El número de hambrientos en el mundo se reducirá en 2010 en unos 100 millones

Hacen falta 45.000 millones de dolares anuales para acabar con el hambre en el mundo

internacional

| 15.09.2010 - 13:20 h

Telemadrid/Agencias

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

El número de hambrientos en el mundo se reducirá en 2010 hasta los 925 millones, después de que el pasado año se llegara a los 1.023 millones, según datos de la FAO, que considera esta cifra inaceptable pese al descenso. El director general de la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), Jaques Diouf, anunció estas cifras, contenidas en el nuevo informe sobre "El estado de la Seguridad Alimentaria en el Mundo", elaborado conjuntamente con el Programa Mundial de Alimentos (PMA).

Diouf explicó que los datos representan una evolución positiva con respecto a los dos últimos años y lo atribuyó a la mejoría en el acceso a los alimentos, al descenso de los precios y a la recuperación económica a nivel mundial. Sin embargo, recordó que el número de personas malnutridas este año superará la cifra registrada antes del inicio de la crisis económica y de la de los alimentos de 2008, cuando éstos alcanzaron sus precios más altos.

"Es inaceptable que el número de hambrientos esté cerca de los mil millones. Cada seis segundos muere un niño por problemas ligados al hambre y la malnutrición", declaró Diouf.

Asimismo, alertó de que la situación actual está muy lejos de poder cumplir la meta fijada en los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), que persigue una reducción de los hambrientos a la mitad para 2015. Un compromiso que, según la directora ejecutiva del PMA, Josette Sheeran, es "el más difícil de realizar" entre los ocho ODM, pese a que se combate y se interviene con el fin de reducir el hambre desde 1995.

HACEN FALTA 45.000 MILLONES DE DOLARES ANUALES

El director general de la FAO lamentó el descuido que ha imperado en el pasado sobre las políticas de desarrollo, reiteró que para combatir el hambre en el mundo son necesarios 45.000 millones de dólares al año e insistió en que hay que "atacar desde la raíz la inseguridad alimentaria". "Sabemos qué hay que hacer y cómo. Tenemos ejemplos exitosos en África y en América Latina que deberían ser copiados y reproducidos. Es necesario crear programas y amortizadores sociales", declaró Diouf.

En esta línea, tanto Diouf como Sheeran elogiaron la capacidad de reacción ante la crisis demostrada por Brasil, y destacaron que países africanos como el Congo y Ghana, o latinoamericanos como Nicaragua y Guyana, han logrado reducir el hambre en sus territorios. No obstante, pese a estos ejemplos, el informe elaborado por la FAO y el PMA señala que existen muchos países pobres con una capacidad insuficiente de recuperación frente a las crisis económicas.

Así, el director general de la FAO insistió en la necesidad de invertir y promocionar las inversiones agrícolas en los países en desarrollo, donde, según el informe de la organización, se concentran el 98 por ciento de la población malnutrida del mundo.

Concretamente, el análisis elaborado por el PMA y la FAO establece que dos terceras partes de las personas que sufren el hambre en el mundo viven en siete países: Bangladesh, China, el Congo, Etiopía, Indonesia, Pakistán y la India.

Por otro lado, Diouf quiso lanzar hoy un mensaje tranquilizador ante el temor de que se repita una nueva crisis de precios como sucedió entre 2007 y 2008, y recordó que se prevé que en 2010 la producción de cereales sea la tercera mayor de los últimos cinco años. Aseguró que se dispone de "amplias reservas", muy por encima de las disponibles hace dos años, aunque sí señaló de que existe preocupación por el "nerviosismo" que impera en los mercados y por su "vulnerabilidad" ante cualquier "trauma" que tenga lugar.

Diouf dio especial importancia a la "volatilidad" de los precios que, según señaló, puede suponer un nuevo obstáculo a la hora de cumplir con los objetivos fijados para reducir el hambre.