor del Jueves Santo, según ha confirmado el director de la Oficina de Prensa del Vaticano, el padre Federico Lombardi.