El papa Francisco, el primer pontífice en la portada de Rolling Stone

El portavoz Vaticano lamenta las críticas a Benedicto XVI que tilda de "grosería sorprendente"

internacional

| 29.01.2014 - 18:27 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El papa Francisco será el primer pontífice católico que ocupará la portada de la revista Rolling Stone, anunció la publicación, que saldrá su rostro el próximo 13 de febrero.

El rostro de Jorge Bergoglio estará acompañado por el título de una canción de Bob Dylan, The Times They Are A-Changin (Los tiempos están cambiando), que a su vez da título al extenso reportaje interior dedicado al papa.

"El papa Francisco está llevando a cabo una ruptura notable con la tradición del Vaticano enfrentándose a temas políticos y con una actitud más inclusiva hacia los derechos humanos", reza la nota que da entrada al reportaje, firmado por Mark Binelli.

De este modo, el papa argentino se convierte en el primero en aparecer en la portada de la publicación y en verse asociado con un clásico del rock.

"GROSERÍA SORPRENDENTE"

Pese a ello, el portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, lamentó que en el artículo de la revista Rolling Stone sobre el papa Francisco se haya descrito de manera negativa el pontificado su predecesor, Benedicto XVI.

Lombardi destacó el hecho de que la revista de música colocase en portada al pontífice argentino y lo calificó de "una señal de la atención que producen las novedades del papa en los ambientes más diversos".

No obstante, lamentó que en el artículo "se cae en el habitual error de un periodismo superficial, cuando para destacar los aspectos positivos del papa Francisco se tiene que describir de manera negativa el pontificado del papa Benedicto XVI".

Lombardi añadió que, además, las críticas al pontificado de Benedicto se realizan con una "grosería sorprendente",

"No es este el modo de hacer un buen servicio al papa Francisco, que sabe muy bien lo que debe a su predecesor", añadió Lombardi.